Imprimir esta página

Vinos

Amaretto

Muchas veces cuando escuchamos la palabra amaretto nos viene a la mente el postre italiano por excelencia, el tiramisú, que baña con este licor los bizcochos de su interior para aromatizarlos y darles ese estupendo sabor.
Pero, ¿de qué está hecho el amaretto? Es un licor preparado por infusión alcohólica en el que se combinan el dulzor de los huesos de albaricoque con el amargo de las almendras. Estos están acompañados por alcohol puro, azúcar caramelizado y la esencia de 17 plantas y frutas aromáticas en las que destacan por encima de otras la vainilla, los melocotones y las cerezas. Es un licor bastante alcohólico, que suele rondar los 25 grados.

Tiene su origen en una ciudad italiana llamada Saronno, cerca de Milán. Por eso se conoce muchas veces como Amaretto DiSaronno. Cuenta la historia que en 1525 a un discípulo del gran Leonardo Da Vinci, Bernardino Luini, le fue encargado pintar la Madonna de Saronno y tomó como modelo a la hija de una posadera de la zona. Con el tiempo, esta joven se enamoró del pintor y, como muestra de agradecimiento y de amor hacia él, le regaló un licor hecho con flores, plantas y frutas de su jardín. A Bernardino le gustó tanto que lo dio a conocer por toda Italia.
Muy característico de este licor es el recipiente. Su diseño recuerda un gran bote de perfume, hecho con cristal de Murano soplado, forma cuadrada y los cantos redondeados tan típicos.
En boca es un licor dulzón, astringente. Se utiliza para hacer tiramisú o brazos de gitano y al ser digestivo se puede tomar con o sin hielo. Se combina con limón o naranja y hielo picado y últimamente incluso con bebidas energéticas. Muy bueno para hacer aderezos de salsas combinado con mostazas o salsas para acompañar carnes.

REBELSRebels de Batea 2013
D.O. Terra Alta 14%
Bodega: 7 Magnífics
Este vino tinto es un monovarietal de Garnacha tinta. En la zona de la Terra Alta esta variedad de uva es la que atesora el perfil más fresco, frutal y equilibrado del viñedo peninsular. Tiene ricos matices de ciruela madura, ligeras notas de hierbas silvestres y una mineralidad debida al terreno calcáreo.
De fuerte color picota con aromas intensos a cerezas y fresas maduras, es suave y persistente, con taninos leves y ligeras notas avainilladas. Perfecto para tomar con un buen guisado de perdiz con castañas o aves y caza.

 

Valorar este artículo
(0 votos)
Pep Bransuela

Farmacéutico y enólogo

Lo último de Pep Bransuela

Artículos relacionados