Tertulia de rebotica

Atrapar un cóndor

El cóndor es un ave extraordinaria en más de un sentido, ninguna vuela más alto por encima de los Andes ni alcanza su envergadura, más de tres metros con las alas abiertas, y su majestuosa presencia se asocia a la libertad, de ahí que figure en todos los escudos de los países andinos. De sus múltiples leyendas me impresiona la de su última dignidad: cuando se siente acabar vuela por encima de las cumbres, cierra las alas, las pega a su cuerpo y se deja caer a plomo sobre el cantil más abrupto.

Pero el cóndor para un hombre puede significar más, mucho más, un máximo ético y moral del que no habíamos oído hablar hasta que nos lo contó Horacio Martín Rodio, un metalúrgico de por el rumbo de Burzaco, Argentina, al ganar con su cuento Atrapar un cóndor el concurso de Rentería. Con sus mismas palabras, más o menos. Lo primero es dar con alguien que te explique cómo, difícil, pues suele ser un secreto custodiado por los viejos. Uno tiene que agenciarse un potrillo y esperarlo seis meses, el animal debe poder llegar hasta los 2.000 metros de altura por sus propios medios, nada de tironearlo. Hay que elegir un lugar amplio, tiene que haber cancha para correr al ave. Hay que refregarse al animal durante el viaje, uno debe oler igual que la presa; el cóndor es bicho muy visteador, pero también oledor, desconfiado como buen pájaro carroñero. Al potrillo hay que matarlo de un tajo en el cogote para que sangre mucho y sufra menos. El olor de la sangre corre como el sonido entre las montañas, disipa las sospechas y el cóndor viene. Su sombra nos advierte de la mirada que la sostiene y uno debe simular ser una roca inmóvil debajo del poncho, ni respirar siquiera. Hay que dejar comer al cóndor hasta hartarse, hasta que la gula y también la pereza le impidan marcharse. Y ahí es cuando irse encima de él, brazos abiertos, poncho al aire, todo grito y coraje, aprovechar la sorpresa. Ahíto le cuesta iniciar el vuelo, desplegar esas alas capaces de cancelar la ley de la gravedad, y corre torpe. Un problema el alcanzarlo, saltarle encima, inmovilizarlo sin hacerle daño. Impresiona tener ese inmenso animal entre las manos, que lucha, al que no se puede dañar y que a su vez puede lastimarnos seriamente. Su pico es poderoso y sabe usar sus garras, sabe dónde están las partes blandas de todos los mamíferos. Muchos flaquean con él en los brazos. Hay que inmovilizarlo para que entienda que ha sido vencido. Sin dañarlo, no se daña a un pájaro que vuela tan alto. Hay que mirarlo a lo profundo de su ojo de asombro, él debe vernos para entender que no es el único rey; luego hay que darle la vuelta a la cara y mirarle el ojo del miedo, él debe captar en nuestra mirada que no se daña un cóndor. Nuestro mensaje debe ser muy claro. No se debe soltar nunca el cóndor con miedo, hay que ser paciente y firme. Cuando se ha calmado, cuando ya está tranquilo porque entiende el juego, con mucho cuidado, de golpe, hay que dejarlo libre y algo de nosotros volará, se elevará y se perderá en el cielo con tan magnífica ave. Esto no es el fin, ni siquiera lo más importante del rito de «atrapar un cóndor». Lo inefable es lo siguiente: después debes regresar a tu pueblo y no contarle jamás a nadie que has atrapado un cóndor. Y el colofón: por tu conducta lo averiguarán tus paisanos. Deslumbrante rito iniciático que me provoca una asociación un tanto insólita pero creo que cierta. Puede que todos los maestros canteros, constructores de catedrales a lo largo del Camino de Santiago, enterrados en el cementerio de Noya sin más seña de identidad que el garabato con que signaban su obra, hayan capturado un cóndor (metafórico, claro) en su juventud, justo antes de ponerse en marcha.

Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Más en esta categoría: Boticas blancas con cascabeles »

2 comentarios

  • Enlace comentario maria martin arrondo Miércoles, 07 Mayo 2014 14:14 publicado por maria martin arrondo

    Preciosa la leyenda del cóndor.Gracias a
    Raúl Guerra por el artículo.
    Enhorabuena al autor del cuento Horacio
    Rodio.

  • Enlace comentario Horacio Rodio Martes, 08 Abril 2014 16:55 publicado por Horacio Rodio

    Soy el autor del cuento, le agradezco el comentario. Es hermoso escribir algo y recibir una devolución desde tan lejos.
    Un abrazo.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

«Las plagas, en efecto, son una cosa común, pero es difícil creer en las plagas cuando las ve uno caer sobre su cabeza.»
A. Camus

...

Sin prisas, pero con una gran constancia, Pilar Gascón se ha hecho un hueco importante en el mundo farmacéutico. Primero como farmacéutica comunitaria, pero al mismo tiempo tamb ...

Los farmacéuticos/as constituyen «la otra primera línea» de la batalla contra la covid-19, en la que no quedan al margen del ...

El sector farmacéutico ha demostrado su papel fundamental en la pandemia causada por el coronavirus. Los diferentes eslabones del sector –Farmaindustr ...

Después de dos meses de aislamiento en España y desde que Farmamundi activara su protocolo de emergencias el pasado mes de febrero, la ONG, con más de 25 años de experien ...

La actual crisis como consecuencia de la pandemia originada por el virus SARS-CoV-2 está teniendo unas consecuencias extraordinariamente graves tanto a nivel sanitario como económico y ...

El glutatión en la infección vírica1
El glutatión (GSH) es el principal antioxidante de las c&eacut ...

Imprescindibles en verano 2020

Mireia Ripoll Batlló y Joaquín Braun Vives,
Profesión

Tras los excelentes presagios que acompañaban el inicio de 2020, el inesperado estancamiento que ha supuesto la pandemia de la COVID-19 nos impele a encarar, enfundados de ilusión, el ...

Ácidos grasos omega-3

Mireia Ripoll Batlló y Joaquín Braun Vives,
Profesión

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, con un grupo carboxilo en un extremo (terminal alfa) y un grupo metilo en el otro (terminal omega). La nome ...

En el día a día del farmacéutico el dolor es uno de los principales motivos de consulta, y debemos saber indicar al paciente qué tipo de solución es la mejor para ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

El sekt es un vino espumoso poco conocido que está avanzando a pasos agigantados. La mayoría de los vinos alemanes o austríacos sekt se elaboran utilizando el método del ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Escribo este artículo a principios del mes de abril, cuando España ha alcanzado la tristísima cifra de trece mil muertes causadas por la COVID-19. Nadie sabe a ciencia cierta, a ...

Benito Pérez Galdós es un canario tan ligado a Madrid, que se le considera el autor clave para conocer la vida y los personajes del Madrid del siglo XIX. Tanto, que Del Valle-Incl&aacu ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.