Publicidad

banner-bephantol

Publicidad

banner-ontex-mascarillas

Las guerrilleras del arte contemporáneo

Hay quien sostiene que el arte creado por mujeres suele resentirse de un esteticismo blando que huye del dramatismo y la profundidad del abismo. Quienes así piensan reservan para los hombres el gran arte y relegan el arte creado por mujeres a un papel secundario y amable, carente de dramatismo.

Sin embargo, el arte contemporáneo desmiente ese tópico porque son precisamente las mujeres las artistas más rebeldes e inconformistas; las que practican un arte más duro, en ocasiones cruel; las que formulan las protestas que motivan más escándalo. Los hombres, por el contrario, se han especializado en vender a precio de oro obras muchas veces banales mediante sagaces operaciones de marketing. Koons, Murakami y Hirst, como en su día Warhol, son astutos mercaderes del arte conceptual, archimillonarios que triunfan gracias a productos con una estética afín al consumismo, mientras que Marina Abramović, Tracey Emin, Deborah de Robertis y Regina José Galindo arriesgan incluso su integridad física en sus performances. En su performance Rhythm 0, Marina Abramović estuvo a disposición del público para que éste hiciese con ella lo que se le antojase. Acabó el espectáculo llena de heridas después de seis horas en que se convirtió en un objeto a disposición de todos. Un hombre llegó a hacerle un corte en el cuello y bebió su sangre. Fue desnudada y le clavaron espinas en el estómago. Muchos asistentes huyeron de la sala cuando, desnuda y ensangrentada, terminadas las seis horas que duró la performance, se dirigió al público que la había maltratado.

Regina José Galindo ha expuesto a la sociedad guatemalteca ante el horror del feminicidio cotidiano. En 2005 se grabó con un cuchillo la palabra Perra, el insulto que utilizaban los asesinos de mujeres. «Una perra menos», tatuaban en el cuerpo de las mujeres asesinadas. Consiguió un gran impacto en la Bienal de Venecia de 2005 con un vídeo, Himenoplastia, en el que se sometía a una operación de reconstrucción del himen para recuperar la virginidad, uno de los tabúes de su sociedad. En Presencia se puso los vestidos de trece mujeres asesinadas tras ser torturadas y violadas. La artista se mete en su piel, en su vestido, para recuperar su presencia.

Ángela de la Cruz, que sigue en activo después de haber superado embarazada un coma de casi dos años y de haber dado a luz mediante cesárea, destroza cuadros y bastidores, los retuerce y distorsiona, los llena de incisiones como heridas que dejan la estructura pictórica al descubierto como después de una intervención quirúrgica.

Tracey Emin alcanzó la fama mediante dos instalaciones: su cama deshecha y sucia, en la que permaneció durante largos periodos de depresión y libertinaje; la tienda de campaña, con una cama y los nombres de todos sus amantes. Esta última obra se destruyó en un incendio, y aunque le ofrecieron un millón de libras para recrearla, se negó a hacerlo.

Todas estas guerrilleras del arte crean bombas emocionales que explotan ante los convencionalismos de críticos y espectadores. Deborah de Robertis va un poco más allá y convierte sus genitales en las performances con las que denuncia la explotación del cuerpo femenino. Todo empezó en 2014, cuando mostró su vagina a los espectadores que contemplaban el cuadro de Courbet El origen de la vida. Más tarde hizo algo parecido ante la Olimpia de Manet, y en el Louvre se sentó con las piernas abiertas a escasos centímetros de la Mona Lisa. Durante las manifestaciones de los chalecos amarillos, se enfrentó a la policía francesa con los pechos al aire y ataviada como la Marianne del cuadro de Delacroix La libertad guiando al pueblo. Su último desafío ha sido aparecer desnuda, sólo cubierta con un manto azul, en una procesión del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes. El arte como guerrilla, la artista como guerrillera.

Valorar este artículo
(1 Votar)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

¿Qué misterios esconden este par de series de cifras? Seguro que muchos de vosotros, queridos lectores, lo habréis adivinado. La primera es el precio medio de la receta financia ...

«Había ganas de votar y, sobre todo, ganas de que en el Colegio se produjera un relevo con la entrada de un nuevo equipo». Así explica Paula Payá la alta par ...

Jaime Acosta Gómez se licenció en Farmacia por la Universidad Complutense en 1998. Una de sus primeras decisiones al acabar la licenciatura ya fijó su carácter profesiona ...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el deterioro articular es una de las diez enfermedades más discapacitantes a escala mundial y el tercer problema de ...

Según describe el profesor José María Pajares en su magnífico artículo «La historia de la úlcera péptica: ¿hemos llegado al final?» ...

Desde tiempos inmemoriales, las uñas han sido un elemento ornamental clave en el embellecimiento personal. Tanto es así que cuentan que la mismísima Cleopatra tenía reser ...

Tras el parto comienza una nueva etapa en la que la mujer se recuperará de los cambios fisiológicos ocurridos durante el embarazo y, además, deberá adaptarse a la nueva v ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Bullas es una denominación de origen cuya zona de producción se encuentra situada en el noroeste de la provincia de Murcia. La componen terrenos ubicados en los municipios de Bullas, C ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

No, no es mi intención elucubrar acerca de las propiedades de las diferentes formas de inmunizarnos frente a la dichosa COVID-19. Cuando aparezca el artículo quizá ya estemos va ...

El hombre del saco es la representación del miedo en la infancia. «No te vayas con extraños, no hables con desconocidos, cuidado, cuidado...» Existe. Embaucadores de ni&nti ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.