Banner_Boiron
Banner_sanofi-proxfarma

Profesión

Afecciones del sueño

  • 04 Abril 2018
  • G. Salazar de Pablo, F. Ferre Navarrete

El sueño es una de las conductas humanas más significativas y ocupa una tercera parte de la vida de las personas1. Se trata de un proceso necesario y esencial para tener una salud óptima2, a la vez que desempeña un papel importante en procesos fundamentales como la memoria y el aprendizaje3. Por ello, tanto los conocimientos sobre el proceso del sueño como de los trastornos relacionados (insomnio, apnea del sueño, hipersomnias, narcolepsia...) y el número de publicaciones van en aumento4.

En la última década, además, tanto el número de personas afectadas por uno de estos trastornos como los costes totales que sus alteraciones producen han aumentado, lo que se ha asociado a su vez a un incremento de los problemas cardiovasculares, neurológicos y psiquiátricos (depresión, ansiedad, etc.)5.

Electrofisiología del sueño
El sueño está compuesto por dos estados neurofisiológicos muy distintos: el sueño paradójico, en el que se observan movimientos oculares rápidos en el sujeto dormido, motivo por el que recibe el nombre de «sueño REM» (en inglés, Rapid Eyes Movement), y el sueño profundo de ondas lentas en el EEG, que, como contra-posición al sueño REM, se conoce como «no REM»6. En humanos, el sueño no REM ocupa la mayor parte del tiempo, mientras que hay una oscilación entre sueño REM y no REM con ciclos de aproximadamente 90 minutos7. Encontramos distintas citoquinas8 y hormonas, así como neurotransmisores, implicados en este proceso9, siendo la serotonina fundamental en la regulación del sueño1. Además, están involucradas diferentes áreas del cerebro: el hipotálamo anterior tiene un papel importante en la regulación del sueño no REM, mientras que los núcleos posteriores del tronco cerebral regulan el sueño REM7.

EF560 PROFESION AFECCIONES tabla1Afecciones del sueño
El sueño puede verse alterado de forma temporal por factores estresantes, aunque algunas patologías pueden alterarlo durante un periodo determinado o dar lugar a una alteración permanente. El insomnio es la patología más frecuente, pero también existen otras afecciones (trastornos respiratorios, hipersomnias...) que analizaremos a continuación mediante una adaptación de la clasificación de la International Classification of Sleep Disorders10 (tabla 1).

Insomnio
Consideraciones generales
El insomnio es la dificultad para iniciar o mantener el sueño1. Está asociado a un estado general de salud deteriorado y puede tener consecuencias tanto a nivel personal como social11, como fatiga, irritabilidad, alteraciones cognitivas, absentismo escolar y laboral y disminución de la calidad de vida12. Se estima que un 10-15% de la población adulta padece insomnio crónico, y que un 25-35% ha sufrido de manera ocasional o transitoria insomnio en situaciones estresantes13. Se considera insomnio agudo cuando haya trascurrido menos de un mes desde el inicio y la finalización del mismo, y crónico cuando la duración sea de meses14. En el insomnio, podemos encontrar una latencia prolongada para el inicio del sueño, una disminución de su duración y numerosos despertares nocturnos14. En caso de que haya dificultades para iniciar el sueño, se considera «insomnio de conciliación», y cuando el problema sea permanecer dormido las suficientes horas estaremos hablando de «insomnio de mantenimiento». Sin embargo, los casos en que ambos se ven alterados, lo que da lugar a un «insomnio global» que puede afectar a todas las etapas del sueño, son frecuentes.

Según el DMS-515, en el insomnio la queja principal es la insatisfacción por la cantidad o la calidad del sueño. Esta alteración del sueño causa un malestar clínicamente significativo o deterioro en el ámbito social, laboral, académico o en otras áreas importantes del funcionamiento. Se produce como mínimo 3 noches a la semana, está presente durante un mínimo de 3 meses y ocurre a pesar de la adecuada oportunidad de poder dormir. Lo que define el insomnio es su repercusión en la vida diurna.

EF560 PROFESION AFECCIONES 2Según la causa, existen distintos tipos de insomnio, entre los que se incluyen el insomnio agudo o adaptativo, el insomnio por inadecuada higiene del sueño, el insomnio por trastorno mental, el insomnio debido a fármacos o problemas médicos y el insomnio idiopático10.

Existen también algunas causas de insomnio secundario que incluyen factores externos como excesivo calor o frío o excesiva luz o ruido6. También el consumo de alcohol u otras sustancias adictivas y la presencia de diversas situaciones estresantes pueden llevar a padecer insomnio.

