• Contratos de arrendamiento con opción de compra

  • Siempre nos quedará la EMA

  • Importancia de la experiencia de compra

  • 1
  • 2
  • 3
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 3058

Desenfocando el debate

  • 28 Septiembre 2015

Es septiembre y después del periodo estival se reactualizan, cada año, los mismos acontecimientos. La vuelta al trabajo, la vuelta al colegio, la vuelta. A los viejos debates.

Un debate en torno a un tema, entiendo que es un proceso mediatizado por el mundo. Todos los agentes que de él participan (cada uno con miradas e intereses diversos), junto con la ciudadanía, tratan de pensar en torno a una cuestión que se quiere trascender en algún sentido (por necesidades obvias). Hasta me parece que este proceso es necesario y conveniente, y no veo nada malo en él, ni siquiera el hecho de que de este proceso formen parte agentes que tienen conflictos de interés y que por tanto persiguen intereses concretos y resultados específicos del debate. Es lógico que en esta sociedad haya agentes que tienen intereses. No debería representar una amenaza para el proceso de toma de decisiones socio-culturales por sí mismos, y no lo es, porque el proceso de debatir, de dialogar, tiene características intrínsecas que anularían cualquier interés que se diera de antemano por parte de cualquier agente. El diálogo es un proceso poderoso y dotado de mecanismos de autorregulación internos que lo hacen fiable y no manipulable. Uno de los resultados que se producen en estos procesos es el aprendizaje y el perfeccionamiento de nuestra educación.
Entonces, reflexionando sobre cuál es la pieza que bloquea este proceso de diálogo, me vino la idea de que no es, como digo, que haya personas con intereses concretos, sino que es más bien un problema de dónde se desarrolla este proceso. Paolo Freire dijo que este proceso, educador en esencia, debe ser mediatizado por el mundo. Pero los debates suelen estar mediatizados no por el mundo, sino por los medios de comunicación. Es decir, el debate se desarrolla en una matriz de imágenes, titulares y twits con poco contenido, pero con un alto grado de impacto. Esta mediatización no produce como resultado un proceso educativo para todos los agentes y participantes del proceso, sino que persigue un escándalo. Persigue –y produce– la provocación, el miedo, la acusación y la fragmentación de las personas que forman parte del debate. Persigue –y produce– posicionamientos. Persigue –y produce– bandos. Lo que era el núcleo del debate se desenfoca y nos extraen a todos del magma del aprendizaje para insertarnos en un campo de batalla. Y entonces ya no hay debate. Sólo una guerra.
Por ejemplo, cuando surgió el debate sobre el sistema educativo y se desenfocó hacia el: «¿cobran demasiado los profesores?», «¿tienen cara dura los profesores por tener tantas vacaciones?». Todo el mundo opinando que sí, que qué cara más dura tienen, que no hay derecho, con los tiempos que corren, que los profesores estén tan bien pagados y disfruten de tantos derechos adquiridos. ¡Ala! ¡Todo el mundo contra los profesores! ¡A faltarles el respecto a esos canallas!
Otro ejemplo cotidiano y actual por el mes en que estamos: los libros de texto de los colegios de nuestros hijos. El debate raíz debería ser en torno a cuestiones como qué papel juegan, si existe la posibilidad de que los propios colegios generasen su propio material docente (lo cual daría una oportunidad a la creatividad y el ingenio de los profesores, situándolos en el lugar intelectual, profesional y de respeto que les corresponde), si las ciencias matemáticas que estudian los chavales de primaria evolucionan tanto que hay que sacar nuevos libros de texto cada año (¿relecturas de Pitágoras? ¿re-redacciones del Teorema de Pitágoras?), si la dependencia que tienen los Maestros de los libros de texto es excesiva o no, en fin, un sinfín de preguntas. Todo este debate precisa de un lugar propicio al diálogo. Un lugar propicio puede ser el propio colegio, o un parque, o una sala, o un anfiteatro. Todos aprenderíamos de todos. Pero el núcleo de ese debate es absorbido por la matriz «medios de comunicación», que lanzan salvajemente titulares como «¿Los nuevos Ayuntamientos asumirán el coste de los libros de texto?». Y entonces el debate se desplaza a quién debe pagar por ellos, si los ciudadanos directamente o si deben ser los Gobiernos locales (como si estos fueran entidades independientes). Se desenfoca el debate. Ahora tenemos una guerra abierta entre quienes se posicionan a favor o en contra de que haya ayudas gubernamentales y subsidios para los libros de texto o no.
Y con los medicamentos sucedió y sucede lo mismo. En lugar de generar un debate auténtico y nuclear, se desenfocó hacia quién debería pagar por ellos. Si los ciudadanos directamente a través del co-pago, o si debería ser a través del Sistema Nacional de Salud… Pues vaya reduccionismo. Y lo peor de todo es que los ciudadanos y el resto de agentes se posicionan en este tablero de blancos y negros. La mediatización a través de los medios de comunicación de estos debates es como una gran fábrica de tableros de ajedrez reduccionistas que persiguen que los ciudadanos estemos malgastando nuestra energía y potencial posicionándonos en tableros imbéciles. Cuando lo que tendríamos que hacer es devolver ese tablero, y decir, no, perdone, yo aquí no es donde juego. Es más, no juego.
Y es que sólo puede desenfocar quien tiene una cámara.
Deberíamos esmerarnos en que todo vuelva a estar mediatizado por el mundo. Y en este sentido hago una reivindicación de la calle, de las aulas universitarias, de las terrazas de bar, de los institutos y salas de televisión de geriátricos, de las playas y parques y de las piscinas municipales, como espacios de encuentro entre personas a la conquista del debate, del diálogo, y de la educación. ¡Que el twit nos adormece!

