Publicidad

banner-lainco
  • Nosotros o el caos: Nápoles

  • Contrato de cuentas en participación

  • Relaciones «win to win» con la industria

  • 1
  • 2
  • 3

Que 30 años no es nada

Veinte años no es nada, dice Gardel, que cada día canta mejor (y no lo digo, es algo conocido). Treinta tampoco es nada, al menos en el sentido que lo canta Carlitos (tampoco lo digo yo, es popular), pero es mucho para una iniciativa que nació como quien no quiere la cosa; a ver si salía. Y vaya si salió.

En 1987, cuando algunos de ustedes no habían ni nacido, se fueron de Erasmus algo más de tres mil estudiantes ¡en toda Europa! Entre los primeros que se fueron había poco más de una decena de españoles. Ustedes no lo saben por eso de que no habían nacido, pero en esto, 30 años sí son algo, y en los 80 no todo era Almodóvar y Los Secretos, y desde luego salir a estudiar fuera era algo más raro que ver a Alaska comerse un moco en pantalla (por otro lado, es un peliculón). Hubo pioneros, que ese primer año se fueron a Grecia, a Inglaterra o a Francia, cuando no sabía qué era eso del Erasmus ni Manuel Marín, y miren que lo había fundado. Desde aquellos locos, que han abierto el camino de otros muchos como yo, y espero que algún día como ustedes, ya van casi cuatro millones (los datos llevan más retraso que el AVE a Galicia) de europeos moviéndose de aquí para allá (los 3 millones se cumplieron en 2013, los 2 en 2009, el primer millón, en 2002). En el último curso se fueron unos trescientos mil, es decir cien veces más que el año en que se fueron esos primeros locos.

No es que quiera yo celebrar el cumpleños del Erasmus como si me fuese la vida en ello. Aprovechando la efeméride todos los europeístas que todavía se atreven a decirlo en público han salido a sacar pecho, entre otras cosas porque, como ya hemos contado otras veces, el Erasmus debe ser de las cosas que mejor han funcionado como pegamento comunitario y en la lucha contra los escépticos. Y ojo, que tampoco lo digo yo esto, lo dicen los datos. Según un estudio que evalúa el impacto del Erasmus, uno de cada tres estudiantes de nuestra querida beca tiene una pareja de otra nacionalidad y uno de cada cuatro la encontró durante su estancia en el extranjero. Yo no lo hice, mi pareja tampoco y es de Moratalaz de toda la vida, así que solamente quedan por ahí usted y su media naranja para cumplir el cupo. El mismo estudio dice que desde 1987 han nacido un millón de bebés «por culpa» del Erasmus. Un millón de europeos de tomo y lomo.

Pero “fabricar” europeos y mezclarse con los vecinos de la zona no son las únicas motivaciones, o las únicas ventajas de la beca. Hay una, no menor en los tiempos que corren, que tiene que ver con la inserción laboral tras la estancia en el extranjero. Sé que ustedes son estudiantes y habrá alguno que quiera exprimir la naranja universitaria hasta que no queden más que las pieles, pero hay que ir pensando en eso del trabajo. Dice la Unión que los Erasmus tienen la mitad de posibilidades de sufrir desempleo de larga duración. Además, cinco años después de haber terminado la beca, la tasa de paro es 23 puntos inferior a la de los universitarios que no se van. Esto es bueno. Pero los ex Erasmus tienen mejores perspectivas profesionales; dice el que escribió el estudio que el 92% de los empresarios busca «algunos de los rasgos de la personalidad que promueve el programa»; esos intangibles de los que hablamos aquí a veces pero que, francamente, me resulta un poco complicado medir como sí hace el estudio. En cualquier caso, cita entre ellos la tolerancia, la confianza en uno mismo, la capacidad de resolver problemas, la curiosidad, la conciencia de las propias virtudes y defectos, y un carácter decidido. Y una última cosa respecto al trabajo, los Erasmus son más echaos «pa’lante». Cuatro de cada diez cambian de trabajo o de país de trabajo en los cinco primeros años tras graduarse, el doble que los que no van de Erasmus.

Todo esto está muy bien, pero hay números que hay que denunciar y que después de 30 años no han mejorado. No es fácil coser Europa, y más esta Europa; sobre todo si tenemos en cuenta que la beca llega a una minoría de la comunidad universitaria. Menos de uno de cada diez estudiantes recibe una beca. El objetivo para 2020 es alcanzar el 20%, aunque si les soy sincero, hay que verlo. Entre otras cosas, porque entre las sombras debemos colocar la cuantía de la beca, en general, aunque ya saben que en España cada Comunidad es un mundo en sí mismo. Ir a costa de los padres limita mucho la grandiosidad del Erasmus. Aunque a los 30 uno ya está mayor para cambiar mucho, se puede. ¡Vaya sí se puede! Así que todo es ponerse; seguir tejiendo la red de contactos entre centros y poner ganas (y dinero).