En ocasiones, el insomnio está asociado a patologías médicas o psiquiátricas16. De hecho, algunas enfermedades psiquiátricas son la causa más frecuente de insomnio6, como los trastornos de ansiedad, los trastornos depresivos, los estados maniacos y las demencias6. La ansiedad es el diagnóstico con una mayor prevalencia, y está presente en más de la mitad de los pacientes con insomnio17.

Evaluación
A la hora de evaluar el insomnio debe recogerse la rutina, el patrón de sueño y la calidad del mismo. Es importante preguntar por síntomas diurnos, como somnolencia y fatiga, y por algunos hábitos (toma de fármacos, consumo de alcohol, etc.)18.

Hay que tener en cuenta la variación respecto a la edad y el sexo, dado que el insomnio es más frecuente en mujeres y personas ancianas16.

Además, es importante realizar un examen físico adecuado que incluya la toma de constantes vitales (frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, saturación de oxígeno y presión arterial) y la auscultación cardiopulmonar. En los últimos años, ha habido un aumento significativo de las herramientas de evaluación del sueño19. En casos de sospecha de patología subyacente, hoy en día es posible realizar una evaluación cuantitativa y cualitativa de las alteraciones del sueño con la realización de una analítica sanguínea y el uso de polisomnografía, incluyendo una electroencefalografía (EEG), una electromiografía (EMG) y una electrooculografía (EOG)20.

Tratamiento
Tratamiento no farmacológico
Cualquier abordaje para el tratamiento del insomnio debe acompañarse de medidas de higiene del sueño. Es importante recomendar en este sentido medidas generales de modificación de conducta y estilo de vida18. Entre ellas, destacan la pérdida de peso en personas con sobrepeso u obesidad, y no consumir tabaco ni alcohol al menos 6 horas antes de dormir ni utilizar ningún fármaco depresor del sistema nervioso central (SNC). También se recomienda evitar la posición de decúbito supino al dormir, e incorporar la cabecera 30 grados21.

En cuanto a terapias de tipo psicológico, la terapia cognitivo conductual ha mostrado ser efectiva en el tratamiento de este trastorno22. Su objetivo es eliminar los factores que perpetúan el insomnio crónico y mejorar el tiempo total y la calidad general del sueño, así como reducir los tiempos de latencia y la vigilia después del sueño23. Otros tratamientos alternativos también pueden ser efectivos en el insomnio crónico, como las técnicas de relajación, la meditación, el yoga, la hipnosis y la restricción de sueño, aunque se dispone de menos datos al respecto24.

Tratamiento farmacológico
Existen distintos productos naturales que pueden utilizarse para el tratamiento del insomnio (tabla 2) y que pueden mejorar la calidad del sueño. Los tratamientos psicofarmacológicos debería reservarse para el insomnio agudo o crónico en la dosis eficaz más baja, a ser posible utilizando dosis intermitentes y procurando mantener el tratamiento durante el menor tiempo posible (3-4 semanas). Pasado este tiempo deberá retirarse gradualmente, controlando que no aparezca insomnio de rebote tras su discontinuación. También debe valorarse la posible aparición de efectos secundarios, tolerancia o dependencia25. El grupo más utilizado es el de las benzodiacepinas (tabla 3). Estos fármacos disminuyen la latencia del sueño, aumentan su duración y tienen acción ansiolítica, sedante, miorrelajante y anticonvulsivante26. Entre sus efectos adversos, destacan la somnolencia, la confusión, las náuseas y vómitos, la cefalea, el temblor, la diarrea y la temida, aunque infrecuente, depresión respiratoria27. Otro grupo fundamental son los análogos de las benzodiacepinas o fármacos Z1 (tabla 4), químicamente distintos pero que actúan sobre el mismo receptor que las benzodiacepinas (el complejo ácido gamma-aminobutírico [GABA]). Los análogos de las benzodiacepinas tienen menos efectos secundarios, pero puede producirse tolerancia y dependencia28. Algunos autores recomiendan estos fármacos sobre el resto como inductores del sueño21, aunque no existe un amplio consenso al respecto. Otros fármacos utilizados en el insomnio son los antidepresivos como la trazodona, la amitriptilina o la mirtazapina, antipsicóticos como la quetiapina, antihistamínicos como la difenhidramina o anticonvulsionantes como la gabapentina29. También se ha utilizado la agomelatina, sobre todo con los trastornos del sueño asociados a depresión30.

