• Nosotros o el caos: Nápoles

  • Contrato de cuentas en participación

  • La gestión de horarios y turnos en verano

  • 1
  • 2
  • 3

Brexit: Unión Europea no, Erasmus ¿tampoco?

Es raro que no hayamos hablado de este tema en profundidad (y en esta revista se habla de este tema y muy bien además). Lo hemos soslayado como si las decisiones que afectan a Europa no tuviesen consecuencias en nuestro libro. Pero las tienen, y no precisamente pocas, porque, que uno de los 28 del club se vaya es importante y más aún si ese uno es de los que más lleva y más pinta, aunque siempre nos haya querido poco. Poco y mal.

Quizás eso sea lo que explique ese título de archienemigos que les contaba hace unos meses y que no era mío sino aprendido. Pero sí, hay que hablar del Brexit y de sus consecuencias para esta Europa y, sobre todo, para esta beca Erasmus que tratamos con tanto afán. Porque ya sabemos que hay países y ciudades, desde Madrid a París, pasando por Milán o Varsovia, a la caza de las empresas y los bancos que salen de la City londinense, pero ¿qué va a pasar con nosotros? ¿Nos van a aceptar? ¿Podremos seguir yendo? Es cierto que no tenemos el atractivo de los millones de libras, ni el glamour de los profesionales de las finanzas, pero el intercambio de estudiantes tiene su punto.

Hecho este preámbulo, algo tramposo no les voy a engañar, hay que tranquilizar a los adeptos y a los defensores del intercambio estudiantil y más con Reino Unido (como yo mismo). No se va a cumplir aquello de que el Erasmus, como los kleenex, es una marca indisoluble que agrupa todas las becas europeas, pero intercambio va a seguir habiendo. Al menos de momento no nos han tachado de la lista de cosas que abandonar cuando dejen Europa. Tienen otras prioridades, o tienen entre sus prioridades mantenernos en sus oraciones. Lo contó hace unos días el embajador de Reino Unido en España, Simon Manley, en la V Feria de Educación Británica de Madrid (o sea en territorio amigo). Manley quiso tranquilizar a los 500.000 estudiantes que visitan cada año su país, de ellos 10.000 españoles, y fue bastante tajante. «Tendrán las mismas condiciones económicas y ayudas, un compromiso de nuestro país, donde uno de cada seis universitarios es extranjero, parte fundamental de la riqueza de nuestro sistema educativo», aseguró. Nuestro amigo Manley dijo en las jornadas que era «muy fan del Erasmus», y como nosotros también lo somos y además nos gusta que lo diga tan abiertamente, vamos a volver a viajar a su país. Porque Manley nos cae bien, el Erasmus nos gusta y el Reino Unido, ¡nos encanta!

Bath
Pese a mi entusiasmo británico de hoy, ya les conté que las opciones de ir al Reino Unido son pocas, pero, como siempre, buenas. Hoy vamos a viajar, metafóricamente, hasta Bath, algo que, de momento, solo pueden hacer los proyectos de farmacéuticos que estudien en el CEU de Madrid. Pero no pasa nada, hay que venderlo también. Vaya por delante que, según la web de la Universidad española, solamente pueden ir los estudiantes de cuarto de carrera. Absténganse los que se hayan pasado y espérense los que no han llegado.

Bath está 150 kilómetros al oeste de Londres y a solo 20 de uno de los grandes nidos de españoles en Reino Unido (uno de tantos, al menos mientras no se ejecute el Brexit), Bristol. Claro que Bath no es Londres, ni siquiera Bristol, es bastante más pequeño; hay 90.000 batonienses censados (adoro aprender gentilicios que nunca volveré a usar). De ellos, la Universidad aporta un buen número, más de 16.000, de los que 400 son de intercambio (no solo Erasmus, intercambios en general). Además, en las afueras, hay otra Universidad, más pequeña, y a la que no podemos ir los farmacéuticos, pero que aportan a esta causa, son 7.000. Mi suma de cada mes, de cada día que quiero convencerles de las bondades de un destino: ciudad con más de un 25% de estudiantes. O sea 1 de cada 4. Señoría, no añadiré nada más. Bueno, miento, sí lo voy a hacer, quedan muchas cosas que contar. Bath es una de las 10 mejores universidades del Reino Unido, según The Guardian (un periódico inglés muy conocido). Será la 10ª en 2017, aunque en 2016 era la 5ª, lo que deja claro que, aunque está peor de lo que estaba, está bien.

