Publicidad

banner-lainco


Tertulia de rebotica

Caligrafía española

Una de esas magníficas exposiciones a las que nos tiene acostumbrados la Biblioteca Nacional, una espléndida antología de objetos perdidos, y junto con su título, «Caligrafía española, el arte de escribir», una reflexión sobre qué es lo que queda tras el paso de la historia: algo más que sólo geografía.

Me veo de niño aprendiendo a escribir, mojando la plumilla en el tintero y con párvulo pulso tratando de lograr esos palotes precisos y paralelos, necesarios ejercicios para agilizar la mano. La caligrafía es el arte de escribir con letra bella y correctamente formada, pero al mismo tiempo es el conjunto de rasgos que caracterizan la escritura de una persona, señas de identidad tan fiables como las huellas digitales, huellas de sensibilidad e inteligencia, el rastro que va del concepto al trazo. En palabras del lírico calígrafo chino Wang Xizhr: «La escritura necesita del sentido, mientras que la caligrafía se expresa sobre todo mediante la forma y el gesto: eleva el espíritu e ilumina los sentimientos». En España, por poner una fecha inicial la de 1548, se publica la obra de Juan de Icíar Arte subtilísima, por la cual se enseña a escribir correctamente, y a partir de ahí nace una forma de escritura española con inclinación de las letras hacia la derecha y concatenadas en una palabra, conocida como bastarda o bastardilla y muy parecida a la manuscrita de hoy en día, además de ser considerada como la base para la letra cursiva de imprenta. Sigue matices preciosistas entre bastardilla, redondilla e itálica y hay que ver entrecruzarse el grafismo y la poesía. Una muestra sin estampa del Códice Chacón: «Tu que me miras ami/ tan triste mortal y feo/mira pecador deti que/qual tu me vees me vi/verte has como me ve/o». Las licencias gramaticales en realidad son exigencias de la tipografía que hoy proporcionan un cierto encanto añadido. Escribas, copistas y amanuenses ascendieron a calígrafos y en su tiempo la grafía adquirió tal relieve que el manuscrito se prefirió para ciertas circunstancias a la imprenta, era un texto personal y único sin intermediarios como la censura, y su prestigio se extendió a documentos notariales, actas y diplomas, y los nobles adquirieron destrezas caligráficas desde muy temprana edad: «Nuestra letra es un carácter gallardo, liberal, trabado con verdadero magisterio que sin rubor puede llamarse letra española y carácter nacional». Pero pasado el tiempo, ¿qué fue de aquella letra? La elegancia formal obtenida palote tras palote naufragó estrepitosamente en la facultad con la apresurada y caótica toma de apuntes, y con la traidora ayuda del bolígrafo, y así la bastardilla se transformó en letra de médico. Con gloriosas excepciones. Cuando en plena transición al niño Ángel Ortiz le preguntaron «¿Quién escribió el Quijote?», y el niño respondió: «Mi padre», no pudieron reprenderle ni corregirle. Su padre, Ángel Ortiz Alfau, prestigioso crítico literario bilbaíno, era un maravilloso pendolista que se ganaba un necesario sobresueldo transcribiendo a mano obras maestras; suya es esa primera parte de El Quijote que en la Biblioteca Nacional, en la cámara de raros, manuscritos e incunables, se archiva bajo el epígrafe de «Manuscrito Ortiz». Hoy la caligrafía se refugia en el diseño gráfico y editorial, en marcas y maravillas impresas, pero ha desaparecido de la mano de las personas e incluso de la de los escritores. La famosa sentencia latina de las palabras vuelan, lo escrito permanece, hoy se remata irónicamente en inglés: «Verba volant, scripta manent (except for e-mails: blowin' in the cloud)».

Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.