Publicidad



Tertulia de rebotica

El estrés posvacional

Que el descanso agote, eso es hedonismo. Veamos, que los últimos días de las vacaciones ya no se viven con la ilusión de los primeros porque entre la realidad y la leyenda siempre es más promisoria la imaginación.

Septiembre acuñó el término de estrés posvacional por una simple acumulación de fechas (los lunes y los puentes son lo verdaderamente traumático) y eso que es mes laboriosamente tan estéril como diciembre. Eso que decimos a la vuelta de las vacaciones de Semana Santa «si es importante, lo dejamos para septiembre» es una promesa que sabemos que no vamos a cumplir. La cosa empieza en octubre y lo que no cumplamos en octubre y noviembre lo dejaremos para la vuelta de vacaciones de verano. Parece una exageración pero consúltese con la almohada de la sinceridad. Las vacaciones, a partir del momento en que en tu ficha policial pone padre o madre, son agotadoras, y hay que saber descansar cuando acaban, el primer o los primeros días de trabajo. Se recomiendan las vitaminas B, el hacer gimnasia en las pausas de la rutina, como sustitución del cafelito, y una reflexión de la que abominamos: sin trabajo no hay vacaciones. Que el descanso vacacional cause estrés es una seña de identidad nacional («el hombre no está hecho para trabajar; la prueba es que se cansa») y confirma la sentencia marxista de que «sólo es rentable el trabajo de los demás». Es duro resistir a tanta felicidad acumulada en agosto, por ese continuo ruido de charanga con la obligación de divertirse hasta la alta noche, por los atascos en la carretera, por la demora indefinida en un vuelo tan largo («¿Adónde íbamos?» «¿Hay huelga de controladores o es de pilotos? No, tranquila, es del personal de tierra»), por la angustia de si aparecerá la maleta en la cinta de llegada, por ese niño que no para de llorar y para colmo no es el tuyo, por el madrugón para colocar la toalla en el césped junto a la piscina del hotel, por esa paella que me ha sentado como un tiro, y por el consuelo estético de esa bellísima puesta de sol, codo con codo con los tuyos y mil guiris intentando fotografiar con un teléfono móvil un rayo verde que sólo se ofrece al observador solitario. Difícil escapar de la soledad temida, el silencio imposible y la suciedad invencible. Todo esto, por supuesto, referido a funcionarios, políticos y trabajadores con un puesto fijo. O sea, con las vacaciones pagadas. El parado y el autónomo son castas que por motivos opuestos no se pueden permitir el estrés: lo del parado es depresión y lo del autónomo una mala salud de hierro. Para vencer el hedonista traumatismo posvacional recomiendo un ejercicio que puede convencer a quien lo padezca de que el mundo ofrece otras posibilidades. Hágase el enfermo un día laborable, avise de que no puede acudir al trabajo y salga a pasear: hay sitio en todas partes, los niños están en el colegio y hace buen tiempo. Disfrútelo. Es un acto deshonesto, sí, pero en este país corrupto ¿quién puede echárselo en cara? Al fin y al cabo, toda medicación es un envenenamiento incompleto, y además, creo, ya estamos en octubre.

Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

No es, seguramente, la metáfora más delicada, pero este virus de las narices ha sido como un escupitajo en la cara. Nos ha descubierto de sopetón, con la crueldad que siempre ac ...

«Mejor encender una luz que maldecir la oscuridad»
Confucio

...

Farmacia y evidencia. Un debate complejo en el que son posibles distintas aproximaciones. Josep Allué y Roi Cal reflejan esta diversidad.

 

 

 

...

Catedrática de Química Orgánica, investigadora, presidenta de la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Farmacia... Beatriz de Pascual-Teresa ha logrado abrirse camino ...

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno crónico y funcional que afecta a todo el intestino. Es la patología gastrointestinal más frecuente y, a pesar de ...

Notar que los cabellos se quedan en el cepillo, la ducha, la almohada y sobre los hombros... ¡asusta! La persona que lo nota piensa con horror en la calvicie y acude a la farmacia en busca de ...

Cosmecéutica y neurocosmética, la cosmética activa e inteligente del cuidado personal. A lo largo de las distintas etapas de la vida, la piel sufre cambios fisiológicos: ...

Objetivos de aprendizaje

  • Aumentar los conocimientos sobre las enfermedades del trastorno por consumo de sustancias.
  • Cr ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Chipre no solo es famosa por su gastronomía y su interesante cultura, sino también por el increíble vino que produce. La isla de Chipre puede haber sido la cuna del vino mediter ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Lo que relata este artículo lo firma alguien que lleva veintidós años enseñando en másters de atención farmacéutica, que lo ha hecho en varias univer ...

Había pasado por la puerta cientos de veces y ni siquiera me detenía ante el escaparate. Sabía que era el establecimiento Lhardy, con mucha historia en la vida de Madrid, famoso ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.