Alojarse, comer, moverse, vivir en general, no es barato. Pero dicho esto, como hay que vivir, y dormir y comer, la primera opción debe ser pedirle a la Universidad que nos den la residencia. Porque el campus tiene muchas comodidades dentro y la residencia entre ellas, y es de esos sitios que en Bath conviene no perderse. Porque, ¿qué mejor manera que estrechar lazos que en la compra, el gimnasio, los campos de fútbol, la biblioteca o, quién sabe, los bares? Porque esa es otra cosa que conviene tener en cuenta, la primera semana es el momento de apuntarse a cosas; a las que sea. La Universidad te ofrece clases, cursos y eventos gratis. Apunten la cita. Ahora bien, si no les interesa vivir en el campus, corazón y alma de esta ciudad, hay más opciones para encontrar alojamiento (aquí, aquí o aquí, por ejemplo) y no las borren de sus agendas, porque no siempre van a tener suerte. Pero ya saben, buscar con tiempo, poner cara de Erasmus e insistir mucho son mis consejos.

Moverse no es tan horrible. Hay abonos de transporte para estudiantes, que rondan las 60 libras por tres meses, es decir, 67 euros. Viajar hasta allí desde Madrid, que de momento es la única opción de intercambio con Bath, es complejo, porque no es directo. Como les decía al principio, Bristol y Londres son las mejores ideas. A Londres hay vuelos que van desde lo más caro a lo más barato, pero hay todos los días y casi a todas horas. Desde allí, un tren a Bath. Hay vuelos más caros a Bristol, pero si son previsores también pueden encontrar buenas ofertas.

Llevar a la familia a ver cosas bonitas les va a resultar fácil. Bath ya era Bath, o algo así pero en latín, cuando los romanos eran Imperio. Hay unas preciosas termas romanas que encantarán a amigos y familiares. No tiene fallo esa visita. Pero no todo lo visitable es tan viejo. Tampoco dejen de ver y de enseñar el Royal Crescent, la Abadía o alguno de los puentes que cruzan el río Avon.

Vamos al apartado salir, que no puede faltar en esta guía práctica. Les recomendaría días para salir, pero al final, cada Erasmus y cada estudiante Erasmus, es un mundo. A algunos, si les digo miércoles y viernes les parecerá poco y a otros demasiado, así que yo les diré sitios y ustedes vayan cuando quieran. Second Bridge es el sitio top (a veces les hablo de esto y me siento mayor y fuera de lenguaje, pero me esfuerzo, se lo prometo). Al menos es lo más parecido a lo que en España entendemos por garitazo (si es que esta palabra se sigue usando). Otros años, al menos eso dicen mis notas, los españoles, que son un clan en cuanto pasan el arco del control de metales del aeropuerto, se reunían los miércoles en Opa (que en inglés no sé qué será, pero en alemán es abuelo); los días de morriña o los que quieran cantar canciones de nuestra rica cultura popular, vayan allí. Después hay todo un calendario de horas felices por el campus y otros puntos de la ciudad, que tienen que agendarse y que sería difícil que yo les explicara bien; quédense con ese concepto. Happy hour de pintas de cerveza.

En fin, como verán es otra ciudad a la que cualquiera querría irse sin dudarlo. Aunque no seamos Eramus allí. Que nos llamen de otra manera, pero que nos dejen ir.

