Ya viene el sol

Ya viene el sol

Ella abrió la puerta y se dirigió al mostrador. El farmacéutico se acercó a atenderla. De repente, al verla se acordó de su hija. No era de su edad, desde luego, porque ésta debía de haber cumplido ya los veinte años. Al menos, dieciocho, porque llevaba bajo el brazo una carpeta de la Universidad y un libro de Derecho Mercantil. Quizá fuera la sonrisa abierta la que le hizo acordarse de su primogénita, que para el próximo mes cumpliría catorce años. Pero, desde que supo por su esposa, hace unos meses, que ya se había hecho mujer, parecía como si muchas chicas jóvenes que acudían a la farmacia le recordasen a ella.

La noche del domingo no paré de dar vueltas en la cama. Mi marido, que había sido muy comprensivo hasta esa hora, optó por dejarme sola en la cama y acomodarse con nuestro hijo. Para colmo me bajó la regla, y eso que no me tocaba todavía. Según mis cuentas, que no suelen ser mucho de fiar, al menos me faltaban diez días para menstruar. Estaba en esos días que denominamos algunas mujeres «peligrosos». Quizá por eso, y por los nervios que tenía, le dije que no a los cariños de Marcelo cuando nos fuimos a la cama.

El pasado mes de septiembre la legislación brasileña reconoció el derecho de los farmacéuticos a prescribir medicamentos que no precisasen receta médica. La noticia fue lo más comentado y discutido en el XVII Congreso Paulista de Farmacéuticos, un evento al que acuden unos cinco mil profesionales del país, en un estado como el de São Paulo, que tiene más de cuarenta millones de habitantes y dispone de unos cincuenta mil farmacéuticos colegiados.

Hace unos años, algunos farmacéuticos chilenos me pidieron una carta de apoyo en el pulso que mantenían con sus autoridades políticas, que promovían por aquel entonces una nueva legislación para la salida de ciertos medicamentos de la venta exclusiva en farmacias. Las cadenas, que controlaban el 80% del mercado farmacéutico del país, también eran propietarias de otras de alimentación y, aunque callaban, era lógico que estuvieran detrás de ese movimiento.

Hacía ya un tiempo que no lo veía. Me lo encontraba con mucha frecuencia tomando café muy temprano, en el bar de grandes cristaleras que hay en una de las esquinas de la plaza. Aunque lo echaba de menos, nunca me acordaba de preguntarle a su hija por él cuando la veía entrar en la farmacia.

En el Hospital Gregorio Marañón de Madrid se ha instalado el primer cajero automático de medicamentos para dispensación directa a los pacientes. La noticia ha causado un gran impacto, y no solo en la profesión farmacéutica. De ella se hizo eco la prensa, e incluso pude verla en las pantallas de los autobuses que circulan por mi ciudad. En Facebook, algún colega allende los mares calificaba el hecho como el fin de la profesión farmacéutica.
Quizá pienses que es muy fácil decir eso, que hay que seguir, pero qué otra cosa puedes hacer. Sé que tienes miedo. Yo también. Sé que tienes una gran decepción, que te sientes como si estuvieses agarrada a un flotador en medio de un maremoto, y que pensar en controlar la dirección de tu camino entre este oleaje te resulta utópico. Una utopía más, tan diferente a aquellas con las que te llenaron la cabeza en los años de bonanza.
No, no voy a hablar de las subastas de medicamentos en mi tierra andaluza. O sí, pero de otro modo. Cuando una profesión decide ligar su remuneración a un producto, puede que llegue el momento en el que, con ese producto ya maduro y precio en caída libre, ni haya producto ni haya profesión.
Escribo este artículo cuando parece que las aguas liberalizadoras de la farmacia, que se revolvieron de forma nada inocente el pasado 28 de diciembre, parecen volver a su cauce. Tras la alarma inicial, he visto como en foros y organizaciones profesionales se ha defendido nuestro modelo de farmacia por su carácter sanitario, a diferencia de otros sistemas extranjeros, que se tienen por más comerciales. Me ha faltado escuchar el grito de ¡Santiago, y cierra España! para retrotraerme a épocas más oscuras de este país.
Durante el pasado mes de noviembre tuve la oportunidad de visitar la ciudad argentina de Rosario. Después de 4 años de ausencia, regresé a la tierra del gran Fontanarrosa, cuyo fantasma aún permanece en el legendario café literario El Cairo.
Cuando los farmacéuticos tratamos de explicar lo que podemos aportar a la sociedad, con frecuencia lo hacemos de una forma que no es que no nos entiendan, sino que a poca gente le importa.
A Guadalupe se le ha muerto el loro. Me lo contó el otro día, cuando nos vimos en la consulta a la hora que habíamos convenido. Después de treinta años de acompañarla en su soledad, un resfriado mal curado se lo llevó.
Página 3 de 5

