Especial 50+

Cuidado de pies y manos en la edad adulta

  • 03 Noviembre 2017
  • Sandra García Jiménez

Los pies y las manos son nuestra tarjeta de presentación, de manera que un buen cuidado dará una buena imagen de nosotros. Como profesional sanitario, el farmacéutico debe saber no sólo cuáles son los principales problemas que pueden presentarse en pies y manos, sino también los cuidados necesarios para que su salud no se resienta.

Cuidado del pie
Los pies tienen un papel muy importante, ya que no sólo soportan el peso corporal sino que también nos permiten realizar la actividad física diaria y dirigen el movimiento de los músculos de la pierna para facilitar la movilidad, además de mantener el equilibrio.

Los pies constan de 26 huesos, 32 articulaciones, 19 músculos y más de 100 ligamentos y tendones. Están irrigados por numerosos vasos sanguíneos e inervados por gran número de nervios. De ellos depende, en gran manera, la salud de nuestras piernas y de la columna vertebral, además de contribuir a tener una buena calidad de vida.

La piel de la zona plantar del pie es diferente a la del resto del cuerpo: abundan las glándulas sudoríparas, y casi no hay glándulas sebáceas ni melanocitos. La epidermis es, además, mucho más gruesa, sobre todo en las zonas de apoyo.

Durante el envejecimiento, los pies sufren atrofia de las células fibroadiposas del talón, lo que nos obliga a un apoyo excesivo sobre el hueso calcáneo; al mismo tiempo, tiene lugar una disminución en la movilidad de las articulaciones del metatarso y del tarso, fruto de los cambios degenerativos del cartílago, a lo que hay que unir cierto grado de atrofia muscular, además de la mala circulación, que hace que se sienta más frío en los pies.

En cuanto a la uñas, durante el envejecimiento hay una menor vascularización, lo que produce un aspecto más opaco y menos brillante. En las personas mayores, las uñas son duras y quebradizas, y sufren un engrosamiento progresivo de la lámina ungueal y alteraciones en la matriz, lo que dará lugar a estrías longitudinales.

Principales afecciones del pie
Afecciones secundarias a enfermedades sistémicas
Los problemas de los pies pueden ser el primer síntoma de enfermedades como la artritis (artritis reumatoide, osteoartritis), la diabetes y otros trastornos circulatorios o neurológicos. El «pie diabético» destaca por su repercusión sociosanitaria. Se define como una alteración clínica de base etiopatogénica y neuropática inducida por la hiperglucemia mantenida, en la que, con o sin coexistencia de isquemia, y previo desencadenante traumático, se produce lesión o ulceración del pie. La principal complicación del «pie diabético» es la aparición de gangrena, que comporta un elevado riesgo de amputación. En general, la infección del «pie diabético» causa pocos síntomas, por lo que es conveniente interrogar al paciente acerca de los factores de riesgo capaces de producirla.

Hiperqueratosis
Es el aumento de grosor de la capa córnea en zonas sometidas a presión y/o rozamiento. Cuando la presión o la fricción son continuas, la piel continúa la elaboración de tejido hiperqueratósico, lo que puede llegar a causar dolor. Las zonas hiperqueratósicas se deben a malformaciones en el pie o al uso de zapatos inadecuados. En función de su localización, se distingue entre las siguientes afecciones: callo o heloma, dureza y ojo de gallo. Los callos alcanzan capas profundas de la piel y sus bordes están bien definidos, mientras que el ojo de gallo es un callo blando que se desarrolla en los espacios interdigitales y se produce por el roce de los dedos entre sí. Las durezas son difusas, sin límites definidos y se localizan generalmente en la planta del pie, en el talón y en los laterales.

Antes de plantear un posible tratamiento, es preciso descartar la existencia de cualquier enfermedad (como diabetes, insuficiencia vascular, etc.) y valorar si la callosidad presenta hemorragia o si es muy dolorosa; en estos casos, será necesaria la derivación al médico. El tratamiento más común consiste en rebajar la queratosis por medios mecánicos (con limas manuales o eléctricas) o químicos (con sustancias queratolíticas). Es imprescindible usar zapatos adecuados.

