Publicidad

banner-lilly-creatividad-investigacion
  • Nosotros o el caos: Nápoles

  • Contrato de cuentas en participación

  • Relaciones «win to win» con la industria

  • 1
  • 2
  • 3
Banner_rinastel

Pasado, presente y futuro de la profesión farmacéutica

  • 15 Abril 2011

La labor del farmacéutico está cada vez más orientada a la colaboración con los distintos profesionales del ámbito sanitario para poder realizar un control más exhaustivo y preciso de la salud del paciente, ya que tan importante es el trabajo que realiza el farmacéutico como el del médico o el enfermero, y para el cual te preparan durante los cinco años que suele durar la carrera.

La gran pregunta en los diversos foros universitarios de Internet sobre esta carrera es la siguiente: ¿es Farmacia la carrera más difícil? No es la más difícil, pero sí una de las más complejas y completas porque abarca multitud de campos y ciencias básicas. Los profesionales farmacéuticos pueden corroborar esta respuesta, ya que durante nuestra vida profesional y laboral necesitamos aplicar los conocimientos adquiridos durante la carrera: anatomía, fisiología y fisiopatología, patología, análisis clínicos, inmunología, bioquímica, farmacocinética, botánica, nutrición y, por supuesto, farmacología y galénica. La gran mayoría de estas materias son comunes con otras carreras universitarias; algunas, como farmacología, son muchísimo más extensas, y otras son exclusivas de farmacia: galénica y farmacocinética

Nuestra labor ha evolucionado mucho desde los tiempos en que mi tatarabuelo terminó la carrera de farmacéutico. Ciertamente, se ha dejado un poco de lado la elaboración del medicamento a manos del profesional farmacéutico, y se han hecho dueños de este campo en un 95% aproximadamente los laboratorios farmacéuticos, con la excepción, por supuesto, de las fórmulas magistrales y las oficinales.

Farmacias míticas
Ya apenas se ven farmacias tan míticas como aquellas que aparecían en las antiguas ilustraciones, donde se podía ver al farmacéutico (por aquel entonces «boticario») en su rebotica, rodeado por infinidad de aparatos de laboratorio: su microscopio, los autoclaves para hacer lo que eran las primeras ampollas, los vasos de precipitados, las pipetas (de las que tenían que coger las muestras de lo que fueran a analizar con sus propios labios) y, por supuesto, esos botes de cerámica llenos de plantas... Y en esa imagen, el farmacéutico, sosteniendo entre sus manos un mortero y un pistilo, elaboraba con gran maestría lo que posiblemente fuese una «cataplasma», o un «emplasto», o cualquier fármaco que después seguramente iría destinado a su paciente.

Todo esto ha sido reemplazado hoy en día por vitrinas llenas de cosméticos y por cajoneras repletas de medicamentos, muchos de ellos con distinto nombre y distinto precio pero que sirven para tratar la misma patología. Apenas se ven ya medicamentos elaborados artesanalmente por el farmacéutico.

Pero también es verdad que, aunque estemos perdiendo o dejando un poco «aparcadas» esas competencias, hemos ganado muchísimo más en conocimientos, en el trato con el paciente, en el seguimiento del tratamiento en conjunción con el médico y el enfermero.

Por otra parte, antiguamente ni se soñaba con ver a un farmacéutico trabajando dentro de un hospital, y gracias a nuestro esfuerzo y nuestra lucha hemos conseguido tener salidas profesionales como farmacéutico hospitalario o especialista en galénica para trabajar en la industria, o como funcionario de sanidad, o incluso como especialista en un laboratorio de la policía científica, y eso aparte de las salidas profesionales por todos conocidas, como profesores de universidad e instituto y, por supuesto, como farmacéutico de oficina de farmacia.

Hoy en día, gracias a ese esfuerzo y a esa continuidad de la memoria de nuestros antepasados, hemos logrado no sólo mejorar la imagen del farmacéutico ante otros profesionales sanitarios y ante la sociedad en general, sino también aumentar nuestra valía profesional y ser auténticos sabios útiles, porque sabemos y sabemos hacer.

El hecho de ser unos especialistas del medicamento nos ha llevado a poder introducir nuevas competencias, como por ejemplo la farmacia asistencial o dispensación activa.

Gracias a la mejora asistencial prestada por el farmacéutico y el médico se ha podido aumentar la esperanza de vida de los pacientes. La dispensación activa de medicamentos por parte del farmacéutico, gracias a sus extensos conocimientos en farmacología, tecnología farmacéutica, patología, etc., permite brindar al paciente un tratamiento adecuado para su patología y un seguimiento farmacoterapéutico exhaustivo que evitará los problemas relacionados con los medicamentos, los temibles PRM.

Gran idea
Debemos llevar a la práctica aquella gran idea que nació en las antiguas «boticas», esa atención personalizada e individualizada que, hasta ahora, no hemos reconocido como especialidad. Con ella podemos hacer que el paciente llegue a conocer mucho mejor su enfermedad, pues no hay que olvidar que, aparte de todo lo dicho anteriormente, es nuestro deber facilitar una buena educación a la población para hacer su vida más larga y fructífera. Para ello deberemos ser capaces de explicar detalladamente a nuestro paciente cómo ha de usar su tratamiento, y acompañarlo, por supuesto, de un correcto seguimiento farmacoterapéutico.

