Publicidad

banner-lainco
  • Nosotros o el caos: Nápoles

  • Contrato de cuentas en participación

  • Relaciones «win to win» con la industria

  • 1
  • 2
  • 3
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 3058

Desenfocando el debate

  • 28 Septiembre 2015

Es septiembre y después del periodo estival se reactualizan, cada año, los mismos acontecimientos. La vuelta al trabajo, la vuelta al colegio, la vuelta. A los viejos debates.

Un debate en torno a un tema, entiendo que es un proceso mediatizado por el mundo. Todos los agentes que de él participan (cada uno con miradas e intereses diversos), junto con la ciudadanía, tratan de pensar en torno a una cuestión que se quiere trascender en algún sentido (por necesidades obvias). Hasta me parece que este proceso es necesario y conveniente, y no veo nada malo en él, ni siquiera el hecho de que de este proceso formen parte agentes que tienen conflictos de interés y que por tanto persiguen intereses concretos y resultados específicos del debate. Es lógico que en esta sociedad haya agentes que tienen intereses. No debería representar una amenaza para el proceso de toma de decisiones socio-culturales por sí mismos, y no lo es, porque el proceso de debatir, de dialogar, tiene características intrínsecas que anularían cualquier interés que se diera de antemano por parte de cualquier agente. El diálogo es un proceso poderoso y dotado de mecanismos de autorregulación internos que lo hacen fiable y no manipulable. Uno de los resultados que se producen en estos procesos es el aprendizaje y el perfeccionamiento de nuestra educación.
Entonces, reflexionando sobre cuál es la pieza que bloquea este proceso de diálogo, me vino la idea de que no es, como digo, que haya personas con intereses concretos, sino que es más bien un problema de dónde se desarrolla este proceso. Paolo Freire dijo que este proceso, educador en esencia, debe ser mediatizado por el mundo. Pero los debates suelen estar mediatizados no por el mundo, sino por los medios de comunicación. Es decir, el debate se desarrolla en una matriz de imágenes, titulares y twits con poco contenido, pero con un alto grado de impacto. Esta mediatización no produce como resultado un proceso educativo para todos los agentes y participantes del proceso, sino que persigue un escándalo. Persigue –y produce– la provocación, el miedo, la acusación y la fragmentación de las personas que forman parte del debate. Persigue –y produce– posicionamientos. Persigue –y produce– bandos. Lo que era el núcleo del debate se desenfoca y nos extraen a todos del magma del aprendizaje para insertarnos en un campo de batalla. Y entonces ya no hay debate. Sólo una guerra.
Por ejemplo, cuando surgió el debate sobre el sistema educativo y se desenfocó hacia el: «¿cobran demasiado los profesores?», «¿tienen cara dura los profesores por tener tantas vacaciones?». Todo el mundo opinando que sí, que qué cara más dura tienen, que no hay derecho, con los tiempos que corren, que los profesores estén tan bien pagados y disfruten de tantos derechos adquiridos. ¡Ala! ¡Todo el mundo contra los profesores! ¡A faltarles el respecto a esos canallas!
Otro ejemplo cotidiano y actual por el mes en que estamos: los libros de texto de los colegios de nuestros hijos. El debate raíz debería ser en torno a cuestiones como qué papel juegan, si existe la posibilidad de que los propios colegios generasen su propio material docente (lo cual daría una oportunidad a la creatividad y el ingenio de los profesores, situándolos en el lugar intelectual, profesional y de respeto que les corresponde), si las ciencias matemáticas que estudian los chavales de primaria evolucionan tanto que hay que sacar nuevos libros de texto cada año (¿relecturas de Pitágoras? ¿re-redacciones del Teorema de Pitágoras?), si la dependencia que tienen los Maestros de los libros de texto es excesiva o no, en fin, un sinfín de preguntas. Todo este debate precisa de un lugar propicio al diálogo. Un lugar propicio puede ser el propio colegio, o un parque, o una sala, o un anfiteatro. Todos aprenderíamos de todos. Pero el núcleo de ese debate es absorbido por la matriz «medios de comunicación», que lanzan salvajemente titulares como «¿Los nuevos Ayuntamientos asumirán el coste de los libros de texto?». Y entonces el debate se desplaza a quién debe pagar por ellos, si los ciudadanos directamente o si deben ser los Gobiernos locales (como si estos fueran entidades independientes). Se desenfoca el debate. Ahora tenemos una guerra abierta entre quienes se posicionan a favor o en contra de que haya ayudas gubernamentales y subsidios para los libros de texto o no.
Y con los medicamentos sucedió y sucede lo mismo. En lugar de generar un debate auténtico y nuclear, se desenfocó hacia quién debería pagar por ellos. Si los ciudadanos directamente a través del co-pago, o si debería ser a través del Sistema Nacional de Salud… Pues vaya reduccionismo. Y lo peor de todo es que los ciudadanos y el resto de agentes se posicionan en este tablero de blancos y negros. La mediatización a través de los medios de comunicación de estos debates es como una gran fábrica de tableros de ajedrez reduccionistas que persiguen que los ciudadanos estemos malgastando nuestra energía y potencial posicionándonos en tableros imbéciles. Cuando lo que tendríamos que hacer es devolver ese tablero, y decir, no, perdone, yo aquí no es donde juego. Es más, no juego.
Y es que sólo puede desenfocar quien tiene una cámara.
Deberíamos esmerarnos en que todo vuelva a estar mediatizado por el mundo. Y en este sentido hago una reivindicación de la calle, de las aulas universitarias, de las terrazas de bar, de los institutos y salas de televisión de geriátricos, de las playas y parques y de las piscinas municipales, como espacios de encuentro entre personas a la conquista del debate, del diálogo, y de la educación. ¡Que el twit nos adormece!

Nota: Gracias al lector por aguantarme.
Otra nota: Esto no es una crítica al periodismo. El periodismo es un arte y una ciencia que respeto profundamente.

Información adicional

  • antetítulo:

    Manual del Superviviente

  • autores: Paco Martínez Granados
  • info-autores: Farmacéutico clínico en Escuela Comunitaria de Alicante «La Plaza»
  • Botón Créditos: http://
Valorar este artículo
(1 Votar)
  • Modificado por última vez el Martes, 12 Enero 2016 08:53
  • 1 comentario

1 comentario

  • Enlace comentario Guillermo Navas Viernes, 02 Octubre 2015 17:03 publicado por Guillermo Navas

    A volapié, tras rápida lectura, comparto, y donde se imputan intereses añadiría "bastardos", o sea que detrás de los medios son otros los intereses interesados en perturbar. Apoyo la reivindicación de todas las ágoras.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.