Imprimir esta página

Vinos

Pacharán

El pacharán es un licor con un contenido alcohólico del 25-30%, obtenido de la maceración de endrinas. Típicamente navarro, durante los meses de octubre y noviembre es muy normal ver por los caminos de esta región a multitud de gente recogiendo estos frutos pequeños y de color morado casi negro.

Este licor se conoce desde la Edad Media; según algunos documentos, en la boda del hijo de Carlos III, Gonofre de Navarra, se sirvió esta bebida. También se conoce como el licor que curó a una reina: Blanca I de Navarra, que enfermó durante su estancia en el convento de Santa María de Nieva y tomó pacharán por sus propiedades medicinales. Al contener endrinas, el pacharán es rico en vitamina C, tónico, astringente y fortifica el estómago. Entre otras propiedades es bueno para el estómago, actúa como sedante sobre el sistema nervioso, e incluso dicen que ayuda en la disfunción eréctil y previene la arterioesclerosis y los infartos.
Para su elaboración son necesarios 250 g de endrinas por cada litro de aguardiente de anís. Se deja macerar durante al menos 3 meses en un lugar fresco y oscuro, y se termina con el filtrado del producto. El resultado es una bebida de intenso color rojo, que provoca unos sorbos frescos, anisados, que recuerdan a la fruta silvestre.
Hoy en día se elaboran más de 8 millones de litros de pacharán y es ampliamente consumido en todo el territorio, sobre todo en el País Vasco, Aragón, La Rioja y, claro está, Navarra. Se toma después de los postres y combina perfectamente con frutos secos. La temperatura idónea para servirlo es de unos 8 grados. Una alegría para la sobremesa.

CELSUSCelsus 2012
Bodega: Vetus
D.O.: Toro
Alcohol: 14,5 º
Precio: 22 €
Este monovarietal de Tinta de Toro proviene de unas vides muy viejas que dan un carácter muy personal al vino. Tiene un color cereza con borde granate muy intenso. Aromas a frutas rojas muy maduras, tostados debido a los 14 meses de crianza en roble francés, y aromas minerales que confluyen perfectamente. En boca es especiado y con un tanino fino e untuoso. Perfecto para comer una buena presa ibérica o carne roja estofada. Un placer para el paladar.

Valorar este artículo
(0 votos)
Pep Bransuela

Farmacéutico y enólogo

Lo último de Pep Bransuela

Artículos relacionados