Imprimir esta página

Vinos

Los aromas del vino

Cuando hacemos una cata llega un momento en que se habla de la fase olfativa, en la que debemos prestar mucha atención a las sensaciones percibidas nasal y retronasalmente, ya que nos ayudarán a evaluar la calidad de un vino. Se han identificado más de 500 compuestos aromáticos en el vino según su procedencia, que se agrupan de la siguiente forma:

Aromas primarios. Se desprenden de la superficie del vino y aumentan si los agitamos; proceden de las variedades de uva con las que se elabora el vino, la zona de cultivo, el grado de maduración y el clima: florales, pera, melocotón, melón, coco, mora o almendras.
Aromas secundarios. Provienen del estrujado, desfangado, trasiegos, clarificaciones y de los diferentes tipos de fermentación; tienen un carácter más complejo, vinoso e intenso que se atenúa con los años: mantequilla, lácticos, levadura, miga de pan, queso o nata.
Aromas terciarios o bouquet. Se producen en el proceso de envejecimiento en barrica y botella. Predominan los balsámicos, especiados, animales, pino, incienso, trufa, clavo...
Según los matices aromáticos de los vinos podemos clasificarlos en aromas animales, balsámicos, madera, químicos, especias, ahumados y cocidos, fermentación, flores, frutas y vegetales, entre otros. Los defectos aromáticos de los vinos pueden ser debidos a muchas causas. Las más frecuentes tienen su origen en el proceso de elaboración, en el tapón de corcho y las condiciones de temperatura durante la evolución en botella.

 

ophiusaOphiusa
Bodega: Cap de Babaria
Vinos de Formentera
Precio: 13,95 €
El vino Ophiusa se elabora con Cabernet Sauvignon, Merlot, Monastrell y Fogoneu. Se macera el mínimo tiempo posible con las pieles y luego se separan y se prensa. Esto se hace para mantener al máximo los aromas primarios de la fruta, al tener sólo una crianza corta de 6-7 meses en barrica de roble francés. Una parte del vino no pasa por madera y se fermenta en depósito de acero para evitar en exceso el contacto con la madera.
Tiene un color rojo cereza, unos intensos aromas a mora, tomillo y romero, y un ligero toque tostado y a vainilla. En boca es balsámico, con una característica salinidad de estos vinos de isla. Muy recomendable un maridaje con un buen conejo con ciruelas o un cochinillo.
Valorar este artículo
(0 votos)
Pep Bransuela

Farmacéutico y enólogo

Lo último de Pep Bransuela