EF560 PROFESION AFECCIONES tabla2 EF560 PROFESION AFECCIONES tabla3 EF560 PROFESION AFECCIONES tabla4

 

EF560 PROFESION AFECCIONES 3Trastornos respiratorios del sueño
Síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS)
El SAOS es un trastorno que afecta al 5% de la población. Se caracteriza por la presencia de ronquidos muy intensos seguidos de ceses de la respiración y microdespertares que desestructuran el sueño. Las personas que lo sufren se levantan cansadas y padecen una importante somnolencia durante el día31. Deriva de la oclusión intermitente y repetitiva de las vías aéreas superiores durante el sueño. Esta oclusión se debe al colapso de las paredes de la faringe, lo que lleva a la oclusión completa (apnea) o parcial (hipopnea) del flujo aéreo. Las apneas e hipopneas tienen una duración variable y repercuten de manera distinta sobre la homeostasis cardiorrespiratoria32. El tratamiento incluye cambios en el estilo de vida (deben evitarse el alcohol y otras drogas)31, y otros tratamientos específicos, como la terapia con presión positiva continua en la vía respiratoria (CPAP por sus siglas en inglés), que se considera el gold standard, los dispositivos orales y la cirugía, considerándose la traqueotomía el tratamiento quirúrgico primario en esta patología33.

Apnea central del sueño
Estos pacientes presentan ausencia de respiración debido a una pérdida de la capacidad de esfuerzo respiratorio1. Los pacientes se quejan de despertares frecuentes y rápidos, y de excesiva somnolencia diurna, así como de ceses recurrentes de la respiración durante el sueño sin aspavientos respiratorios. Puede ser idiopática o secundaria a patología cardiopulmonar y neurológica12. El tratamiento consiste en CPAP, oxigenoterapia, inhalación de CO2, y en tratamiento farmacológico (teofilina, acetazolamida o naloxona) y quirúrgico (traqueostomía) como último recurso.

Hipersomnias de origen central
Narcolepsia
La narcolepsia es una enfermedad caracterizada por un exceso de somnolencia y por síntomas en los que se presenta una intrusión de aspectos del sueño REM en el estado de vigilia1, como siestas o caídas repetidas en un sueño profundo durante el día, incluso mientras la persona que lo padece se encuentra activa (caminando, conduciendo, etc.)34.

Existen dos tipos de narcolepsia: en la narcolepsia tipo I aparece cataplexia y niveles bajo de orexina-A, a diferencia del tipo II en el que no aparece cataplexia y los niveles de orexina-A son normales35. La cataplexia se caracteriza por atonía muscular localizada o generalizada tras emociones fuertes. También pueden aparecer parálisis del sueño y alucinaciones hipnagógicas.

El tratamiento debe acompañarse de medidas de higiene del sueño (evitar el alcohol y los fármacos depresores del SNC, hacer ejercicio...). El tratamiento farmacológico incluye modafinilo y metilfenidato para la somnolencia y tratamiento antidepresivo para la cataplexia34,35.

Síndrome de Kleine- Levin
Estos pacientes sufren de 1 a 10 episodios de hipersomnia al año. Habitualmente duermen durante 18 horas al día, levantándose únicamente para comer. Este síndrome puede verse acompañado de hipersexualidad y agresividad34. Aunque no se han encontrado tratamientos claramente eficaces36, se ha ensayado el uso de antidepresivos y antipsicóticos, así como de litio, melatonina y benzodiacepinas37.

Trastornos del ritmo circadiano del sueño
Estos trastornos se caracterizan por una mala secuenciación del sueño1. Se incluyen alteraciones que se conocen como «fase del sueño retrasada» (concilian el sueño muy tarde); «fase del sueño adelantada» (concilian el sueño al atardecer); «alteración del ritmo circadiano por trabajo nocturno» y el popular jet lag (tras viajes a través de varios meridianos en un corto espacio de tiempo)10. En todos aparece una falta de sincronía entre el reloj biológico interno circadiano y el ciclo de sueño-vigilia deseado1. El tratamiento incluye medidas de higiene del sueño, luminoterapia, cronoterapia y tratamiento farmacológico (melatonina, modafinilo...).

Parasomnias
Las parasomnias son un conjunto de trastornos que ocurren durante el sueño y se pueden subdividir en trastornos del arousal, trastornos del sueño REM u otras parasomnias38. En este grupo se incluyen el sonambulismo, los terrores nocturnos, las pesadillas y el trastorno del comportamiento REM, entre otros. El diagnóstico se basa en una entrevista clínica, análisis psicológico y polisomnografía39. El tratamiento suele ser sintomático más que etiológico.