Se puede esperar que en el futuro todas estas ideas y nuestra gran preparación respecto al mundo sanitario nos lleven, cada vez más, a impulsar nuestra profesión hacia nuevos horizontes, que hoy por hoy tampoco quedan tan lejanos, gracias a la implantación del nuevo servicio de receta electrónica en nuestras farmacias comunitarias. Con ella automatizamos los procesos de prescripción, control y dispensación de medicamentos, la administración para la facturación de las recetas dispensadas usando las tecnologías de información y de las telecomunicaciones.

Gracias a la automatización de la historia farmacoterapéutica de los pacientes conseguiremos agilizar y reducir los errores en la prescripción y dispensación, aumentar la rapidez en la facturación, racionalizar el gasto en medicamentos, mejorar la planificación y gestión sanitaria y facturación de recetas, conocer las prescripciones y dispensaciones realizadas, mejorar el servicio de farmacia asistencial y la farmacovigilancia... Y a nosotros, los farmacéuticos, este tipo de sistema nos permite participar en la mejora de la sanidad, disminuir los gastos de gestión, mejorar nuestro papel en la farmacovigilancia, acceder al historial farmacológico y así poder llevar a cabo una buena labor asistencial.

Sin embargo, como cada nuevo proyecto, también éste tiene sus pros y sus contras, y entre estos últimos destacan la gran dependencia tecnológica y la cuantiosa inversión económica que supone la adaptación a este nuevo sistema.

Durante la carrera nuestros profesores nos han enseñado cómo podemos seguir formándonos a través de Internet. Se abren nuevas posibilidades de innovación para favorecer los procesos de enseñanza y de aprendizaje mediante la mera incorporación de herramientas tecnológicas, comenzando por la orientación, tutoría y asesoramiento, clases virtuales...

En un principio, se incorporaron innovaciones tecnológicas que permitían a los alumnos comunicarse con los profesores de una forma diferente, mediante el correo electrónico o las tutorías virtuales, y supongo que en un futuro todo esto llevará a foros de discusión y chats.

En lo que concierne a los alumnos, Internet les hará asumir un papel más activo en la obtención de conocimientos y constituirá una ventana abierta a la enseñanza activa, donde los estudiantes serán, a la vez, los que reciban y aporten conocimientos.

Esperamos que el presente y el futuro de la profesión farmacéutica beban siempre de las fuentes del pasado y se apoyen en lo positivo de las innovaciones tecnológicas y científicas del presente.

Información adicional

  • autores: Edita García Moreno
  • info-autores: Estudiante de quinto curso de Farmacia. Universidad CEU Cardenal Herrera. Moncada (Valencia).
Valorar este artículo
(4 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha puesto en marcha el proyecto «Foro de la Innovación». Se trata de una comunidad formada por todos los socios de la S ...

«La abundancia me hizo pobre»
Ovidio

...

Definición y prevalencia
En el Taller internacional sobre Ojo Seco (Dry Eye Workshop) DEWS II (2017), se define el ojo seco como &l ...

¿Qué es el maquillaje corrector?
El «maquillaje decorativo» es aquel ideado y elaborado para resaltar la belleza ...

Enfermedades inflamatorias intestinales (EII) es el nombre que se le ha dado al cajón en el que se guardan dos de las patologías más conocidas del aparato digestivo: la enfermed ...

En muchas de las formaciones desarrolladas por nuestro despacho, nos adentramos en el apasionante tema de la sucesión empresarial de la oficina de farmacia.

...

En el anterior artículo (El Farmacéutico n.º 578) comentamos alguna de las peculiaridades que, desde el punto de vista del ...

Objetivos de aprendizaje

  • Conocer el concepto de deterioro cognitivo, incluyendo enfermedad de Parkinson y demencias en general.< ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

El calvados es un licor de la región de Normandía (Francia) reconocido como uno de los mejores destilados de manzana del mundo.

...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

«El hombre ha vivido siempre de forma muy aperreada y muy injusta.» Quien así habla es Antonio López, el pintor manchego, entrevistado en El Mundo el 1 de marzo de ...

Era un dirigente de mi compañía muy apreciado, que siempre estaba pendiente de los demás, y en una cena de empresa oí cómo repetía sin dudar el nombre de to ...

 

Lo más leído este mes

Complementos alimenticios en problemas articulares


Protocolos en la farmacia

Definición y prevalenciaLa osteoartritis o artrosis es la más común de las patologías articulares crónicas. En su aparición y…

El qué y el cómo


Ya viene el sol

Debatir sobre el futuro de una profesión siempre es sano, enriquecedor. Escuchar puntos de vista diferentes, teorías o propuestas…

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia hace público un informe de 2012 sobre la eficacia de la homeopatía


Crónicas

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia (NHMRC) ha decidido finalmente publicar el borrador del primer…

La Guía sobre Bulos en Alimentación desmonta las principales falsas creencias sobre alimentos


Crónicas

El Instituto #SaludsinBulos (www.saludsinbulos.com) ha editado la Guía de los Bulos en Alimentación con el objetivo de desmontar los…

Consejos para evitar los síntomas del ojo seco por el uso de pantallas


Salud ocular

Al finalizar el verano, los españoles se creen a salvo de los recurrentes y molestos problemas oculares. Pero septiembre…

Lactobacillus rhamnosus GG (LGG), 30 años de beneficios y evidencia


Artículo especial

Hace más de un siglo que los probióticos son objeto de interés científico y constituyen un activo campo de…

Combatir el ojo seco en verano


Salud ocular

El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular caracterizada por la pérdida de regulación de la…

Introducción y fisiopatología de la caída del cabello


Profesión

La farmacia comunitaria recibe un gran número de consultas relacionadas con los problemas capilares, entre ellos la caída del…

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.