Publicidad

banner-bephantol

Publicidad

banner-ontex-mascarillas


Profesión

Prepararse para las fiestas: cuidados de 360º

Se acercan las fiestas navideñas, y en estas fechas acostumbra a surgir una inquietud beauty en nuestras clientas: ¿cómo presentar nuestra mejor imagen en todos los eventos que se avecinan? El objetivo es ayudarlas con cuidados cosméticos que les permitan sentirse bien en su piel y presentar a los demás la mejor versión de sí mismas.

Para establecer una adecuada rutina que les ayude a realizar una efectiva puesta a punto en clave belleza, necesitamos conocer previamente cuál es su tipo de piel y tener en cuenta su situación vital (edad, estado hormonal, circunstancias especiales, estilo de vida...). Sólo así podremos personalizar esa rutina convenientemente.

Rostro
En primer lugar, aconsejaremos diariamente (mañana y noche) una correcta higiene de la piel con productos eficaces y no agresivos, con el doble objetivo de eliminar todas las impurezas que obstruyen los poros (lípidos, contaminación, pigmentos de los maquillajes...) y mantener en buen estado el film hidrolipídico protector.

Así, si la piel es mixta o grasa puede optarse por un pan limpiador, gel o espuma limpiadores o agua micelar. Esta última permite limpiar eficazmente tanto el rostro como los ojos.

Las pieles secas encontrarán confort en un agua micelar o un desmaquillador dos en uno, producto de consistencia gel que actúa limpiando y tonificando la piel en una sola aplicación. Si se dispone de más tiempo y se es muy perfeccionista con la limpieza, es ideal emplear el clásico dúo de leche limpiadora seguida de un tónico.

Las toallitas desmaquillantes utilizadas de manera continua pueden resecar mucho la piel y no perfeccionan tanto la limpieza como los productos anteriores. Por eso es mejor reservarlas para momentos puntuales (viajes, fines de semana, etc.).

El segundo paso es exfoliar la piel para librarla del exceso de células muertas, ya que le dan un aspecto apagado y una textura rugosa al tacto.

Al exfoliarla, la piel se oxigena y se estimula la renovación celular natural y la captación de agua externa, y con ello se vuelve más receptiva a todos los cuidados que se apliquen a continuación. En un rostro con piel normal o grasa, es aconsejable llevar a cabo la exfoliación dos veces a la semana; en una piel mixta, grasa en la zona T (frente, nariz y mentón) y normal en los pómulos, debe hacerse una vez a la semana, y en las pieles secas es suficiente una vez cada 15 días.

Extenderemos la exfoliación también a cuello y escote.

En la farmacia encontramos principalmente dos tipos de exfoliantes:

  • Mecánicos: con gránulos de polietileno que eliminan las células muertas por fricción sobre la piel.
  • Químicos: con alfahidroxiácidos (AHA) que actúan disgregando el cemento intercelular que une a los queratinocitos epidérmicos.

Los exfoliantes químicos son más efectivos que los mecánicos, pero en pieles muy sensibles pueden llegar a ser irritantes en ocasiones.

El tercer paso consiste en aplicar una mascarilla (una de las tendencias al alza en el cuidado de la piel en 2017) como mínimo con una periodicidad semanal. El tipo de mascarilla a elegir irá en consonancia con el principal objetivo que se quiera conseguir en función del tipo de piel: acción purificante, hidratante, revitalizante, antiedad...

El cuarto paso se basa en la aplicación de ampollas o «sérums». Ambos son cosméticos muy concentrados en activos que penetran en profundidad en la piel, con el objetivo de potenciar el efecto de la crema habitual que se aplique a continuación, aunque en determinados casos pueden emplearse solos.

Sus principales características son:

  • Elevada concentración en principios activos.
  • Absorción inmediata.
  • Acción rápida.
  • Penetración en las capas más profundas de la epidermis.
  • Textura fluida que facilita su aplicación.

Sus beneficios son numerosos y variados, en función del tipo de ampolla o sérum que escojamos. En esta época del año, son de especial interés los sérums con acción iluminadora, que eliminan las marcas de fatiga y el tono apagado de la tez gracias a la presencia de pigmentos micronizados que reflejan la luz, uniformizando el tono de la piel y contribuyendo a borrar ópticamente las arruguitas. También son muy adecuadas las ampollas flash, que proporcionan un efecto lifting inmediato y son, por tanto, ideales para aplicar antes de una celebración o evento.

Como quinto paso, es ideal emplear un producto específico para el contorno de los ojos, ya que la piel de esta zona es mucho más fina y, por consiguiente, más sensible que la de otras zonas del rostro.

El sexto paso consiste en utilizar una crema hidratante adecuada al tipo de piel. Dada la estación del año, en el caso de las pieles secas y pieles sensibles es conveniente que contengan también activos nutritivos.

Y por último el maquillaje, que en época de fiestas puede ser más atrevido que en otras ocasiones, aunque debemos respetar siempre las pautas básicas: «sticks correctores» para enmascarar signos de cansancio como ojeras y bolsas, rojeces o granitos de la piel; «base de maquillaje» compacta o fluida en función del tipo de piel y de la necesidad de mayor o menor cobertura de imperfecciones cutáneas, y «polvos translúcidos» o «iluminadores» para fijar el maquillaje y matificar la tez.

Finalmente, se llevará a cabo la corrección del trazado de las cejas con lápices específicos y la aplicación de sombras de ojos, máscara de pestañas, lápiz de labios (aplicando previamente un bálsamo labial hidratante y protector) y colorete. Es aquí, en el acabado final del maquillaje, donde se puede ser más creativa, buscando un resultado final más audaz para las noches de fiesta.