Movimientos anormales del sueño
Síndrome de las piernas inquietas
Se trata de un trastorno neurológico caracterizado por sensaciones corporales desagradables conocidas como disestesias y una necesidad irresistible de mover las extremidades inferiores40. Habitualmente se utiliza sulfato ferroso si los valores de ferritina son bajos (<45 μg/L) y agonistas dopaminérgicos si son normales41, dado que puede haber un déficit en el almacenamiento de hierro en estos pacientes.

Bruxismo nocturno
Se trata de la actividad repetitiva de la mandíbula en la que se aprietan los dientes y se arrastra la mandíbula42. Este trastorno, que afecta al 5% de la población, genera un acusado desgaste del esmalte dental, dolor dental o mandibular y cefalea43. Se dispone de protectores bucales para su tratamiento43.

Bibliografía
Sadock BJ, Sadock VA. Synopsis of psychiatry. Kaplan Sadock´s Synopsis of Psychiatry. 2015; 387-391.
Nathaniel W, Badr MS, Belenky G, Bliwise DL, Buxton OM. SLEEP-Recommended Amount of Sleep for a Healthy Adult: A Joint Consensus Statement of the American Academy of Sleep Medicine and Sleep Research Society. Sleep. 2015; 38: 843-844.
Vyazovskiy VV, Walton ME, Peirson SN, Bannerman DM. Sleep homeostasis, habits and habituation. Current Opinion in Neurobiology. 2017; 44: 202-211.
Edinger JD, Wyatt JK, Stepanski EJ, Olsen MK, Stechuchak KM, Carney CE, et al. Testing the reliability and validity of DSM-IV-TR and ICSD-2 insomnia diagnoses: Results of a multitrait-multimethod analysis. Arch Gen Psychiatry. 2011; 68(10): 992-1.002.
Gamaldo AA, Beydoun MA, Beydoun HA, Liang H, Salas RE, Zonderman AB, et al. Sleep disturbances among older adults in the United States, 2002-2012: Nationwide inpatient rates, predictors, and outcomes. Front Aging Neurosci. 2016; 8: 266.
Carskadon MA, Dement WC. Normal human sleep: an overview. Princ Pract sleep Med. 2011; 16: 26.
Krueger JM, Opp MR, States U, States U. HHS Public Access. 2017; 1-16.
Jewett KA, Taishi P, Sengupta P, Roy S, Davis CJ, Krueger JM. Tumor necrosis factor enhances the sleep-like state and electrical stimulation induces a wake-like state in co-cultures of neurons and glia. Eur J Neurosci. 2015; 42(4): 2.078-2.090.
Hinard V, Mikhail C, Pradervand S, Curie T, Houtkooper RH, Auwerx J, et al. Key Electrophysiological, Molecular, and Metabolic Signatures of Sleep and Wakefulness Revealed in Primary Cortical Cultures. J Neurosci [Internet]. 2012; 32(36): 12.506-12.517. Disponible en: http://www.jneurosci.org/cgi/doi/10.1523/JNEUROSCI.2306-12.2012
American Academy of Sleep Medicine. International Classification of Sleep Disorders: Diagnostic and Coding Manual. 3nd edition [Internet]. Diagnostic Coding Manual. 2014. 281: 2.313. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24786108
Harvey AG, Blanger L, Talbot L, Eidelman P, Beaulieu-Bonneau S, et al. Comparative efficacy of behavior therapy, cognitive therapy, and cognitive behavior therapy for chronic insomnia: a randomized controlled trial. J Consult Clin Psychol. 2014; 82(4): 670-683.
Lee-Chiong T. Sleep: a comprehensive handbook. Sleep. 2005. 1-1.096.
Sarrais Oteo F, De Castro Manglano P. El insomnio. Anales del Sistema Sanitario de Navarra. 2007; 30: 121-134.
Siurana ABP y EG. VI Curso básico de sueño en la asistencia primaria y en salud laboral A . Benetó Pascual y E . Gómez Siurana. 2006; 9-15.
American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th Edition (DSM-5). Diagnostic Stat Man Ment Disord 4th Ed TR. 2013; 280.
Brasure M, MacDonald R, Fuchs E, Olson CM, Carlyle M, Diem S, et al. Management of insomnia disorder. Manag Insomnia Disord [Internet]. 2015; 159: 288. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26844312
Viniegra Domínguez MA, Parellada Esquius N, Miranda de Moraes Ribeiro R, Parellada Pérez LM, Planas Olives C, Momblan Trejo C. An integral approach to insomnia in primary care: non-pharmacological and phytotherapy measures compared to standard treatment. Aten primaria/Soc Española Med Fam y Comunitaria [Internet]. 2014; 47(6): 351-358. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/269175934_An_integral_approach_to_insomnia_in_primary_care_Non-pharmacological_and_phytotherapy_measures_compared_to_standard_treatment
