• Andrea Nicita, boticaria argentina

  • Fiscalidad de los planes de pensiones

  • Cómo lograr un buen posicionamiento en una web de farmacia

  • 1
  • 2
  • 3

El sur también existe (II)

Hace dos años rescaté estos versos de Benedetti para hablarles de Italia. 730 días después, tristemente, no necesito excusa para ir hasta allí. Hace unas semanas (dependerá de cuando lean esto) la tierra volvió a moverse debajo de nuestros vecinos y el goteo de muertos ha llegado casi hasta los 300.

Tristemente me he acordado de Italia, y de la Umbria, donde, ya les he contado alguna que otra, estuve yo de Erasmus. El trágico triángulo que forman la tristemente famosa Amatrice, Arquata y Norcia (aunque el terremoto se notase en muchos más sitios) implica a tres regiones italianas, Lazio, Marche y Umbria. Esta última, cuya capital es Perugia, es una zona de especial conflictividad sísmica y una gran olvidada de Italia, a pesar de ser medio norteña. Pero en la Umbria hay un sentimiento regionalista que hace que sea no solo la región de la ciudad Perugia y sus calles empinadas, sino también de la remozada Asís y la Basílica de San Francisco, de Gubbio y sus fiestas y sus vinos, de Castiglione y su enorme lago Trasimeno, de Foligno, paradójica estación de referencia del tren de la región y de Norcia. Y ahora más que nunca de Norcia, y Amatrice y Arquata. Porque hay varias Italias, salvo en días como este. Y como Italia en general, pero Umbria en particular, fue y será siempre mi casa, mi humilde y escaso homenaje a los que se fueron por los funestos deseos de la tierra será volver a casa. A mi casa.

Camerino
Y muy cerca de toda la región de la que hablamos está Camerino, a la que también golpeó el terremoto, aunque solo causó daños materiales (fue la ciudad sin iglesias, según la prensa local). Camerino es un pueblo, porque no podemos llamarlo ciudad, incluso demasiado pequeño para tener universidad, pero la tiene (es un poco como lo de los aeropuertos en España, pero en versión transalpina). Es más, la localidad tiene unos 7.000 habitantes y la universidad 6.000 estudiantes. Pero el dato, no les voy a engañar, es un poco tramposo, porque hay varias sedes. Veterinaria, por ejemplo, está en la vecina Matelica. Farmacia sí que está en Camerino, pero para conocer (más) gente van a tener que hacer ronda por la zona. Porque toda la comarca, tanto Camerino como Matelica, tiene vidilla solo 9 meses al año; los que dura el curso. Nuestra facultad, aunque desconocida, quedó mejor colocada que centros de más renombre como Bolonia o Roma, entre los centros que ofrecen estudios de Farmacia. Ahora, no les quiero engañar, ni Camerino, ni su vecina, ni el pueblo de más allá, es Ibiza, ni Mikonos; no sé si me entienden. Pocholo Martínez Bordiú y su mochila nunca pasarán una temporada en Camerino. Dicho esto, la Facultad de Farmacia tiene 1.100 estudiantes, que no digo yo que les vayan a conocer a todos, pero como decía el chiste, si nos organizamos, pillamos todos.

Vivir en Camerino es barato. Más barato que en Madrid, pero menos que en una ciudad media española. Es decir, es caro para ser pueblo. La residencia, o mejor dicho las residencias, está por debajo de los 200 euros al mes, con internet, agua y luz incluidos en el precio. Hay seis en toda la localidad, no todas igual de buenas. No es una opinión mía, son cosas que me cuentan, pero si les cae una cosa llamada Mattei, no van a dormir en el Ritz. Sin embargo, en una de las dos sedes de Mattei está la mensa central, que para los que no estén familiarizados con el italiano, es el comedor. Y se come bien, a las horas que se come en Europa eso sí, que esto de los horarios ya lo hemos discutido más veces y somos libres, como el sol cuando amanece, pero los italianos no cenan a las diez de la noche. Apréndanlo, no les van a esperar. Les dan una tarjetilla, la recargan y comen. Cierra los fines de semana, que será cuando, paradójicamente, cocinen macarrones en casa. Los italianos que estudian toda la carrera en Camerino, los cuatro o cinco años, o lo que diga Bolonia, no suelen estar siempre en residencia. Muchos de ellos pasan allí el o los primeros años y luego se mudan a un piso en «el centro», aunque todo sea un poco el centro. Buscar piso desde aquí no es lo que era antes: se puede hacer a través de Internet, aunque hay riesgos claro. Llegar allí y buscar es otra opción, todo depende de la manga ancha que les den sus familias para correr riesgos y las ganas que tengan ustedes de asumirlos.

