Publicidad

banner-lainco

Publicidad

banner-lilly-septiembre

Publicidad

banner-vilardell


Tertulia de rebotica

Tiempo muerto

Es el espacio de tiempo, un minuto, que en baloncesto se solicita para recuperar el aliento y charlar del partido. Pasada tertulia de verano con José Fernández de la Sota a propósito de su recién salido Tiempo muerto, un libro de historias de escritores un poco raros sorprendidos en momentos no siempre decisivos de sus vidas, pero todos a punto de escribir el último capítulo de sus biografías (Jacques Rigaut con su Agencia General del Suicidio, ahí queda eso).

No es de extrañar que la charla derivara hacia últimas palabras y epitafios, breves epigramas de autoría dudosa. «!Un caballo! ¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo!», dicen que gritó Ricardo III de Inglaterra en el fragor del combate poco antes de hacer mutis. ¿Sí? ¿Y quién estaba allí para oírlo y vivir lo suficiente para contarlo? Tampoco la tranquilidad es fiable, ¿de veras el maestro Arrieta dijo: «Si al amanecer me dicen que he fallecido, no me chocaría nada»? Las grandes últimas frases para la posteridad suelen escribirlas los secretarios por encargo de la editorial, los parientes solemos oír suspiros más tenues, tan profundamente humanos como «estoy muy cansado», «me duele», «estoy triste», «¿por qué apagas la luz?». Frases más lapidarias son los epitafios y ahí sí se puede seguir más la pista de quien talló la piedra, tanto como para saber que el epitafio más popular del mundo, el de Julius Henry Marx, más conocido como Groucho, el que reza «Disculpe que no me levante», ni siquiera existe. Y que también es apócrifo e inexistente el que atribuyen al mismo Groucho para su suegra: «RIP, RIP, ¡Hurra!». El de Miguel Mihura en Polloe, el cementerio de San Sebastián, «ya decía yo que ese médico no valía mucho», también es falso. Como es auténtico el que mi amigo el gran poeta hipocondríaco se tiene ya escrito: «Sí, sí, hipocondríaco». No son las frases para la eternidad las que más nos emocionan, sino las sinceras, por ejemplo la de Miguel de Unamuno: «Solo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este ateo». Y la réplica paralela de Miguel Delibes: «Espero que Cristo cumpla su palabra». Quizá nos emocionen aún más las dedicadas con ternura por otra mano, como la de esa niñita desconocida en el cementerio de Torrecasar a la que alguien dice: «Que la tierra te sea tan leve como tú le fuiste a ella». Es cita de Marcial y acierto de sensibilidad extrema. Hay epitafios grandilocuentes que nos regocijan, he aquí una perla: «Aquí reposan los restos de un ser que aunó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad y todas las virtudes del hombre sin sus vicios». Es la dedicada por lord Byron a su perro. Y hay epitafios que nos regocijan como las películas de terror: «Aquí yace Jane Smith, esposa de Thomas Smith, marmolista. Este monumento fue erigido por su esposo en memoria suya y como modelo. Sólo cuesta 300 dólares». Un tema, este del tiempo muerto, que de ser tertulia de noviembre se hubiese hecho más dramático y existencialista. En tertulia de verano, tiempo ya ido, se encajan mejor algunos directos a la mandíbula. La patética sencillez de un anónimo: «Sombra, ni siquiera sombra». Y la reiteración también anónima de: «Como te ves yo me vi. Como te ves, te verás. Todo para en esto aquí. Esta es la mayor verdad». Vivirás en nuestra memoria, solemos decir los deudos, y el descanse en paz es imbatible. No soy autor de epitafios, después del quevedesco de Luis Carandell para sí mismo, «Fuit» («fue» en latín), cualquier otro me parece frívolo. «The End» («fin» en el cine) es el de Buster Keaton.

Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

No aprendemos. Nos emocionamos con los desfiles que llenan los senderos de gloria, las canciones acompañan a los jóvenes e invocamos a la divina verdad para tejer los uniformes y los e ...

Como presidenta del comité organizador del IX Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios (www.congreso-sefac.org), me siguen preguntando por la decisión de no suspender o r ...

Cuenta Regina Revilla que, en los primeros años de la carrera de Farmacia, lloraba encima de los libros, pero que, como tenía una beca, estudió sin parar y acabó con prem ...

Aunque el uso del término «depresión posvacacional» está muy extendido, desde el punto de vista científico resulta más oportuno referirse a un trastorn ...

Este año la vuelta al cole ha sido muy diferente a otros años y ha estado marcada por las medidas que los centros han tomado para evitar la propagación del coronavirus SARS-CoV- ...

El ciclo de vida es el proceso vital de un organismo que va desde el nacimiento hasta su muerte. De manera general, este ciclo se divide en cuatro etapas: nacimiento, desarrollo, reproducción ...

En el anterior artículo de esta serie (

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Dentro del mundo de los vinos, hay una pequeña zona llamada Franciacorta situada en la provincia de Brescia, en la región de Lombardía. El nombre de Franciacorta define tres con ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Aristóteles decía que la naturaleza tiene horror al vacío, un concepto que fue ridiculizado por Blas Pascal cuando preguntó irónicamente: «¿Y lo aborr ...

Como regla general, parece que la duración de la vida de los animales está relacionada con su tamaño al alcanzar la edad adulta, de manera que, cuanto más grande es la es ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.