Publicidad

banner-bephantol

Publicidad

banner-ontex-mascarillas

Farmacia, pigmentos, arte

A primera vista, no parece que haya mucha relación entre la pintura y la farmacia, y sin embargo están íntimamente relacionadas. En la Edad Media, y en muchos países también en siglos posteriores, funcionaban del mismo modo: eran actividades artesanales, efectuadas por maestros que disponían de un taller o de una botica, que estaban organizados gremialmente.

No podían ejercer la profesión al margen de su gremio y, para ser aprobados, precisaban un largo periodo de aprendizaje al lado de un maestro hasta que superaban un examen ante el gremio y podían abrir su taller o botica. Si el pintor no permanecía fijo en un lugar y llevaba una vida itinerante, debía ser aceptado por el gremio de la ciudad donde se instalaba y allí, como no disponía de taller propio, se le aceptaba si colaboraba con pintores que formasen parte del gremio de pintores de la ciudad. Así le sucedió a Bartolomé Bermejo, quizás el mejor pintor español de influencia flamenca del cuatrocientos. Se ha especulado con que sus orígenes judíos lo obligaron a trasladarse de ciudad en ciudad y a carecer de taller propio. Bermejo llegaba a una ciudad para trabajar, y el gremio de pintores lo obligaba a pintar sus cuadros ayudado por mediocres pintores locales. Cuando la obra era un tríptico, Bermejo pintaba la parte central y de los dos laterales se encargaban pintores locales, menos expertos. El resultado fueron cuadros desiguales, en los que contrasta la maestría de Bermejo con la mediocridad de los pintores locales.

Además de la organización gremial, pintores y boticarios compartían el uso de pigmentos, unos para colorear sus cuadros, otros para confeccionar sus fórmulas. El lapislázuli, el pigmento azul más caro (hasta tal punto que pocos pintores podían pagarlo y utilizarlo), formaba parte de algunas fórmulas elaboradas por los boticarios. En las boticas se vendían los pigmentos y los pintores acudían a ella para comprarlos a los farmacéuticos de la época. Las farmacias fueron durante siglos los suministradores de los pintores, y en algunas ocasiones el gremio englobaba a ambos profesionales, pues los dos estaban especializados en el uso de pigmentos.

Todavía no se ha concedido la necesaria importancia a la influencia de los pigmentos en la historia del arte. Hay contratos en los que el comitente especifica los pigmentos que deberá utilizar el pintor, la cantidad a emplear, y en los que se indica el modo de evitar las falsificaciones. Como en el caso de la farmacia, había que prevenir que el pintor emplease pigmentos de calidad inferior para aumentar su margen de beneficio. Téngase en cuenta que era habitual que el pintor de cuadros cobrase por horas de trabajo y por el coste de los materiales empleados, como actualmente los pintores de brocha gorda. Por ello era necesario evitar que regatease en la calidad de los materiales empleados. Sólo los pintores de la máxima categoría, como El Veronés o Tiziano, podían prescindir de la preocupación del coste de sus pigmentos y utilizar los mejores, porque sus honorarios eran muy elevados. También era preciso inspeccionar las boticas para comprobar que los boticarios empleaban los materiales recetados por los médicos, y que no utilizaban ingredientes más baratos.

La farmacia estuvo condicionada por los materiales de que disponía para confeccionar sus remedios, y de la tecnología para elaborarlos. Igual que los pintores, cuyos colores dependieron primero de los pigmentos naturales, muy reducidos en número, y actualmente de la inagotable serie de pigmentos sintéticos. Un ejemplo: se atribuye el colorido de los cuadros impresionistas al genio de sus pintores, pero se omite que los emplearon porque la química puso a su disposición colores antes inexistentes. El fulgor de los cuadros impresionistas y fauvistas surgió porque los químicos pusieron a disposición de los pintores colores antes inimaginables, del mismo modo que la química sintética renovó y enriqueció la farmacia.

Valorar este artículo
(1 Votar)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

¿Qué misterios esconden este par de series de cifras? Seguro que muchos de vosotros, queridos lectores, lo habréis adivinado. La primera es el precio medio de la receta financia ...

«Había ganas de votar y, sobre todo, ganas de que en el Colegio se produjera un relevo con la entrada de un nuevo equipo». Así explica Paula Payá la alta par ...

Jaime Acosta Gómez se licenció en Farmacia por la Universidad Complutense en 1998. Una de sus primeras decisiones al acabar la licenciatura ya fijó su carácter profesiona ...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el deterioro articular es una de las diez enfermedades más discapacitantes a escala mundial y el tercer problema de ...

Según describe el profesor José María Pajares en su magnífico artículo «La historia de la úlcera péptica: ¿hemos llegado al final?» ...

Desde tiempos inmemoriales, las uñas han sido un elemento ornamental clave en el embellecimiento personal. Tanto es así que cuentan que la mismísima Cleopatra tenía reser ...

Tras el parto comienza una nueva etapa en la que la mujer se recuperará de los cambios fisiológicos ocurridos durante el embarazo y, además, deberá adaptarse a la nueva v ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Bullas es una denominación de origen cuya zona de producción se encuentra situada en el noroeste de la provincia de Murcia. La componen terrenos ubicados en los municipios de Bullas, C ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

No, no es mi intención elucubrar acerca de las propiedades de las diferentes formas de inmunizarnos frente a la dichosa COVID-19. Cuando aparezca el artículo quizá ya estemos va ...

El hombre del saco es la representación del miedo en la infancia. «No te vayas con extraños, no hables con desconocidos, cuidado, cuidado...» Existe. Embaucadores de ni&nti ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.