Ferre Navarrete F, Vilches Aguirre Y. Diagnóstico y tratamiento del insomnio. Medicine (Baltimore) [Internet]. 2012; 11(23): 1.406-1.411. Disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/extart?codigo=4104330
Gooneratne NS, Vitiello M V. Sleep in Older Adults. Normative Changes, Sleep Disorders, and Treatment Options. Clinics in Geriatric Medicine. 2014; 30: 591-627.
Bjurstrom MF, Irwin MR. Polysomnographic characteristics in nonmalignant chronic pain populations: A review of controlled studies. Sleep Medicine Reviews. 2015; 26: 74-86.
Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Insomnio en Atención Primaria. Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Insomnio en Atención Primaria. Plan Nacional para el SNS del MSC, 2009. pp. 159.
Berger AM, Kuhn BR, Farr LA, Lynch JC, Agrawal S, Chamberlain J, et al. Behavioral therapy intervention trial to improve sleep quality and cancer-related fatigue. Psychooncology. 2009;18(6): 634-646.
Bartlett DJ, Paisley L, Desai A V. Insomnia: diagnosis and management. Medicine Today. 2006; 7: 14.
Kwekkeboom KL, Cherwin CH, Lee JW, Wanta B. Mind-Body Treatments for the Pain-Fatigue-Sleep Disturbance Symptom Cluster in Persons with Cancer. J Pain and Symp Manag. 2010; 39: 126-138.
Kupfer DRC. Management of insomnia. N Engl J Med; 1997; 336(5): 341-346.
Davidson JR, MacLean AW, Brundage MD, Schulze K. Sleep disturbance in cancer patients. Soc Sci Med [Internet]. 2002; 54(9): 1.309-1.321. Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0277953601000430
Bounds CG, Nelson VL. Benzodiazepines. In: StatPearls [Internet]. 2017. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29261973
Holbrook AM, Crowther R, Lotter A, Cheng C, King D. Meta-analysis of benzodiazepine use in the treatment of insomnia. CMAJ [Internet]. 2000; 162(2): 225-233. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10674059%5Cnhttp://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=PMC1232276
Asnis GM, Thomas M, Henderson MA. Pharmacotherapy treatment options for insomnia: a primer for clinicians. Int J Mol Sci. 2015; 17(1): E50.
Quera-Salva MA, Lemoine P, Guilleminault C. Impact of the novel antidepressant agomelatine on disturbed sleep-wake cycles in depressed patients. Human Psychopharmacology. 2010; 25: 222-229.
Guilleminault C, Abad VC. Obstructive sleep apnea syndromes. Medical Clinics of North America. 2004; 88: 611-630.
Domínguez Ortega L, Cabrera García-Armenter S, Díaz Gallego E, Serrano Comino M. Apnea obstructiva del sueño. Hipoxia. Acta Pediatr Esp. 2013; 71(7).
Mannarino MR, Di Filippo F, Pirro M. Obstructive sleep apnea syndrome. Eur J Intern Med [Internet]. 2012; 23(7): 586-593. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.ejim.2012.05.013
Berkowski JA, Shelgikar AV. Disorders of excessive daytime sleepiness including narcolepsy and iIdiopathic hypersomnia. Sleep Medicine Clinics. 2016; 11: 365-378.
Campion EW, Scammell TE. Narcolepsy. N Engl J Med [Internet]. 2015; 373(27): 2.654-2.662. Disponible en: http://www.nejm.org/doi/abs/10.1056/NEJMra1500587
De Oliveira MM, Conti C, Prado GF. Pharmacological treatment for Kleine-Levin syndrome. Cochrane database Syst Rev [Internet]. 2016; (5): CD006685. Disponible en: http://ovidsp.ovid.com/ovidweb.cgi?T=JS&PAGE=reference&D=prem&NEWS=N&AN=27153153
Gadoth N, Oksenberg A. Kleine-Levin syndrome; An update and mini-review. Brain Dev [Internet]. 2017; 115. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.braindev.2017.04.003
Matwiyoff G, Lee-Chiong T. Parasomnias: An overview. Indian J Med Research. 2010; 131: 333-337.
Howell MJ. Parasomnias: An Updated Review. Neurotherapeutics. 2012; 9: 753-775.
Klepitskaya O. Restless Leg Syndrome. En: Non-Parkinsonian movement sisorders. 2016; pp. 79-88.
Itin I, Comella CL. Restless legs syndrome. Primary Care-Clinics in Office Practice. 2005; 32: 435-448.
Lobbezoo F, Ahlberg J, Glaros AG, Kato T, Koyano K, Lavigne GJ, et al. Bruxism defined and graded: An international consensus. J Oral Rehabil. 2013; 40(1): 2-4.
Bader G, Lavigne G. Sleep bruxism; an overview of an oromandibular sleep movement disorder. Sleep Medicine Reviews. 2000; 4: 27-43.