Grietas y fisuras
Estas afecciones son hendiduras pequeñas de la piel que van de la epidermis hasta la dermis, y se localizan en zonas de carga generalmente deshidratadas (talón) o en zonas con una mala transpiración (espacios interdigitales). El tratamiento consiste en seguir una higiene diaria con un secado e hidratación adecuados, y en realizar una exfoliación semanal.

Afecciones infecciosas
• Micosis. Las manifestaciones de origen micótico más frecuentes en el pie incluyen el denominado pie de atleta y las onicomicosis ungueales. La tinea pedis o pie de atleta se localiza en la planta del pie y en los espacios interdigitales. Se caracteriza por enrojecimiento, intenso prurito, grietas y descamación en la piel de la zona afectada. Se contagia fácilmente, por lo que es muy importante la prevención evitando andar descalzo en zonas húmedas comunes. El tratamiento farmacológico incluye la aplicación de antifúngicos tópicos (imidazoles) y, entre las medidas higiénicas, se recomienda el uso de zapatos que permitan la transpiración.
• Onicomicosis. Es una infección fúngica de la uña donde hay afectación de la queratina ungueal. Las uñas afectadas aparecen engrosadas, deformadas y manchadas, a lo que hay que unir una mayor fragilidad con respecto a la uña sana. El tratamiento farmacológico incluye la utilización de lacas tópicas; si la afectación es grave, se asocia además un tratamiento sistémico. En caso de afectación severa de la lámina ungueal y dificultad de diagnóstico diferencial, el paciente debe ser derivado al médico. Entre las medidas no farmacológicas es muy importante tener una buena higiene personal (utilizar calcetines de algodón 100% y prendas de calzado transpirables y no oclusivas) y evitar el traumatismo ungueal repetido.

Alteraciones osteoarticulares
• Hallux valgus. El hallux valgus o juanete es una deformidad en el primer dedo con salida lateral del metatarso. Su origen puede hallarse en factores hereditarios, reumatismo inflamatorio o afecciones podológicas como pies planos y pies cavos. El síntoma más característico es el dolor sobre la eminencia medial o bunión.

El tratamiento consiste en aliviar el dolor del pie, utilizar férulas nocturnas y zapatos con suficiente espacio en el antepié, flexibles y sin costuras en la zona.
• Dedo en martillo. Es la deformidad de los dedos en forma de garra. Se debe al acortamiento de los ligamentos flexores de los dedos. El tratamiento consiste en proteger el dedo para evitar roces, correctores de silicona o cirugía, según la gravedad del caso.
• Espolones. Son depósitos de calcio que se localizan en los huesos de los pies (generalmente el calcáneo). Se recomienda el uso de plantillas ortopédicas personalizadas, uso de zapatos adecuados, etc.
• Síndrome doloroso de la almohadilla del calcáneo. Durante el envejecimiento, el cojinete adiposo calcáneo sufre un proceso de degeneración progresiva, por lo que el calcáneo ha de soportar una mayor presión, desencadenándose un proceso inflamatorio. Entre los factores predisponentes se encuentra la carga prolongada del peso corporal, el andar sobre suelos rígidos y la obesidad. El tratamiento pasa por la utilización de plantillas, mejor hechas a medida que estándar, con una correcta distribución de las cargas.

Alteraciones biomecánicas del pie
• Pie plano. Se caracteriza por un hundimiento de la bóveda plantar, al que se une la desviación del talón hacia fuera con respecto al eje del cuerpo.
• Pie cavo. En esta alteración biomecánica el arco plantar tiene una altura excesiva con una sobrecarga en el talón y también en la almohadilla y en los metatarsos del antepié; suele asociar dedos en garra por la tracción muscular continúa.

