Imprimir esta página

Vinos

La Terra Alta y sus garnachas

Al sur de Cataluña encontramos una pequeña comarca interior llamada Terra Alta, que da nombre a esta «denominación de origen». Se sitúa entre el río Ebro y la frontera aragonesa, y comprende doce municipios. Su paisaje mantiene todas las características de un terruño de interior próximo al Mediterráneo. Los suelos son calcáreos y pobres en materia orgánica, y muy típico es el equilibrio entre los dos vientos dominantes, el cierzo y las garbinadas, que otorgan a sus vinos un carácter típico de zona mediterránea interior.

El predominio de las variedades tradicionales de uva es una característica relevante de su viticultura. La garnacha blanca, la negra y la peluda son las variedades de uva predominante, que con el samsó, el macabeu y la parellada suman tres cuartas partes de la superficie de cultivo.

La garantía de vinos Terra Alta está determinada por el Consejo Regulador a través de un sistema de autocontrol de calidad en cada lote del producto, así como el seguimiento de la trazabilidad desde la vendimia hasta la botella. Cada año una auditoría certifica que las bodegas cumplen con las normas de calidad recogidas en el Pliego de condiciones de la D.O. Terra Alta. El resultado son unos vinos con cuerpo, alma, fuerza y carácter. Uno de sus productos estrella son las garnachas blancas, que se distinguen por su color amarillo, con matices que van desde pálidos hasta dorados, con una nariz sutil y alta intensidad en la boca.

Esta zona también es muy conocida por sus vinos dulces: las mistelas, los vinos dulces naturales y los vinos rancios, ya que la acción del cierzo y las elevadas insolaciones permiten vendimias con alto contenido de azúcares, excelentes para la elaboración de vinos dulces de calidad.

LaviL’Avi Arrufí 2013 (Celler Piñol)
Garnacha blanca 100%
14,5º
Precio: 16,95 euros
Este vino monovarietal fermentado durante 7 meses en barricas de roble francés, haciendo battonage de las viñas más antiguas, es una bomba de frutas blancas, maduras, melocotón, albaricoque y notas especiadas en equilibrio perfecto con las notas ahumadas de la madera. Potente, graso, aterciopelado, untuoso, largo y gustoso. Muy indicado para cualquier pescado ahumado y carnes blancas.

Valorar este artículo
(0 votos)
Pep Bransuela

Farmacéutico y enólogo

Lo último de Pep Bransuela

Artículos relacionados