26 EF568 PROFESION PREPARARSE 360 chica 2Manos
Las manos hablan mucho de nosotros, de nuestra edad, nuestro trabajo, de los deportes que practicamos, de la importancia que les damos... Son además un punto importante de contacto con los demás, por lo que es esencial mantenerlas en perfecto estado con unos cuidados básicos: limpieza suave e hidratación diaria.

Es conveniente realizar el lavado de las manos con agua tibia en lugar de agua caliente, porque de este modo se elimina menos capa lipídica protectora. Deben emplearse preferiblemente syndets o geles sin alcohol, para evitar la deshidratación, y secarlas con una toalla (preferiblemente de algodón), ya que nunca deben dejarse secar al aire.

Acto seguido, procederemos a su hidratación con una crema específica para manos, de textura rica y con un alto contenido en lípidos, como aceite de jojoba o manteca de Argán, uva o aguacate, para restaurar la barrera lipídica protectora. La crema debe incluir también activos hidratantes, como glicerina, urea, ácido hialurónico, etc. Es conveniente hidratar las manos cada vez que se lavan, y aplicar la crema no sólo en el dorso, sino también en uñas y cutículas, realizando un suave masaje.

Para las manos que tengan manchas pigmentarias, es importante emplear cremas con activos despigmentantes (como ácido kójico, ácido azelaico o ácido glicólico) para disminuir su intensidad. Si la piel de las manos está levemente agrietada, es conveniente que la crema contenga activos cicatrizantes, como aloe vera, centella asiática o sucralfato. En este caso, es necesario untarlas bien de crema y ponerse unos guantes de algodón, manteniéndolos al menos durante dos horas (o, si es posible, toda la noche) para que la crema penetre mejor.

Uñas
Las uñas son una parte muy visible de nuestra anatomía y, si bien es imprescindible llevarlas bien cuidadas durante todo el año, es en las fiestas y eventos cuando cobran una especial importancia.

Es conveniente cuidar tanto la lámina ungueal (formada mayoritariamente por queratina) como la cutícula. Para esta última es aconsejable utilizar aceites nutritivos como el aceite de almendras o jojoba, y para la lámina ungueal endurecedores que aumenten su resistencia a la fractura y eviten la aparición de grietas o laminado. Estos productos suelen contener queratina hidrolizada y humectantes como glicerina o propilenglicol.

En esmaltes de uñas, la última tendencia en aras de la seguridad y tolerancia de estos cosméticos son los productos «free»: sin tolueno, sin dibutilftalato, sin formaldehído, etc.

Cabello
Si se desea conseguir un plus de volumen para los peinados de fiesta, las marcas capilares de farmacia presentan gamas en las que, además de champús y acondicionadores formulados específicamente para tal fin, proponen sérums, espumas y espráis para completar sus rituales voluminizadores.

Si se opta por una coloración capilar o por reflejos, encontramos gamas con principios activos para proteger y sublimar la belleza de los cabellos coloreados.

Además, en esta época del año es importante proporcionar reparación y nutrición a los cabellos mediante el empleo de mascarillas con queratina vegetal. Es recomendable aplicarlas como mínimo una vez por semana, y dejarlas actuar de 3 a 5 minutos antes de aclarar.

Finalmente, los espráis gloss, que aportan un brillo extra al cabello, son el acabado ideal para realzar los peinados.

Cuerpo
Al igual que en el caso del rostro, el cuello y el escote, es conveniente realizar una exfoliación corporal completa que incluya piernas y brazos, ya que estos últimos acostumbran a lucirse al descubierto en estas fechas.

Debe insistirse en las zonas donde hay más acumulación de queratina: codos, rodillas y talones.

Seguidamente, es recomendable hidratar la piel en profundidad, valorando las diferentes texturas (crema, bálsamo, aceite...) en función de las necesidades de cada tipo de piel.

Estos cuidados globales de 360º nos permitirán ofrecer un consejo personalizado a nuestras clientas para que estén radiantes en estas fechas tan especiales.

Valorar este artículo
(0 votos)
Eulàlia Mateu

Farmacéutica

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

¿Qué misterios esconden este par de series de cifras? Seguro que muchos de vosotros, queridos lectores, lo habréis adivinado. La primera es el precio medio de la receta financia ...

«Había ganas de votar y, sobre todo, ganas de que en el Colegio se produjera un relevo con la entrada de un nuevo equipo». Así explica Paula Payá la alta par ...

Jaime Acosta Gómez se licenció en Farmacia por la Universidad Complutense en 1998. Una de sus primeras decisiones al acabar la licenciatura ya fijó su carácter profesiona ...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el deterioro articular es una de las diez enfermedades más discapacitantes a escala mundial y el tercer problema de ...

Según describe el profesor José María Pajares en su magnífico artículo «La historia de la úlcera péptica: ¿hemos llegado al final?» ...

Desde tiempos inmemoriales, las uñas han sido un elemento ornamental clave en el embellecimiento personal. Tanto es así que cuentan que la mismísima Cleopatra tenía reser ...

Tras el parto comienza una nueva etapa en la que la mujer se recuperará de los cambios fisiológicos ocurridos durante el embarazo y, además, deberá adaptarse a la nueva v ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Bullas es una denominación de origen cuya zona de producción se encuentra situada en el noroeste de la provincia de Murcia. La componen terrenos ubicados en los municipios de Bullas, C ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

No, no es mi intención elucubrar acerca de las propiedades de las diferentes formas de inmunizarnos frente a la dichosa COVID-19. Cuando aparezca el artículo quizá ya estemos va ...

El hombre del saco es la representación del miedo en la infancia. «No te vayas con extraños, no hables con desconocidos, cuidado, cuidado...» Existe. Embaucadores de ni&nti ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.