También están las desviaciones respecto al eje sagital del cuerpo, como el pie valgo (hacia dentro) y el pie varo (hacia fuera). Todas estas alteraciones no se corrigen, pero es posible aliviar el dolor y su progresión con plantillas a medida, adecuadas a cada necesidad.

Artrosis
Proceso degenerativo óseo, articular y periarticular. Entre los factores predisponentes se encuentra la genética, la edad y el sexo, y es más frecuente en la mujer durante la menopausia. La presentación clásica del pie artrósico se conoce como «antepié triangular» (coexistencia de hallux valgus y dedos en garra). Los objetivos terapéuticos son reducir el dolor y, en la medida de lo posible, corregir las deformidades para mejorar la funcionalidad biomecánica del pie.

En las tablas 1 y 2 se detallan los cuidados y las medidas preventivas para una adecuada salud del pie, tanto en pacientes sanos como en diabéticos.

EF554 ESPECIAL CUIDADO PIES TBL1 EF554 ESPECIAL CUIDADO PIES TBL2

 

Cuidado de la mano
Las manos son una parte del cuerpo humano de especial importancia, ya que nos permiten llevar a cabo infinidad de funciones necesarias para nuestra supervivencia. Además, son las responsables del sentido del tacto, esencial para determinadas personas, como sordomudos e invidentes.

La mano tiene tres tipos de huesos: los de la muñeca o carpo, los huesos de la palma (metacarpo) y los huesos de los dedos (falanges). Los músculos del antebrazo ejecutan la mayoría de los movimientos de la mano y los músculos cortos de la palma controlan las acciones más delicadas. Las estructuras dérmicas de la palma de la mano son gruesas y resistentes, con abundantes glándulas sudoríparas, y las del dorso son finas y con escasas glándulas.

Afecciones de las manos
Sequedad y aspereza
El envejecimiento endógeno, y los factores externos como la radiación ultravioleta, el frío, los contaminantes ambientales y otros factores como la actividad profesional, una alimentación no equilibrada y el consumo de tabaco y alcohol pueden deteriorar el estado de la piel. El envejecimiento produce una disminución del espesor de la epidermis y de la densidad de la dermis. También reduce su capacidad celular y su vascularización.

Para evitar la aparición de sequedad y aspereza, se recomienda la realización de una higiene e hidratación adecuada (tabla 3).

EF554 ESPECIAL CUIDADO PIES TBL3

Hiperpigmentación (manchas seniles)
Son pequeñas zonas de cambio de color (hiperpigmentación). Aparece en adultos mayores de 40 años con predisposición genética. La causa es un incremento de la síntesis de melanina en la epidermis. La cadena de síntesis tiene como sustrato la tirosina, que por medio de una serie de reacciones de polimerización y oxidación genera melanina. Aunque a medida que la piel envejece también disminuye el número de melanocitos, los que permanecen aumentan de tamaño y su distribución llega a centrarse más.

El tratamiento consiste en la eliminación del cambio de color de la piel (manchas) con la utilización de exfoliaciones químicas (alfa-hidroxiácidos) y láser. Los activos utilizados son: ácido kójico, hidroquinona, derivados de la vitamina C, ácido azelaico, etc.

Artrosis de manos
Enfermedad crónica caracterizada por la degeneración y el desgaste progresivos del cartílago articular de las manos, con pérdida de movilidad normal y deformación. Suele comenzar a los 40-50 años, aunque hay casos de comienzo más tardío. Las articulaciones que se ven afectadas con más frecuencia son la trape-ciometacarpiana, las metacarpofalángicas y las interfalángicas.

