Publicidad

banner-profaes

Publicidad

banner-ontex-mascarillas

Editorial

A menudo, cuando se trata de buscar explicaciones a las malas noticias, de esas que vienen no sólo para incomodarnos, sino que llegan a provocarnos algo parecido al miedo, optamos por el camino más irracional, que es sencillamente matar al mensajero.

A menudo no se concede al incumplimiento terapéutico la importancia que realmente tiene y, sin embargo, está muy extendido, algo que se hace muy evidente al leer el documento de consenso sobre el que hablamos en este número, el más completo realizado en nuestro el país sobre este problema. Analiza sus causas, los métodos validados que permiten evaluarlo y las distintas estrategias que han demostrado ser eficaces para mejorarlo. Pone de manifiesto, además, que las consecuencias de la falta de adherencia terapéutica van mucho más allá de la clínica. Está claro que el paciente que no toma la medicación o no lo hace de la forma adecuada es el más perjudicado. Sin embargo, no es el único, puesto que la magnitud del problema llega a afectar a la propia sostenibilidad del sistema sanitario. No seguir de manera apropiada el tratamiento prescrito conlleva mayor riesgo de complicaciones, peor calidad de vida, más morbimortalidad, más ingresos hospitalarios y, por supuesto, más costes sanitarios a largo plazo.

La relación entre las oficinas de farmacia y el SNS es compleja, pero la podríamos definir, sin temor a equivocarnos, como una relación mercantil, porque está profundamente marcada por el coste de la factura, aunque también podríamos calificarla de platónica. Platónica, por eso del mundo de las ideas y el de la realidad. Una especie de sí pero no. De quiero y no puedo.

Una de las sensaciones de frustración más desagradables que existen es la del que sabe que tiene razón, pero constata que casi nadie le escucha y que, además, los altavoces de los medios de comunicación no cesan de amplificar el ruido que aún hace más improbable que sus argumentos acaben siendo escuchados.
El sector de las farmacias, desde hace años, parece que viva en un compás de espera permanente. Da la sensación de que el periodo de tiempo entre consejos de ministros sólo sea una espera, tan tensa como la que el reo sufre mientras espera el veredicto del jurado. De ninguna manera debería ser así.
La palabra negocio, como muchas otras, viene del latín, en este caso de dos palabras: nec otium, no ocio.

Infarma 2013 ha sido un éxito, una vez más. Así lo ha manifestado su directora Francisca Aranzana, en su intervención en el acto de clausura: «Han sido tres días muy intensos en los que 2.317 congresistas hemos debatido sobre nuestra profesión, con más de 60 conferencias, mesas redondas y aulas activas y más de un centenar de ponentes, y donde hemos reivindicado el papel del farmacéutico como agente de salud en coordinación con el resto de profesionales sanitarios».

La edición de Infarma que tendrá lugar los días 5, 6 y 7 de marzo será la primera que se celebre en Barcelona después del acuerdo sellado entre los colegios de farmacéuticos de Madrid y de Barcelona, y tendrá el reto de mantener el éxito de la primera edición madrileña de Infarma, del que nos hicimos eco en las páginas de nuestra revista, y de superar airosamente el trance de una crisis profunda que está castigando con dureza a las empresas, que a fin de cuentas son las que deberán llenar los pabellones de la feria.
Aún peor que estar sumidos en una crisis económica profunda es estar abrumados por la desesperanza. El hedor de la corrupción que aflora desde las cloacas más escondidas de los estamentos del poder y que perfuma a algunos de los que hemos otorgado la responsabilidad de representarnos en las instituciones y en los partidos políticos puede acabar de hundirnos en esta situación.
No es sorprendente la filtración de un documento con el membrete del Ministerio de Economía y Competitividad dirigido por el ministro De Guindos en el que se plasman una serie de líneas de actuación política dirigidas a liberalizar la economía en lo que concierne a la actuación de las profesiones.
Acabamos un año muy complicado. La economía del país no levanta cabeza. Es más, las noticias que nos llegan anuncian un 2013 en el que los ciudadanos tendrán que apretarse aún más los cinturones. Habrá que ver cómo lo consiguen aquellos que ya han llegado al límite de su resistencia; 2013 va a ser para ellos, para todos, un año de malabarismos, del «más difícil todavía», y es evidente que en el intento habrá algunos que caerán.

