Publicidad

banner-lainco


Ya viene el sol

Josefa

A Josefa le gustaba escribir poesías para una hija que nunca las pudo escuchar. Ahora le tiembla la mano, las letras no le salen como a ella le gustaría, y se da cuenta. Aun así, continúa juntando recuerdos para su nieta, y poco a poco los pasa a una libreta que será una de las herencias más valiosas que reciba.

Ha cumplido 89 años a finales de mayo. Ya no puede coser, pero aún escribe, porque a escribir y a recordar le tiene más fe que a los parches de nitroglicerina que le receta su médico, que usaba para que no se despegase la tapa del mando a distancia del televisor. Ahora que tiene una nueva, ha dejado de necesitarlos.

Una familia es una escalera, dice Josefa. Si te encuentras en un peldaño, has de luchar por que tus hijos asciendan unos cuantos, y para que después los nietos puedan subir otros tantos más. Su marido trabajó de mecánico en una empresa de hilaturas, ella cosía para la calle. Siempre perseveraron para que sus hijos estudiaran, para que llegasen lo más lejos posible, incluso hasta la universidad. Ya de pequeños aparecían en los cuadros de honor del colegio, y no sólo por sus notas, también por su sentido de la higiene y la urbanidad. Tenían fama de ser los más limpios de su clase, y Josefa sabía muy bien por qué. Únicamente disponían de la ropa que llevaban y una muda. Cada noche, Josefa lavaba la ropa que sus hijos se quitaban y la ponía a secar al sahumerio. Quizá por eso durante el invierno sus hijos dejaran en sus clases un aroma a romero y lavanda.

Cuando su hija tenía que estudiar por la noche, ella le preparaba algo de comer, un dulcecito y un café, y se sentaba callada a su lado, sin interrumpirla, a coser la ropa y los uniformes que le encargaban en una tienda. Quería ayudarla a subir peldaños, y lo consiguió.

Los hijos de un mecánico que llegaba cada día embadurnado de grasa y de la costurera que se dejó la vista enhebrando agujas cumplieron el juramento que se hicieron sus padres al tenerlos. Ninguno de ellos trabajaría en la fábrica ni cosería para la calle. Hoy uno es ingeniero, que sí trabajó en una, aunque de una forma distinta; otro, enfermero, y la hija, psicóloga, que venció al sueño de noches largas de estudio, aunque no pudo con los embates del cangrejo que la invadió.

Los nietos de Josefa continúan escalando peldaños, pero no quieren olvidar la escalera que su familia ascendió durante generaciones. Por eso una de sus nietas anima a Josefa a que continúe escribiendo, aunque ya no sean las poesías que brotaron de un alma quebrada por ese dolor antinatural de tener que enterrar a una hija, sino los recuerdos de una vida tan dura como limpia, lavada con el mejor detergente del mundo, ese al que llaman honestidad. Y Josefa escribe, no deja de escribir, porque le hace bien a su memoria, y porque le hace aún más bien a la memoria de su familia, que es la nuestra, la suya y la mía, compañero, la de todos.

Hay quien cree que la historia del mundo la escriben los reyes, con sus batallas, sus conquistas, sus logros y sus fracasos. Otros, en cambio, pensamos que el verdadero relato de la vida es el de los de abajo, esos que cada día se lanzan a la calle a ganarse el pan para su familia. Haga frío o calor, cambie el gobierno o la Constitución. Pase lo que pase, las Josefas y los Josés del mundo se levantarán a la misma hora de todos los días y comprarán en la panadería el pan que habrán amasado unas manos limpias, antes de cumplir la tarea que les encomienda la sociedad y antes de poder compartir el escaso tiempo que les quede con los suyos y reiniciar el círculo de la vida. Per saecula saeculorum.

Valorar este artículo
(5 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.