Publicidad

banner-profaes

Publicidad

banner-ontex-mascarillas

Farmacéuticos y niños de San Ildefonso

  • 17 Febrero 2015
  • Daniel de María

Hay muchos detalles que identificamos con una Navidad que ya se aleja. Uno de ellos es la lotería. Y, como en otras loterías, se produce un hecho irracional que tratamos de meter en el saco de la lógica (esgrimiendo incluso datos estadísticos). Todas las bolas que se introducen en el bombo tienen el mismo peso, tamaño y, por ende, las mismas posibilidades. Sin embargo, nos resistimos a escoger números como el cero, cuando en verdad cumple todos los requisitos y es tan válido como cualquier otro.

En el mundo de la salud sucede algo similar. Recuerdo un curso sobre curas en el que un enfermero explicaba que, en urgencias, el accidentado suele demandar cuidados aparatosos. Hay que escayolar, embadurnar bien con povidona, hacer radiografías y analíticas a porrillo... El enfermero se lamentaba asegurando que, aunque no se precisen medidas adicionales, limpiar una herida con suero fisiológico y poco más supone una afrenta al pobre accidentado, minimizar su vivencia, ningunear su estima... En estos casos, el paciente se va a casa albergando serias dudas sobre la profesionalidad del sanitario, aunque ésta fuera la actuación más correcta, manuales en mano.
Lo mismo ocurre con un médico que receta un caldo casero acompañado de cama y reposo, en vez del medicamento más moderno que cura en un santiamén. Aunque los resultados sean satisfactorios, siempre quedará esa duda en el enfermo. Y a la postre el paciente puede acabar viendo al médico como un profesional que ha escatimado recursos para el cuidado de su salud.
Y qué decir del farmacéutico que te ofrece sólo medidas higiénico-sanitarias cuando uno acude a la farmacia en busca de soluciones. Bueno, en este caso, si el consejo funciona el farmacéutico está mejor valorado. A fin de cuentas, el paciente se ha ahorrado un gasto de su propio bolsillo y encima ha conseguido el resultado deseado...
Al igual que sucede con los número de la lotería, tanto la actuación más compleja como la más sencilla son igual de profesionales. Sin embargo, la experiencia nos dice que el ciudadano tiende a valorar mejor la más compleja.
Llegados a este punto, podemos hacer dos conjuntos homogéneos (dos palabras escogidas muy poco al azar...). Médicos y enfermeros por un lado. Farmacéuticos y niños de San Ildefonso por otro. En el primer grupo, ambos profesionales sanitarios cobrarán un sueldo a final de mes por hacer bien su trabajo, independientemente de si han elegido la opción más cara o la más barata. El segundo grupo necesitará algo más para llegar a final de mes. Si el farmacéutico no vende, no cobra honorarios por su trabajo, aunque solucione los problemas de salud que se le planteen en su farmacia. Los niños de San Ildefonso no tendrán propina del agradecido agraciado si no cantan un buen premio, por muchas series que hayan cantado a lo largo de esa mañana de ilusiones.
Si enfermeros, médicos y farmacéuticos son profesionales de la salud, ¿por qué a estos últimos se les trata como a los niños de San Ildefonso? Urge reconocer la labor del farmacéutico en materia de salud, independientemente de aspectos como unidades vendidas o, en cualquier caso, buscando un equilibrio razonable entre ambas. Tanto por el prestigio de la profesión, como por la viabilidad económica de un sistema basado en la capilaridad. Una capilaridad, en el caso de la farmacia, unida inexorablemente a una precariedad cada vez más acuciante.
Y para hacerlo no es suficiente con un aplauso tras cada serie cantada. Como dirían los niños de San Ildefonso: «Esto haaaaay queeeeee cambiaaaarloooo».

Valorar este artículo
(3 votos)
  • Modificado por última vez el Martes, 17 Febrero 2015 15:47
  • 3 comentarios

Daniel de María

Miembro de AEFLA

Más en esta categoría: « Nora Santas palabras »

3 comentarios

  • Enlace comentario maicu Miércoles, 25 Febrero 2015 18:57 publicado por maicu

    Un perfecta estructuración de un artículo absolutamente comprensible para cualquier persona, no hace falta ser experto en la materia.
    Problema rancio por antiguo, pero nunca resuelto. Siendo absolutamente normal para cualquiera cobrar por su trabajo, se ve también como normal que el farmacéutico cobre las medicinas, pero no las explicaciones o remedios inmediatos que pueda dar, siendo muchas veces de una gran ayuda, e incluso ayuda psicológica, la más necesaria y la menos valorada, porque explicar lo que te sucede en un momento dado es una terapia que pasa de puntillas....
    FELICIDADES a esos profesionales que siempre están ahí.

  • Enlace comentario maicu Miércoles, 25 Febrero 2015 18:00 publicado por maicu

    Muy interesante el artículo, y agradablemente estructurado.Aparte de ello, que es mérito del escritor,las verdades que delatas son incuestinables,pero también endémicas, en una sociedad dada a saber de todo y no entender de nada. Los que más deberían callar, cuando tienen los buenos resultados, tampoco son conscientes de lo bien que se les ha atendido y que decirlo les convierte en generosos y agradecidos.

  • Enlace comentario Jose Ignacio Miércoles, 25 Febrero 2015 11:46 publicado por Jose Ignacio

    Una vieja reivindicación farmacéutica desgranada en un artículo interesante.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

¿Qué misterios esconden este par de series de cifras? Seguro que muchos de vosotros, queridos lectores, lo habréis adivinado. La primera es el precio medio de la receta financia ...

«Había ganas de votar y, sobre todo, ganas de que en el Colegio se produjera un relevo con la entrada de un nuevo equipo». Así explica Paula Payá la alta par ...

Jaime Acosta Gómez se licenció en Farmacia por la Universidad Complutense en 1998. Una de sus primeras decisiones al acabar la licenciatura ya fijó su carácter profesiona ...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el deterioro articular es una de las diez enfermedades más discapacitantes a escala mundial y el tercer problema de ...

Según describe el profesor José María Pajares en su magnífico artículo «La historia de la úlcera péptica: ¿hemos llegado al final?» ...

Desde tiempos inmemoriales, las uñas han sido un elemento ornamental clave en el embellecimiento personal. Tanto es así que cuentan que la mismísima Cleopatra tenía reser ...

Tras el parto comienza una nueva etapa en la que la mujer se recuperará de los cambios fisiológicos ocurridos durante el embarazo y, además, deberá adaptarse a la nueva v ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Bullas es una denominación de origen cuya zona de producción se encuentra situada en el noroeste de la provincia de Murcia. La componen terrenos ubicados en los municipios de Bullas, C ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

No, no es mi intención elucubrar acerca de las propiedades de las diferentes formas de inmunizarnos frente a la dichosa COVID-19. Cuando aparezca el artículo quizá ya estemos va ...

El hombre del saco es la representación del miedo en la infancia. «No te vayas con extraños, no hables con desconocidos, cuidado, cuidado...» Existe. Embaucadores de ni&nti ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.