Nos gustaría despedir el año con más optimismo, pero nos cuesta encontrar argumentos. La crisis se ha convertido en el tema monográfico de cualquier conversación, y si nos limitamos al sector de la farmacia, otro tanto de lo mismo. Qué les podemos explicar a aquellos farmacéuticos que se hallan ahora al borde de la quiebra o, por emplear el eufemismo de moda, que tienen farmacias de viabilidad económica comprometida. Podemos hablarles de que en un momento u otro la situación cambiará y el futuro volverá a existir, y así será, seguro, pero... su presente es el que es y salir de él depende de fuerzas que en muchos casos ellos no pueden controlar.

Con todo, también es cierto que lamentarse no conduce a nada y que la única opción en las circunstancias actuales es el movimiento. Movimiento que se traduce en trabajar, aun sabiendo que quizá no llegue la recompensa. Habrá que hacer malabarismos, qué duda cabe, pero es necesario intentarlo. El futuro –el presente, en realidad– va a ser muy exigente para todos y hará falta imaginación para afrontarlo. Porque si algo está claro es que lo que habíamos aprendido hasta ahora, lo que nos había permitido salir adelante, nos va a servir de poco en este nuevo entorno. Será necesario sacudirse la rutina, detenerse un momento para evitar que el día a día nos supere y dedicar un tiempo a pensar apuestas diferentes. El Consejo General, los colegios, las sociedades científicas... pueden proponer nuevos caminos para que la profesión afronte este nuevo presente-futuro, pero no solo dependerá de ellos. Cada farmacéutico deberá poner de su parte para superar este «más difícil todavía» y hacerlo sin demora.

Desde El Farmacéutico haremos lo posible para facilitar este futuro aportando ideas y, sobre todo, contribuyendo a la formación de los farmacéuticos. Y en cualquier caso, a pesar de todo lo dicho, lo primero ahora es desearles un ¡feliz 2013!

Este mes de noviembre se ha celebrado en Barcelona el quinto Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, organizado por la SEFAC, una de las sociedades científicas que agrupan a farmacéuticos comunitarios más activas de las existentes en España. El programa de su Congreso y la participación de congresistas así lo atestiguan.
A menudo, en situaciones complejas, y ahora la situación lo es, todas las partes implicadas en los conflictos intentan exponer sus puntos de vista para defender sus intereses, pero existen premisas y datos que son objetivos y tienen que ser aceptados por todas las partes si se quiere llegar a una solución.
Ya no sirve de nada escribir sobre los difíciles momentos que debe afrontar el sector de la farmacia. En el mejor de los casos sería un ejercicio de retórica más o menos talentoso.
Después de unos años de una cierta incredulidad, los cambios que algunos anunciaban y que empezaban a afectar al sector y a la sociedad se han consolidado de una forma dramática. En estos momentos ya es insuficiente la simple aceptación de esta realidad. Quien ignore esta situación vive en un mundo imaginario.

Página 8 de 11

En el último número de la revista...

¿Qué misterios esconden este par de series de cifras? Seguro que muchos de vosotros, queridos lectores, lo habréis adivinado. La primera es el precio medio de la receta financia ...

«Había ganas de votar y, sobre todo, ganas de que en el Colegio se produjera un relevo con la entrada de un nuevo equipo». Así explica Paula Payá la alta par ...

Jaime Acosta Gómez se licenció en Farmacia por la Universidad Complutense en 1998. Una de sus primeras decisiones al acabar la licenciatura ya fijó su carácter profesiona ...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el deterioro articular es una de las diez enfermedades más discapacitantes a escala mundial y el tercer problema de ...

Según describe el profesor José María Pajares en su magnífico artículo «La historia de la úlcera péptica: ¿hemos llegado al final?» ...

Desde tiempos inmemoriales, las uñas han sido un elemento ornamental clave en el embellecimiento personal. Tanto es así que cuentan que la mismísima Cleopatra tenía reser ...

Tras el parto comienza una nueva etapa en la que la mujer se recuperará de los cambios fisiológicos ocurridos durante el embarazo y, además, deberá adaptarse a la nueva v ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Bullas es una denominación de origen cuya zona de producción se encuentra situada en el noroeste de la provincia de Murcia. La componen terrenos ubicados en los municipios de Bullas, C ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

No, no es mi intención elucubrar acerca de las propiedades de las diferentes formas de inmunizarnos frente a la dichosa COVID-19. Cuando aparezca el artículo quizá ya estemos va ...

El hombre del saco es la representación del miedo en la infancia. «No te vayas con extraños, no hables con desconocidos, cuidado, cuidado...» Existe. Embaucadores de ni&nti ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.