Publicidad

banner-lainco


Tertulia de rebotica

A propósito de Hopper

Puede que mi pintor «encubierto» favorito sea Edward Hopper (1882-1967). En cubierta o portada la reproducción de alguno de sus cuadros. El magnetismo de su equívoco realismo me fascina y en su día elegí para la portada de mi Copenhague no existe, para su edición de bolsillo, un fragmento de su Las once de la mañana.
Desolado cuarto de estar, viejo butacón confortable, la mujer desnuda mira a través de la ventana abierta y en ese enigmático mirar se sustancia todo el poder pictórico de Hopper. Habló poco, escribió menos y nunca cambió de mujer, su mujer es la modelo de todos sus cuadros. Sus más importantes cuadros, hoy, en la magnífica retrospectiva del Thyssen-Bornemisza. Todos menos, vaya por Dios, el más «encubierto» del mundo occidental. Falta Nighthawks, literalmente «halcones nocturnos» y «noctámbulos» en su título en español. Bastó ese lienzo para fundar una mitología. Cuatro noctámbulos bajo la cruda luz de los neones de un bar del Greenwich. Los expertos y Álvaro Bermejo dicen que representa la mayor expresión del pesimismo estadounidense, pongamos the dark side of de american psyche, su lado oscuro, y es su capacidad de concatenaciones «encubiertas» lo que me fascina. Hopper se inspiró para pintarlo en el relato Los asesinos, de Ernest Hemingway, y Robert Siodmak se inspiró en relato y cuadro para rodar sus Forajidos. La fuerza del ámbito que proporcionan los colores planos, y la gélida luz que los entenebrece, hizo que Ridley Scott, durante todo el rodaje de Blade Runner, llevase en el bolsillo una foto del cuadro noctámbulo para insistir en el ámbito que deseaba para cada secuencia de su película. Se cuentan por centenas los ámbitos de Hopper que se han reproducido de una u otra forma, del póster a la película, y es tan extraña fuente de vitalidad lo que me fascina. La imagen que casi todo el mundo ha visto, aunque desconozca su procedencia, es la siniestra mansión de Psicosis, de Alfred Hitchcok, ese tejado abuhardillado a lo segundo imperio, que no es más que la hopperiana Casa junto a la vía del tren. Realista no de la anécdota sino del silencio, de la mirada de quien aguarda en silencio. Una tensión extrema en sus desoladas habitaciones. La que salta entre la idea de estar de paso y la voluntad de quedarnos, de permanecer en ese «no lugar» (siempre se supone hotel o pensión) que sugiere la última estación de un tren a la deriva. Cedo parte de esa mirada de voyeur a la reflexión moral de Bermejo. El mundo sigue haciendo girar desgracias a nuestro alrededor y nada espera de nosotros, devolvámosle su indiferencia con un gesto de desdén ante el desfile de sus banderas de la infamia. La impasibilidad de los personajes de Hopper encierra una lección moral: ¿Quién habla de victorias?, lo importante es sobrevivir. Lo soportaremos todo sin más amarres que el de una taza de café y un cigarrillo, parecen decir los personajes de Nighthawks, desplazados noctívagos y nocherniegos. Nuestro lugar es esta esquina al borde del vacío donde triunfos y derrotas quedan atrás. Y toda mi historia cabe en una pincelada, añaden, suponiendo a alguien con ganas de pintar algo así. No fue surrealista, no fue abstracto, no fue nunca sublime y muchos críticos se irritaron por esa insistencia en detalles aparentemente accesorios. A Edward Hopper puede discutírsele su cualidad de pintor, pero lo que está fuera de toda duda, a pesar de que habló poco y escribió menos, es su condición de máximo narrador norteamericano del siglo XX. Algo así.
Valorar este artículo
(1 Votar)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.