Llegar hasta Camerino es relativamente complejo. Es decir, no se sientan en Barajas o el Prat y llegan a Camerino, entre otras cosas porque mucho hace teniendo universidad. Sería demasiado española si además de universidad se hubiese construido su propio aeropuerto. Cerca, eso sí, están los de Bolonia o Perugia, con precios muy dispares (más barato el primero). El vuelo más económico será siempre a Roma, aunque luego tendrán que combinarlo con un autobús o la maravillosa red de trenes secundarios italianos, que recorren esa zona.

Es muy aconsejable viajar. Los pueblos de Marca, la región de Camerino, son preciosos. También los de la vecina Umbria, mi casa. En invierno, y a pesar de las malas carreteras, la nieve los tiñe de blanco y les da un encanto a sus medievales calles que hay que ver. Por ejemplo, antes de que lleguen las nieves, en Halloween, visiten Corinaldo, a 80 kilómetros de la que será su casa. Es fiesta grande en la región y llega a ser hasta agobiante, de toda la gente a la que se le ocurre la misma idea que yo les doy. Si gozan de más tiempo aún, y confío en que sabrán organizarse, desde Ancona, a 110 kilómetros de Camerino, salen ferris que van a sitios maravillosos. A Corfú, a Zadar, a Split. Yo, si les soy sincero, perdí ese tren, o mejor dicho ese barco, y está demasiado cerca para desperdiciar esa oportunidad. Y les aconsejo viajar, no porque Camerino, allí arriba, alzado sobre una montaña, no sea bonito, que lo es, sino porque se ve rápido.

En esas dos italias de las que hablamos siempre, Camerino es más norte que sur (paradójicamente, por el título de este artículo), dentro de que es Italia, y nada tiene que ver con la escuela sueca. Como escuela, aparte de la buena farmacéutica, será una gran escuela de italiano. Siempre será mejor no parapetarse entre los españoles y aprovechar la inmersión (lingüística) y traerse entre los recuerdos, los viajes, y los aprobados, un italiano muy decente. Porque de todos los sitios se sacan cosas buenas.

Información adicional

  • antetítulo:

    Diario de un Erasmus

  • autores: Guillermo Reparaz de la Serna
  • info-autores: Responsable de la Oficina Erasmus. Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid
  • Botón Créditos: http://
Valorar este artículo
(39 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

Existen muchos enigmas que no se resuelven si antes no se puede determinar el orden de aparición del huevo y de la gallina. La lentitud en la im ...

Aina Surroca, vocal del COF de Barcelona, y Juan del Arco, director técnico del COF de Bizkaia, expresan con diferentes argumentos la importanci ...

Antonio Bernal lleva algo más de dos años al frente de la Alianza General de Pacientes, desde la que batalla para dar más visibili ...

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International ...

La llegada del invierno trae consigo bajadas de temperatura que producen un aumento en la frecuencia de patologías relacionadas con el tracto re ...

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) son un grupo de fármacos que están comercializados desde los inicios de los años 80. ...

El envejecimiento «es la consecuencia de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo ...

What Why How
¿Qué sentido tiene hacer lo que haces, si no lo transmites a tu ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el ...

La historia de la uva y el vino en América no puede entenderse sin hablar de las uvas criollas, un grupo de variedades descendientes de pariente ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Hoy les he explicado a mis alumnos la lección sobre la Ilustración y sus repercusiones sanitarias y farmacéuticas. Será la ...

Me dijo «Te doy mi palabra», y a continuación me soltó un discurso interminable ante el que apenas fui capaz de resistir. Y e ...

 

Lo más leído este mes

Consecuencias del abuso de los inhibidores de la bomba de protones


Farmacología

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) son un grupo de fármacos que están comercializados desde los inicios…
Visto 2145 veces

Maquetar la experiencia en la farmacia


Marketing experiencial

El siglo XXI es el siglo de la Economía de las Experiencias. El motor de las transacciones económicas ya…
Visto 1806 veces

Problemas digestivos más frecuentes en adultos


Profesión

Los problemas digestivos son motivo de consulta frecuente tanto en la farmacia como en atención primaria o en atención…
Visto 1774 veces

Momentos decisivos en el futuro de la profesión


Con firma

Todos aquellos que me conocen saben que siempre me ha apasionado el mundo de los trenes. Viajar en tren…
Visto 1430 veces

Características generales del envejecimiento y las personas mayores


Cursos

El envejecimiento «es la consecuencia de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo…
Visto 1313 veces

Nueva Zelanda: farmacéuticos, reclasificación de fármacos y competencias


La farmacia en el mundo

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International…
Visto 1168 veces

El despido: ¿qué debe saber el farmacéutico?


Gestión para novatos

Despedir a un trabajador de la farmacia es una de las decisiones más complicadas en la gestión de los…
Visto 1094 veces

Reino Unido: breve historia de los primeros 21 meses del volante para la farmacia


La farmacia en el mundo

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International…
Visto 1056 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.