Nota: Gracias al lector por aguantarme.
Otra nota: Esto no es una crítica al periodismo. El periodismo es un arte y una ciencia que respeto profundamente.

Información adicional

  • antetítulo:

    Manual del Superviviente

  • autores: Paco Martínez Granados
  • info-autores: Farmacéutico clínico en Escuela Comunitaria de Alicante «La Plaza»
  • Botón Créditos: http://
Valorar este artículo
(1 Votar)
  • Modificado por última vez el Martes, 12 Enero 2016 08:53
  • 1 comentario

1 comentario

  • Enlace comentario Guillermo Navas Viernes, 02 Octubre 2015 17:03 publicado por Guillermo Navas

    A volapié, tras rápida lectura, comparto, y donde se imputan intereses añadiría "bastardos", o sea que detrás de los medios son otros los intereses interesados en perturbar. Apoyo la reivindicación de todas las ágoras.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Las marcas empezaron siendo una herramienta que usaban los fabricantes para diferenciar sus productos de los de otros fabricantes. Nadie pensó q ...

 

Lo más leído este mes

¿Qué son los medicamentos «switch»? Paso de una prescripción médica a un OTC


Profesión

En España, la legislación actual no permite la dispensación de medicamentos de prescripción médica sin receta1, aunque hay algunos…
Visto 4887 veces

El oído en la farmacia: sonido de fondo y sonidos de productos


CANAL EF

Si has leído los artículos anteriores –si no lo has hecho, te lo recomendamos–, es probable que ya hayas…
Visto 4153 veces

Canadá: papel del farmacéutico en la crisis de los opiáceos


La farmacia en el mundo

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International…
Visto 3891 veces

La asociación FarmaCiencia promueve una campaña informativa sobre los riesgos de la homeopatía


Crónicas

El próximo día 25 de septiembre, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Farmacéutico, las farmacias de la…
Visto 2835 veces

Actualización sobre tratamientos de indicación farmacéutica ante una consulta por sensación de cansancio (falta de energía)


Profesión

Fatiga, cansancio, astenia, debilidad, son palabras que a menudo se utilizan como sinónimos cuando una persona se acerca a…
Visto 2247 veces

Los «baby boomers», una oportunidad de negocio para tu farmacia


Profesión

Una generación activa, pudiente y con ganas de vivirLos «baby boomers» corresponden a una generación de personas que nacieron…
Visto 1950 veces

Tadalafilo Qualigen, el nuevo medicamento para la disfunción eréctil


Notifarma

Qualigen, laboratorio farmacéutico integrado en el Grupo NuPharm, lanza Tadalafilo 10 mg y 20 mg comprimidos recubiertos con película…
Visto 1942 veces

¿Venta cruzada en la farmacia? Incremento de valor en pacientes séniors


Profesión

Este artículo tiene como objetivo seguir concienciando al farmacéutico de la necesidad de trabajar la venta cruzada en la…
Visto 1672 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.