Publicidad

banner-lainco


Tertulia de rebotica

Clausura feroz

«Secuencia de una pesadilla en el subsuelo» hubiera podido titularse la película de ser ficción. En Madrid, en una de las infinitas e inmisericordes huelgas del metro (Línea 8, parón en seco en el túnel antes de Colombia estación), seiscientas personas quedaron durante más de una hora atrapadas/enlatadas en sus vagones sin saber si existía un protocolo de salvamento en caso de atrapamiento colectivo.
Parón, calor, ansiedad y poco a poco los nervios, o sea el camarote de los Marx transformándose en Trenes rigurosamente vigilados. Ante esas imágenes previas al exterminio tratas de no pensar en nada, inviable ejercicio el de no pensar en nada que despierta nuestros más patéticos recuerdos, peor que cuando..., ¿cuándo? ¿Cuándo aquella avería en el ascensor? Estás dentro y ojalá no seas noticia de primera plana. De pronto toda la gente de gris, de luto riguroso, antipáticos poco solidarios. Sin duda el infierno son los otros y el porvenir el de Witiza. Ojalá no se vaya la luz, la oscuridad es el más profundo de los miedos instintivos, los de aplastamiento e incertidumbre son adquiridos. No pienses, ten paciencia y sangre fría. Habías quedado a las 7 pero no importa, el retraso es ya lo de menos. Intentas llamar por teléfono, pero no hay cobertura, tampoco le des importancia. Suspira, el suspiro es relajante para fatigas varias, y aquí se acumulan variadas. Qué hacer con el cuerpo cuando está rodeado de tantos cuerpos extraños y no en cola de rebajas, ni entre el público del concierto, ni en los empujones del semáforo; qué hacer cuando ni siquiera sabes dónde apoyar las manos para descansar los pies cuando sentarse en el suelo puede ser peor remedio por si se produce la estampida. Por contraste, sin contrapunto ninguna situación se visualiza, tantos solitarios en sus casas ansiando la compañía de alguien, una presencia de alguien aunque sea un vendedor de biblias, cien años de soledad, enfermos, viudas o viudos a los que ni siquiera sus hijos. Esa amiga que me dice a punto de llorar: «Tu visita es mi mejor regalo de Reyes». Nadie le había regalado nada. Solitarios que hubieran enloquecido de sobredosis en este vagón de metro. Mucha gente padece claustrofobia sin saberlo, ese pánico que cualquier detalle puede derivar a histeria agresiva con violencia fuera de control cuando los sufrientes son varios y apretados. Ya nadie baila rozándose tanto y cada contacto se recibe como una agresión. Se disuelven las sonrisas y el gesto se agría. Las palabras se vacían de bálsamo y ni siquiera, para perderlo, nadie habla del tiempo porque la pregunta clave sería: ¿Cuánto tiempo nos van a tener aquí encerrados? Y la respuesta se formularía con otra pregunta inquietante: ¿Resistiremos sea cual sea ese tiempo? No importa llegar tarde a casa o retrasarse en esa ansiada cita amorosa o médica, lo importante es salir de este encierro y mover los pies, no salir con los pies por delante. Los ruidos. Ese oído atento a cualquier sonido exterior, ni cruce de trenes ni sirenas, solo el fragor estertóreo de tantas gargantas, tanto cabreo y niños llorando. Que no se vaya la luz. Sería terrible tener que romper los cristales blindados de estas ventanas y asomarse al exterior, avanzar a tientas por el túnel de Sábato y competir con o como las ratas. Los lemmings suicidándose colectivamente, no piense en nada, paciencia y sangre fría aunque bien sepas que nadie baja indemne de una cruz. Escuchen, alguien viene, mantengan la calma. Por fortuna la hora no es tan hora punta como hubiera podido ser, de ahí que en el parte del Samur solo hubiera 14 casos de histeria, cinco desmayos nerviosos, dos heridos leves y un parto prematuro. El infarto mortal del día siguiente no se contabiliza.
Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.