Valorar este artículo
(3 votos)

G. Salazar de Pablo, F. Ferre Navarrete

Servicio de Psiquiatría B. Departamento de psiquiatría. Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Universidad Complutense de Madrid. Madrid

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

Aunque exista una evidencia clara y una tendencia universal definida, sigue siendo habitual que nos fijemos más en el árbol del primer pl ...

El próximo mes de mayo Alicante va acoger la octava edición del Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios (www.congreso-sefa ...

El dolor de espalda es una dolencia que afecta a la casi totalidad de la población en algún momento de su vida. Anualmente afecta a un 47% de la población, siendo la segunda dol ...

La Coordinadora Nacional de Artritis, ConArtritis, tiene como misión integrar y representar a las asociaciones de personas con artritis reumatoi ...

Afecciones del sueño

G. Salazar de Pablo, F. Ferre Navarrete,
Profesión

El sueño es una de las conductas humanas más significativas y ocupa una tercera parte de la vida de las personas1. Se trata de ...

La mejor fuente de vitaminas es una dieta equilibrada y variada. Sin embargo, los estados carenciales afectan también a la población de p ...

Farmacoterapia en personas mayores

Goiuri Uribe Bengoa, Irantzu Gandarias Zárraga,
Cursos

Introducción
El proceso de envejecimiento supone cambios fisiológicos, org&aa ...

Efectivamente, no quiero ser alarmista pero se nos ha colado un agujero negro en la botica y es difícil acabar con él. Intentemos medirlo ...

Dentro de los profesionales que nos dedicamos al asesoramiento fiscal (de oficinas de farmacia en nuestro caso) existen, desde mi punto de vista y expe ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

Los orange wines o los vinos naranjas son unos vinos blancos que en su evolución cambian de color. Están de moda y hay quienes d ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Hace tres años ya que Alicia dejó de vivir en el país de las maravillas y el agujero por el que cayó la llevó a cono ...

Se recuerdan los versos de Machado cada vez que el monte se quema en cualquier región de nuestro país: «El hombre de estos campos q ...

 

Lo más leído este mes

Consecuencias del abuso de los inhibidores de la bomba de protones


Farmacología

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) son un grupo de fármacos que están comercializados desde los inicios…
Visto 2719 veces

Características generales del envejecimiento y las personas mayores


Cursos

El envejecimiento «es la consecuencia de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo…
Visto 2310 veces

ConArtritis


Hablan los pacientes

La Coordinadora Nacional de Artritis, ConArtritis, tiene como misión integrar y representar a las asociaciones de personas con artritis…
Visto 2097 veces

Potenciar las ventas desde el mostrador con la Técnica 1+1


Gestión para novatos

El aumento de la rentabilidad de nuestra farmacia es un tema que siempre preocupa desde la gestión, ya que…
Visto 1998 veces

Reino Unido: breve historia de los primeros 21 meses del volante para la farmacia


La farmacia en el mundo

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International…
Visto 1507 veces

«Sin ninguna duda la farmacia es el punto sanitario más próximo que tenemos los pacientes»


CANAL EF

Antonio Bernal lleva algo más de dos años al frente de la Alianza General de Pacientes, desde la que…
Visto 1381 veces

Formación profesional en oficina de farmacia


El color de mi cristal

Aina Surroca, vocal del COF de Barcelona, y Juan del Arco, director técnico del COF de Bizkaia, expresan con…
Visto 1324 veces

OENOBIOL Captador 3 en 1®: absorbe el 50% de las calorías ingeridas


Notifarma

Según un estudio publicado por la Fundación Española de Nutrición la ingesta de fibra de los españoles está muy…
Visto 1098 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.