La artrosis de las articulaciones interfalángicas tiene un componente hereditario. Las artrosis de las metacarpofalángicas son raras, y suelen darse en personas que a lo largo de su vida han llevado a cabo trabajos manuales. La artrosis trapeciometacarpiana, también conocida como «rizartrosis» o «artrosis del pulgar», es más frecuente en mujeres de mediana edad, y suele aparecer en las dos manos. En los casos avanzados, se observa una deformación cerca de la muñeca, y el dolor se incrementa al realizar el movimiento de pinza con el pulgar. El tratamiento consiste en la realización de ejercicios de estiramiento (en caso de dolor se aconseja no forzar la articulación afectada) y en baños diarios de agua caliente o parafina, excepto cuando haya un brote, en cuyo caso debe aplicarse frío. El tratamiento farmacológico se basa en la toma de analgésicos en caso de dolor y de antiinflamatorios en caso de brotes, y en la utilización de fármacos condroprotectores (ácido hialurónico, sulfato de glucosamina, diacereína y condroitín sulfato).

Bibliografía
Divins MJ. Cuidado de los pies (I). Empezar por la base. Farmacia Profesional. 2001; 15(6): 36-46.
Divins MJ. Cuidado de los pies (II). El mejor punto de apoyo. Farmacia Profesional. 2001; 15(4): 36-40.
Font E. Cuidado de manos y uñas. Offarm. 2002; 21(10): 92-98.
Fustero I. Cuidado de los pies. Higiene y mantenimiento de los problemas más comunes. Offarm. 2007; 2: 66-72.
Garrote A, Bonet R. Higiene y cuidado de manos y uñas. Offarm. 2011; 30: 48-52.
Gómez Ayala AE. Cuidados podológicos básicos. Actuación. Farmacia Profesional. 2006; 6: 43-47.
Puig L, Peramiquel L. Problemas comunes de la piel de los pies. Prevención y tratamiento. Farmacia Profesional. 2003; 7: 60-62.

Valorar este artículo
(1 Votar)

Sandra García Jiménez

Farmacéutica adjunta. Alcalá de Henares (Madrid)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

«Las plagas, en efecto, son una cosa común, pero es difícil creer en las plagas cuando las ve uno caer sobre su cabeza.»
A. Camus

...

Sin prisas, pero con una gran constancia, Pilar Gascón se ha hecho un hueco importante en el mundo farmacéutico. Primero como farmacéutica comunitaria, pero al mismo tiempo tamb ...

Los farmacéuticos/as constituyen «la otra primera línea» de la batalla contra la covid-19, en la que no quedan al margen del ...

El sector farmacéutico ha demostrado su papel fundamental en la pandemia causada por el coronavirus. Los diferentes eslabones del sector –Farmaindustr ...

Después de dos meses de aislamiento en España y desde que Farmamundi activara su protocolo de emergencias el pasado mes de febrero, la ONG, con más de 25 años de experien ...

La actual crisis como consecuencia de la pandemia originada por el virus SARS-CoV-2 está teniendo unas consecuencias extraordinariamente graves tanto a nivel sanitario como económico y ...

El glutatión en la infección vírica1
El glutatión (GSH) es el principal antioxidante de las c&eacut ...

Imprescindibles en verano 2020

Mireia Ripoll Batlló y Joaquín Braun Vives,
Profesión

Tras los excelentes presagios que acompañaban el inicio de 2020, el inesperado estancamiento que ha supuesto la pandemia de la COVID-19 nos impele a encarar, enfundados de ilusión, el ...

Ácidos grasos omega-3

Ave Mari Aburto, Elena Castiella,
Profesión

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, con un grupo carboxilo en un extremo (terminal alfa) y un grupo metilo en el otro (terminal omega). La nome ...

En el día a día del farmacéutico el dolor es uno de los principales motivos de consulta, y debemos saber indicar al paciente qué tipo de solución es la mejor para ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

El sekt es un vino espumoso poco conocido que está avanzando a pasos agigantados. La mayoría de los vinos alemanes o austríacos sekt se elaboran utilizando el método del ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Escribo este artículo a principios del mes de abril, cuando España ha alcanzado la tristísima cifra de trece mil muertes causadas por la COVID-19. Nadie sabe a ciencia cierta, a ...

Benito Pérez Galdós es un canario tan ligado a Madrid, que se le considera el autor clave para conocer la vida y los personajes del Madrid del siglo XIX. Tanto, que Del Valle-Incl&aacu ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.