Imprimir esta página

Aprovechar la venta estacional como pilar fundamental de tu estrategia de marketing

Al igual que el día y la noche, el invierno y el verano son completamente distintos. Nuestros hábitos, nuestra ropa, incluso nuestro humor y nuestras necesidades cambian entre un periodo y otro. Por lo tanto, si nuestra demanda cambia entre unas épocas y otras, la oferta también debe variar para adaptarse a las necesidades de nuestros pacientes.

Por este motivo, debemos adaptar nuestra farmacia por periodos estacionales que se ajusten a la demanda, de manera que podamos satisfacer a nuestros clientes antes de que ellos mismos se lo hayan planteado.
Para ello, es indispensable tener en cuenta una serie de factores:
• Adapta el producto a las necesidades de la época. Dado que el verano es una época de calor, una buena parte de la población se desplaza a zonas donde la radiación solar es muy intensa, sufriendo el riesgo de quemaduras solares. Colocar como un elemento principal de la farmacia los protectores solares unos meses antes de que empiece el verano te asegurará que los clientes que pasen por allí comiencen a planificar sus vacaciones y a comprar los productos que necesitan para ello. Por otro lado, debemos anticiparnos a las tendencias sociales para planificar nuestros productos. Durante las navidades se realizan numerosos excesos con la comida, que provocan que la población aumente de peso. Colocar productos adelgazantes en estas fechas provocará una planificación de las pautas a seguir una vez finalicen esas fechas. Estaremos adelantando la «operación bikini» y, por tanto, aumentando el número de clientes que comprarán nuestros productos.
• Establece tus productos de forma estratégica por tu farmacia. Si los colocas en las zonas más transitadas, sobre todo si tienen un viaje de ida hacia el mostrador y otro de vuelta, llamarás la atención sobre ellos y despertarás la curiosidad y el interés por parte del cliente.
• La labor informativa por parte del farmacéutico es imprescindible para incrementar las ventas. A menudo, a pesar de adquirir un producto durante muchos años seguidos, desconocemos algunas de sus propiedades o características. El farmacéutico debe interesarse por las necesidades presentes o futuras del cliente, para poder recomendarle un producto u otro. De esta manera, no sólo logramos aumentar las ventas de nuestros productos, sino que, además, logramos fidelizar al cliente.
• Coloca publicidad de tus productos en la farmacia. El hecho de que estos productos no sean de venta continua sino puntual, puede hacer que nos olvidemos de ellos. Colocar adecuadamente la publicidad en tu farmacia puede recordarnos su necesidad o despertarnos una nueva.
• Aprovecha los descuentos como estrategia de marketing estacional. En los meses de máxima demanda la venta de ese producto está prácticamente asegurada. Si lo colocas un poco antes y le añades un descuento, conseguirás muchos clientes que querrán aprovechar la oportunidad de ahorrarse algo de dinero, garantizándote un incremento de las ventas. Además, es probable que esos clientes, cuando agoten el producto, vuelvan a por más, logrando una nueva venta.

En definitiva, una buena planificación y una adecuada estrategia nos asegurarán incrementar nuestras ventas, optimizando cada periodo del año.

Información adicional

  • antetítulo:

    Gestión para novatos

  • autores: Luis de la Fuente
  • info-autores: Socio director de Mediformplus
  • Botón Créditos: http://
Valorar este artículo
(3 votos)

Lo último de Luis de la Fuente

Artículos relacionados