Información adicional

  • antetítulo:

    Diario de un Erasmus

  • autores: Guillermo Reparaz de la Serna
  • info-autores: Responsable de la Oficina Erasmus. Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid
  • Botón Créditos: http://
Valorar este artículo
(42 votos)
  • Modificado por última vez el Lunes, 04 Diciembre 2017 11:55
  • 1 comentario

1 comentario

  • Enlace comentario Ignacio Martes, 15 Noviembre 2016 19:29 publicado por Ignacio

    Pero va a seguir habiendo erasmus de países de la comunidad europea en Gran Bretaña?

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

La noche puede ser muy larga y negra, pero siempre acaba saliendo el sol. Sin estridencias, el alba se asoma por el horizonte para anunciar que un nuev ...

Laura Tuneu y Amaia González estudiaron Farmacia, pero ambas han decidido reorientar su carrera profesional. Laura es ahora médico endocr ...

El pasado mes de junio Jesús Aguilar renovó su cargo al frente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. En esta ...

M.ª Luisa Carrillo es la farmacéutica titular de la farmacia La Vega, una farmacia abierta siempre. Las 24 horas del día, los 365 d& ...

Llega el verano, el buen tiempo y las vacaciones. Algunas personas cambian temporalmente de residencia y otras se preparan para emprender algún ...

Bélgica
En este país, con unos 11,5 millones de habitantes y 4.875 farmacias ...

Nuestra última entrega terminó con un cliente que había realizado su primera compra de un producto tras un proceso al que llamamos ...

Acostumbrados normalmente a noticias agridulces en lo que a fiscalidad se refiere, con la llegada de la resolución emitida por la Direcció ...

La enfermedad de Parkinson es un proceso crónico y degenerativo neuronal progresivo del sistema nervioso central (SNC) que conlleva una disminuc ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

Cuando llega el buen tiempo y la época de playa, a todo el mundo le apetece un buen arroz. Pero ¿qué vino beberemos con el arroz? ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Discreta como pocas, constante como nadie, Elena hace un trabajo de hormiguita desde hace muchos años, desde que la conozco. Desde mis tiempos d ...

Decía Max Aub que cada uno es de donde hace el bachillerato. En ese caso yo sería caraqueña, porque fue allí donde curs&eac ...

 

Lo más leído este mes

Farmacéutico de familia: un nuevo servicio de los farmacéuticos comunitarios belgas


La farmacia en el mundo

BélgicaEn este país, con unos 11,5 millones de habitantes y 4.875 farmacias comunitarias, los pacientes casi siempre tienen cerca…
Visto 12855 veces

Estudiar una segunda carrera


El color de mi cristal

Laura Tuneu y Amaia González estudiaron Farmacia, pero ambas han decidido reorientar su carrera profesional. Laura es ahora médico…
Visto 2624 veces

Las farmacias cambiarán los medicamentos con valsartán afectados por la alerta de la AEMPS


Crónicas

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha habilitado una nueva vía para facilitar la sustitución de los…
Visto 2147 veces

Solares: consejos desde la oficina de farmacia


Profesión

La radiación solar es fuente de vida indispensable para los seres vivos. Nos ayuda a sintetizar la vitamina D…
Visto 1782 veces

Primera ECOE para los estudiantes de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera


Crónicas

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad CEU Cardenal Herrera ha realizado la primera prueba ECOE…
Visto 1656 veces

La gestión por categorías


La fórmula del éxito

La gestión por categorías se resume en el proceso por el cual se gestionan las diferentes categorías como unidades…
Visto 1450 veces

Dermatitis atópica: definición, consejos prácticos y tratamiento


Profesión

La dermatitis atópica, también conocida como «eccema atópico», es una enfermedad dermatológica inflamatoria crónica que afecta de manera predominante…
Visto 1441 veces

La base de datos de la farmacia: ¿cómo sacarle partido?


Gestión para novatos

La base de datos o BBDD de la farmacia se puede convertir en uno de nuestros principales activos, ya…
Visto 1412 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.