Publicidad

banner-lainco

Publicidad

banner-lilly-septiembre

Publicidad

banner-vilardell


Ya viene el sol

Hay que seguir

Quizá pienses que es muy fácil decir eso, que hay que seguir, pero qué otra cosa puedes hacer. Sé que tienes miedo. Yo también. Sé que tienes una gran decepción, que te sientes como si estuvieses agarrada a un flotador en medio de un maremoto, y que pensar en controlar la dirección de tu camino entre este oleaje te resulta utópico. Una utopía más, tan diferente a aquellas con las que te llenaron la cabeza en los años de bonanza.

Sé muy bien que, por más que preguntas, no encuentras colegas que te transmitan mensajes positivos. Ya te resulta manida esa frase de que las crisis son oportunidades, que hay que reinventarse, que los tiempos pasados nunca volverán...

Entiendo muy bien que caigas en la desolación más absoluta, cuando ves cómo esos anhelos de un futuro más profesional y comprometido con el paciente se desmoronan, cuando ya apenas se oyen otros mensajes que los de aquellos que te dicen que te dejes de idealismos, que la farmacia está para vender más y más cosas, que no podemos esperar nada de los políticos ni de los gobiernos. ¡Vende, vende! Vende colchones, vende pulseras, crecepelos, pan sin gluten. Tienes que vender, porque tú no eres nadie, tú no vales nada. Lo único que merece la pena es la tienda en la que estás.

Y es lógico que sientas que quieres dejarlo todo, que ya no confías en nadie y que no ha merecido la pena.

Incluso puede que creas que ya eres demasiado mayor y no sepas a dónde ir. Que ya no tienes edad para empezar de nuevo y que la única opción sea continuar aferrado al flotador, sabiendo que quizá la tormenta amaine, pero que ya no volverás a ver la costa.

Pero, amiga mía, quiero decirte que entiendo tu dolor, que es también el mío, pero no tienes razón. Aunque no lo creas, sé que no la tienes. Porque la sociedad te necesita, te sigue necesitando. De otra forma, pero eres muy necesaria, aún más imprescindible que antes.

Los seres humanos que viven a tu alrededor, tus vecinos, los famosos que ves por la tele, esos políticos grises que nos gobiernan y los que se les oponen..., incluso tu familia, todos te necesitan.

Nuestra sociedad está sufriendo un drama, una auténtica pandemia farmacológica que produce mucho dolor evitable, mucho gasto evitable, producido por aquello que conoces tan bien: los medicamentos.

Mira a tu alrededor, escucha la sirena de la ambulancia que se apresura a llevar a alguien al hospital. Tú puedes contribuir a evitar eso, a que las personas sean más felices, a que el dinero de sus impuestos se emplee mejor. Tú tienes un granito de arena que aportar para mejorar la humanidad. Un granito que es en realidad un diamante, y que se encuentra en tu cerebro y en tu corazón.

No espero que leyendo este artículo cambies de inmediato, pero piénsalo. Vales mucho y ellos te necesitan. Yo también te necesito, muchos nos necesitamos para hacer este camino. Hay que mudar la piel, es doloroso, pero habrá que hacerlo.

Y recuerda aquella película que viste con tu nieta o con tu hija, o tú misma cuando eras pequeña: El Rey león, se titulaba. Aquel vergel arrasado sobre el que tuvo que reconstruir un nuevo reino de justicia. Lo siento, mi amiga, hay que seguir. Y hay que volver a subir a la piedra, a lo más alto, y rugir con fuerza. Llenos de cicatrices, vacunados frente a muchas cosas, pero con toda la dignidad de una profesión antigua dispuesta a cumplir la misión que la sociedad te encomienda. Vamos, levanta la cabeza, sécate las lágrimas y mira a tu alrededor. Es tu hora. No te dejes vencer. La fuerza está en ti y en los que nos damos la mano contigo.

Valorar este artículo
(4 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

No aprendemos. Nos emocionamos con los desfiles que llenan los senderos de gloria, las canciones acompañan a los jóvenes e invocamos a la divina verdad para tejer los uniformes y los e ...

Como presidenta del comité organizador del IX Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios (www.congreso-sefac.org), me siguen preguntando por la decisión de no suspender o r ...

Cuenta Regina Revilla que, en los primeros años de la carrera de Farmacia, lloraba encima de los libros, pero que, como tenía una beca, estudió sin parar y acabó con prem ...

Aunque el uso del término «depresión posvacacional» está muy extendido, desde el punto de vista científico resulta más oportuno referirse a un trastorn ...

Este año la vuelta al cole ha sido muy diferente a otros años y ha estado marcada por las medidas que los centros han tomado para evitar la propagación del coronavirus SARS-CoV- ...

El ciclo de vida es el proceso vital de un organismo que va desde el nacimiento hasta su muerte. De manera general, este ciclo se divide en cuatro etapas: nacimiento, desarrollo, reproducción ...

En el anterior artículo de esta serie (

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Dentro del mundo de los vinos, hay una pequeña zona llamada Franciacorta situada en la provincia de Brescia, en la región de Lombardía. El nombre de Franciacorta define tres con ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Aristóteles decía que la naturaleza tiene horror al vacío, un concepto que fue ridiculizado por Blas Pascal cuando preguntó irónicamente: «¿Y lo aborr ...

Como regla general, parece que la duración de la vida de los animales está relacionada con su tamaño al alcanzar la edad adulta, de manera que, cuanto más grande es la es ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.