En el último número de la revista...

El curso se ha vivido con intensidad y ha servido para estabilizar las cuentas. Se ha mejorado notablemente la situación en el pago y en la fact ...

Somos datos. Las 24 horas del día consumimos y generamos datos de origen muy diverso, sobre lo que nos gusta, lo que consumimos, a dónde ...

¿Debe el farmacéutico comunitario formar parte de los equipos multidisciplinares de los centros sociosanitarios? Sobre este tema opinan Miguel Ángel Calleja y Jaime Giner.

...

Dedicado a mi amigo, por el que estoy aquí, Josep María

La ciudad quema, pero no parece que eso afecte a la multitud de ...

El embarazo no es una enfermedad. No obstante, la mujer sufrirá en su organismo modificaciones anatómicas y funcionales para permitir que ...

Las infecciones del tracto urinario (ITU), y más concretamente las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis), constituy ...

La definición estricta de estreñimiento se refiere a eliminar una cantidad de materia fecal inferior a 50 g/día; sin embargo, dire ...

Con la serie que se inicia en este artículo, se alude a una lista no cerrada de circunstancias que pueden afectar a la transmisión de una ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

Llegan el verano, las vacaciones, los mediodías al sol con un tinto de verano y los comentarios del tipo «mejor un vino blanco fresquito cuando hace tanto calor» o «los tint ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Las sociedades cerradas permanecían impermeables a los cambios. Las gobernaba la gerontocracia, amparada en las costumbres y las tradiciones, a veces fruto de la revelación de los dios ...

El prólogo es un epílogo que se coloca al principio para ejecutar al autor, algo así dijo el cínico de Pitigrille, pero en esta ocasión es en casi sentido estricto ...

 

Lo más leído este mes

Cistitis recurrentes: una consulta frecuente en la farmacia


Profesión

Las infecciones del tracto urinario (ITU), y más concretamente las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis), constituyen,…
Visto 7132 veces

Neuromarketing: ¿cómo se puede aplicar en la farmacia?


Gestión para novatos

Según Google Trends el término «neuromarketing» ha ido registrando un incremento en el número de búsquedas en Internet a…
Visto 3863 veces

Maria Rubies, farmacéutica «JASP»


Salidas Profesionales

Maria Rubies Royo encarna a la perfección a los farmacéuticos JASP. Si no fuiste a EGB quizá desconozcas qué…
Visto 3476 veces

Cuidados en el embarazo


Ventas Cruzadas

El embarazo no es una enfermedad. No obstante, la mujer sufrirá en su organismo modificaciones anatómicas y funcionales para…
Visto 3467 veces

Retribución del equipo en la farmacia


Gestión para novatos

Tan importante es preocuparse por la gestión de la farmacia a nivel producto, stock y superficie de venta, como…
Visto 2917 veces

A grandes males, grandes remedios


Diario de un Erasmus

Ya saben que estamos de aniversario. No me he cansado de repetírselo, porque como ya pasé los 30, sé…
Visto 2879 veces

Estreñimiento, un problema cotidiano


Profesión

La definición estricta de estreñimiento se refiere a eliminar una cantidad de materia fecal inferior a 50 g/día; sin…
Visto 2530 veces

Prestación farmacéutica a centros sociosanitarios


El color de mi cristal

¿Debe el farmacéutico comunitario formar parte de los equipos multidisciplinares de los centros sociosanitarios? Sobre este tema opinan Miguel…
Visto 2487 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.