Publicidad

banner-lainco


Tertulia de rebotica

Baja California como ejemplo

El futurólogo es un profeta que no cree en el seguro de vida porque sabe que los avances científicos hacen del futuro un lugar tan impredecible como el pasado. La península de Baja California se transformará en isla a la deriva hacia a saber dónde, y el homo sapiens cada pocos años nació en un lugar diferente.

Esa vieja Estampa del boticario, hermoso poema de José Félix Olalla: «Empleará remedios que solamente él conoce (...), serán colocados por él con movimientos lentos / para no dejar impurezas en las mezclas / subordinando el conocimiento al servicio del arte / más allá de los límites que la ciencia declara (...), y todo el orbe ardiendo en las redomas donde habita». Una mágica estampa en las antípodas de quien dispensa y atiende una receta electrónica: el botamen es pura decoración, y la fórmula magistral un capricho de dermatólogo. El olor a yuyos o hierbas medicinales del que hablábamos en El herbario de Gutenberg es ya una entelequia. La síntesis química quebró el maridaje de boticario y botica, el farmacéutico dejó de preparar los medicamentos en la oficina de farmacia, y si los laboratorios de las ciencias de la salud cada vez reclamarán más especialistas en medicamentos, las farmacias cada vez necesitarán menos la presencia de un especialista sanitario. Y a saber qué formas y para qué fines adoptarán lo que ahora llamamos específicos y genéricos. El futuro es ciencia ficción, y algunas de sus variantes son apocalípticas. La más salvaje la presentó J. Attali en su «orden caníbal»: no sólo vamos a consumir cosas, sino a incorporarlas a nuestro cuerpo. A excepción de la salud, todas las actividades humanas se han industrializado, pero en Occidente, a la vista de los gastos de la Seguridad Social, la excepción se va a eliminar: la sanidad será una industria, los tratamientos serán automatizados, y el primer paso en esa dirección será la generalización de la máquina de diagnosticar y de seguido la fabricación de prótesis. Lo mismo que en un ordenador no se arregla la concreta pieza averiada, sino que se sustituye el bloque compacto en que está incluida, así el hombre pasará a consumir órganos artificiales (felices combinaciones de células madre y microchips) del mismo modo que consume mercancías. La prótesis cae dentro de la mentalidad fabril del crecimiento ilimitado; de ahí su peligrosidad, pues puede entenderse como una salida de la crisis económica. La medicina tradicional tiene sus días contados: será sustituida por un neocanibalismo en el que el hombre no consumirá el cuerpo de sus semejantes, sino copias de su propio cuerpo. Será difícil distinguir entre lo ortopédico y lo vivo con la leve esperanza de que el bioingeniero (o como les llamen, entre ellos el futuro farmacéutico) programe sus artefactos sin prescindir del azar de la ternura. Los clones son el más monstruoso sueño de la razón. Confío en que para un simple dolor de cabeza no se recurra a la sustitución del órgano, y que en las futuras boticas aún puedan adquirirse analgésicos. Casi todas las variantes son posibles, el «orden caníbal» es sólo una de ellas y el ejemplo de Baja California sólo un recurso a la indeterminación: según la geología tectónica, se da por descontada su separación del continente y su transformación en isla; lo único que se discute es si su derrota será hacia la Antártida o hacia Alaska, pero el frío está asegurado.

Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.