Pero estamos celebrando un cumpleaños y los treinta, como casi todas las cifras redondas suponen una pequeña crisis existencial, así que no es el momento de sacarle los colores al homenajeado. No se crean que estoy aquí celebrándolo solo; hay toda una serie de actividades previstas para este año y hay mucha gente que ha querido sumarse a la fiesta (pasa siempre que alguien invita a su casa, y de Erasmus más). Empiezo por esto último, por los que se han sumado a felicitar al flamante treintañero, que son normalmente, amigos de la infancia. La primera ha sido la representante europea de Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, que publicó un vídeo explicando lo que supuso para ella su Erasmus en Francia.

Por supuesto le han felicitado desde todo tipo de instituciones, sobre todo las europeas (o sea mamá o papá).

Y, claro, el Erasmus+, que es algo así como su hijo, o su sucesor.

Actividades habrá muchas, pero en España empiezan en febrero de 2017. Habrá foros, actividades, conferencias, diálogo, debates y exposiciones entre Erasmus de hoy, de ayer y de siempre, tanto nacionales como internacionales. Es decir que quedaremos los de aquí con los de aquí, con los de allá, y los de maracuyá. Todavía no se conocen las fechas concretas de muchas actividades, pero si les interesa escuchar batallitas suscríbanse aquí.

Dentro de los amigos, le pueden poner la cruz a algunos de esos cuatro millones, los más, que todavía no han felicitado el cumpleaños a la criatura. Les daremos tiempo. Ustedes no lo saben, pero la generación Erasmus, aunque ya vamos casi por la segunda generación, está en todos lados. Desde la política, al cine, pasando, evidentemente por la universidad y los medios de comunicación. Por ejemplo, «la nueva política» se fue en su momento de Erasmus; tanto Pablo Iglesias como Albert Rivera son reconocidos Erasmus. Pero la «vieja» también, la actual ministra de Sanidad, Dolors Montserrat (que anunció un Erasmus en España para estudiantes de Bachillerato) estuvo seis meses en Ferrara, en Italia. Pero esto no es solo cosa de políticos; Dominic West, el actor (que a los seriófilos no les tengo que explicar que es Jimmy McNulty en The Wire), es otro Erasmus famoso.

En fin amigos, demasiadas emociones para los que vemos crecer al niño, aunque ya le cogiésemos mayor. Solo espero que se sumen a la fiesta, y que dentro de 30 años sean ustedes los que cuenten batallitas, invitados en cualquier coloquio. Y que siga cantando Gardel, que para entonces será excelso.

Información adicional

  • Botón Créditos: http://
Valorar este artículo
(28 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

«Las plagas, en efecto, son una cosa común, pero es difícil creer en las plagas cuando las ve uno caer sobre su cabeza.»
A. Camus

...

Sin prisas, pero con una gran constancia, Pilar Gascón se ha hecho un hueco importante en el mundo farmacéutico. Primero como farmacéutica comunitaria, pero al mismo tiempo tamb ...

Los farmacéuticos/as constituyen «la otra primera línea» de la batalla contra la covid-19, en la que no quedan al margen del ...

El sector farmacéutico ha demostrado su papel fundamental en la pandemia causada por el coronavirus. Los diferentes eslabones del sector –Farmaindustr ...

Después de dos meses de aislamiento en España y desde que Farmamundi activara su protocolo de emergencias el pasado mes de febrero, la ONG, con más de 25 años de experien ...

La actual crisis como consecuencia de la pandemia originada por el virus SARS-CoV-2 está teniendo unas consecuencias extraordinariamente graves tanto a nivel sanitario como económico y ...

El glutatión en la infección vírica1
El glutatión (GSH) es el principal antioxidante de las c&eacut ...

Imprescindibles en verano 2020

Mireia Ripoll Batlló y Joaquín Braun Vives,
Profesión

Tras los excelentes presagios que acompañaban el inicio de 2020, el inesperado estancamiento que ha supuesto la pandemia de la COVID-19 nos impele a encarar, enfundados de ilusión, el ...

Ácidos grasos omega-3

Ave Mari Aburto, Elena Castiella,
Profesión

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, con un grupo carboxilo en un extremo (terminal alfa) y un grupo metilo en el otro (terminal omega). La nome ...

En el día a día del farmacéutico el dolor es uno de los principales motivos de consulta, y debemos saber indicar al paciente qué tipo de solución es la mejor para ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

El sekt es un vino espumoso poco conocido que está avanzando a pasos agigantados. La mayoría de los vinos alemanes o austríacos sekt se elaboran utilizando el método del ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Escribo este artículo a principios del mes de abril, cuando España ha alcanzado la tristísima cifra de trece mil muertes causadas por la COVID-19. Nadie sabe a ciencia cierta, a ...

Benito Pérez Galdós es un canario tan ligado a Madrid, que se le considera el autor clave para conocer la vida y los personajes del Madrid del siglo XIX. Tanto, que Del Valle-Incl&aacu ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.