Ya viene el sol

Alta mortalidad infantil

Las revistas con una periodicidad como la de El Farmacéutico tienen la ventaja de que puedes dejar reposar las ideas a la hora de escribir un artículo, muy lejos del vómito de higadillos que significa, por ejemplo, Twitter. Pero también, al escribir en revistas como la nuestra a veces uno corre el riesgo de quedarse obsoleto, y eso puede parecer si en este artículo aludo a la fiesta de Halloween, perdida ya en la memoria de todos, afortunadamente, cuando se lea mi columna. Pero, aunque al inicio del texto me refiera a la cadavérica fiesta, espero convencerles de que no va de esqueletos, aunque en realidad aludo a una profesión que no parece poner pie en pared y puede ser objeto de dicha celebración en tiempos no lejanos: la nuestra.

A finales de octubre, vísperas de las fiestas de honra a los difuntos, contemplé en Instagram una de sus llamadas historias. Era de una farmacia que celebraba divertida esta fiesta importada de allí donde importamos casi todo. El farmacéutico que aparecía lo conozco desde hace muchos años, y lo tengo a ley. A finales del siglo pasado, él, siendo un niño, y yo aún joven, aunque no tanto, intervinimos juntos en muchos cursos. Compartíamos ilusiones por el cambio profesional tan desafiante que suponía implantar esa atención farmacéutica de la que sabíamos tan poco por aquel entonces. No éramos los únicos, porque por todo el país innumerables grupos de farmacéuticos iniciaban ese camino, sintiendo el orgullo de ser verdaderos profesionales de la salud. Aprendíamos juntos gracias a nuestra experiencia con pacientes reales junto a otros compañeros y otras compañeras que deseábamos abrir otros caminos. Sin embargo…

Sin embargo, todo se torció. Por una parte, la profesión desvió el tiro y, en lugar de orientarse al único camino posible de reconocimiento exterior, el de resolver el enorme problema de salud pública que constituye la morbimortalidad asociada al uso de medicamentos, lo hizo hacia un mundo endogámico de servicios que únicamente nos interesa a nosotros y no al conjunto de la sociedad. Además, tampoco se produjo una transformación en los modelos de remuneración profesional, lo que dejó a profesionales como a mi amigo, y como a tantos, a mí incluido, a los pies de los caballos, y aquella ilusión de los principios corría el riesgo de transformarse en el delirio ilusorio de unos locos y hubo que parar. La atención farmacéutica suponía asumir elevadas responsabilidades con pacientes crónicos y polimedicados, con una salvaguarda legal difusa y una nula inserción en el ámbito de la salud pública, además de importantes inversiones en formación y personal sin retorno posible. Como consecuencia de todo esto, mi joven y admirado colega y tantos otros a lo largo del país «fallecieron» como profesionales –en lo que respecta a esta actividad, se entiende– cuando aún no habían crecido lo suficiente. Por eso me gusta decir que la atención farmacéutica ha sido una enfermedad profesional de alta mortalidad infantil. Una enfermedad muy cruel para una profesión necesitada de sentido.

El resto de la historia ya la conocen. Lo que se ha hecho ha sido vaciar de contenidos los conceptos, insistir en la endogamia y recorrer un camino profesional en círculos, a toda prisa, pero sin dirección alguna. Y eso sin contar la caza de brujas que surge cuando no se sabe a dónde ir.

Por eso cada vez que escucho por la radio las reivindicaciones de un colectivo cualquiera, en demanda de un marco laboral que permita asumir las demandas sociales respecto a ellos, me pregunto por qué nosotros no somos capaces de hacer lo mismo, y que la sociedad se beneficie de lo que podemos dar. Sí, seguro que vendrá el sol. Lo que no sabemos es cuándo.

Valorar este artículo
(5 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Lo último de Manuel Machuca González

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

La noche puede ser muy larga y negra, pero siempre acaba saliendo el sol. Sin estridencias, el alba se asoma por el horizonte para anunciar que un nuev ...

Laura Tuneu y Amaia González estudiaron Farmacia, pero ambas han decidido reorientar su carrera profesional. Laura es ahora médico endocr ...

El pasado mes de junio Jesús Aguilar renovó su cargo al frente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. En esta ...

M.ª Luisa Carrillo es la farmacéutica titular de la farmacia La Vega, una farmacia abierta siempre. Las 24 horas del día, los 365 d& ...

Llega el verano, el buen tiempo y las vacaciones. Algunas personas cambian temporalmente de residencia y otras se preparan para emprender algún ...

Bélgica
En este país, con unos 11,5 millones de habitantes y 4.875 farmacias ...

Nuestra última entrega terminó con un cliente que había realizado su primera compra de un producto tras un proceso al que llamamos ...

Acostumbrados normalmente a noticias agridulces en lo que a fiscalidad se refiere, con la llegada de la resolución emitida por la Direcció ...

La enfermedad de Parkinson es un proceso crónico y degenerativo neuronal progresivo del sistema nervioso central (SNC) que conlleva una disminuc ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

Cuando llega el buen tiempo y la época de playa, a todo el mundo le apetece un buen arroz. Pero ¿qué vino beberemos con el arroz? ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Discreta como pocas, constante como nadie, Elena hace un trabajo de hormiguita desde hace muchos años, desde que la conozco. Desde mis tiempos d ...

Decía Max Aub que cada uno es de donde hace el bachillerato. En ese caso yo sería caraqueña, porque fue allí donde curs&eac ...

 

Lo más leído este mes

Farmacéutico de familia: un nuevo servicio de los farmacéuticos comunitarios belgas


La farmacia en el mundo

BélgicaEn este país, con unos 11,5 millones de habitantes y 4.875 farmacias comunitarias, los pacientes casi siempre tienen cerca…
Visto 12800 veces

Estudiar una segunda carrera


El color de mi cristal

Laura Tuneu y Amaia González estudiaron Farmacia, pero ambas han decidido reorientar su carrera profesional. Laura es ahora médico…
Visto 2616 veces

Las farmacias cambiarán los medicamentos con valsartán afectados por la alerta de la AEMPS


Crónicas

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha habilitado una nueva vía para facilitar la sustitución de los…
Visto 2141 veces

Solares: consejos desde la oficina de farmacia


Profesión

La radiación solar es fuente de vida indispensable para los seres vivos. Nos ayuda a sintetizar la vitamina D…
Visto 1778 veces

Primera ECOE para los estudiantes de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera


Crónicas

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad CEU Cardenal Herrera ha realizado la primera prueba ECOE…
Visto 1654 veces

La gestión por categorías


La fórmula del éxito

La gestión por categorías se resume en el proceso por el cual se gestionan las diferentes categorías como unidades…
Visto 1448 veces

Dermatitis atópica: definición, consejos prácticos y tratamiento


Profesión

La dermatitis atópica, también conocida como «eccema atópico», es una enfermedad dermatológica inflamatoria crónica que afecta de manera predominante…
Visto 1439 veces

La base de datos de la farmacia: ¿cómo sacarle partido?


Gestión para novatos

La base de datos o BBDD de la farmacia se puede convertir en uno de nuestros principales activos, ya…
Visto 1407 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.