Publicidad

banner-lilly-creatividad-investigacion
Banner_rinastel

Profesión

Independencia profesional

  • 21 Diciembre 2012
  • Antonio Barbero González
Desde que los medicamentos son fabricados por los laboratorios, los farmacéuticos comunitarios nos hemos quedado en exclusiva con la dispensación. Esta, aunque sea adornada como muy profesional, no deja de ser, para la población ajena al mundo de la farmacia, como una venta especializada. En realidad, nuestro papel de vender o dispensar medicinas, y en algunos casos dar consejos sobre cómo tomarlos, cuando esto ya ha podido ser explicado por el médico, no es útil para gran parte de la sociedad.

Lo importante son los conocimientos, y los farmacéuticos los tenemos. Por eso cuando ya existe un diagnóstico establecido por un médico, el farmacéutico debería ser capaz de elegir la mejor estrategia farmacoterapéutica con su dosificación, pauta, etc. Es más, el ajuste de las dosificaciones en los tratamientos establecidos ya debería ser una tarea realizada por los farmacéuticos de cualquier ámbito de trabajo. También debería estar capacitado para retirar medicamentos, pedir una analítica para ver la evolución del tratamiento farmacoterapéutico en el seguimiento, etc. Por todo ello, tendría que ser responsable, tanto para lo bueno como para lo malo; y por ello tendría que retribuírsele. De este modo, el farmacéutico sí sería un profesional mucho más útil a la sociedad. Los pacientes nos verían entonces como profesionales completos. Por supuesto que tendríamos que seguir trabajando con los médicos, porque les necesitamos, pero no necesitaríamos su permiso para actuar profesionalmente.

Si todo esto no se hace, no entiendo por qué una sociedad va a pagar a un licenciado para vender, o incluso dispensar, medicamentos, cuando en la mayoría de nuestras farmacias los propios titulares de estas permiten a sus auxiliares vender las medicinas, asesorar e indicar tratamientos. No seamos cínicos.

No nos equivoquemos, los farmacéuticos no podemos esperar nada de la Administración, ni de la actual, ni de la pasada, ni de la futura. Para ella somos únicamente administrativos de lujo para cobrar los medicamentos. Es hora de que nos demos cuenta de que estamos solos, y de que solos tendremos que buscar nuestro camino de profesionalización de la farmacia (como ciencia, y no como establecimiento). Porque si existen compañeros que se conforman con solo dispensar, muchos creemos que eso no es suficiente para una profesión universitaria que quiere desarrollarse y seguir siendo independiente. Y más aún cuando cada día existe más evidencia científica que demuestra que los medicamentos se utilizan mal y que existen problemas de necesidad, de efectividad y de seguridad con ellos1. Por lo tanto, trabajemos con el objetivo de desarrollarnos profesionalmente, incluso si hay que bordear la ley por el bien de nuestros pacientes. No olvidemos que así fueron los comienzos de todas las profesiones para que finalmente la sociedad acabara aceptando los hechos consumados.

Y para llevar cabo el seguimiento farmacoterapéutico u optimización de la farmacoterapia, o el nombre que se le quiera dar, necesitamos independencia profesional. Es decir, que no tengamos que pedir permiso para cambiar los tratamientos de nuestros pacientes. Evidentemente, esta independencia profesional no será aceptada por algunos. El primero de ellos, el médico; especialmente los médicos de los colegios profesionales, ya que están siempre en contra de cualquier movimiento que implique un aumento de la profesionalidad del farmacéutico, aunque ello conlleve beneficios para el paciente y para el propio médico. En el fondo les gusta que los farmacéuticos sean vendedores, y así nos lo echan en cara siempre como una profesión subalterna a la suya. Pero cuando oyen hablar de reprofesionalizar la farmacia, les da pánico. No es más que miedo a la competencia que pudieran tener; no quieren compartir al paciente porque creen que eso les da mucho poder.

Otro grupo que no aceptaría este cambio sería el de los farmacéuticos asistenciales (comunitarios, de atención primaria y hospitalarios). Existen muchos farmacéuticos que no quieren la responsabilidad que viene aparejada con ese cambio. Además, no les gustaría trabajar de otra manera, más profesional, y la mayoría no querrá saber nada. Es más cómodo que trabajen los auxiliares.

La corporación farmacéutica es, por último, el grupo que se opondría a esta reprofesionalización.

No quieren oír hablar de otro tipo de retribución, si pierden la facturación de las recetas. Ni de aumentar la responsabilidad. Su apoyo actual a la atención farmacéutica (dispensación, indicación y seguimiento farmacoterapéutico) no es más que pura estrategia para seguir con la dispensación, que es lo único que verdaderamente les interesa.

Para la reprofesionalización de la farmacia como ciencia, necesitamos crear o mejorar dos aspectos: cuerpo de conocimientos propio, y nueva retribución. Pero, para crear un cuerpo de conocimientos propio de la farmacia, es necesario, además de la investigación, poner orden en nuestra propia casa.

Y me explico: todos los cursos, charlas sobre farmacoterapia que vayan dirigidos a los farmacéuticos, tienen que ser impartidos obligatoriamente por farmacéuticos. La parte de diagnóstico o de patología sí pueden darla otros profesionales, pero nunca la farmacoterapia. No podemos, en nuestros propios congresos y cursos, contratar a médicos cuando los farmacéuticos estamos mejor preparados en farmacoterapia. Algunos colegios de farmacéuticos contratan a médicos para sus cursos de farmacología, y lo que es peor, en ocasiones lo hacen a través de algún laboratorio que «lleva» a su propio médico. Antes de que hable, ya sabemos de qué va a hablar.

Tampoco debemos caer en la estupidez de que los farmacéuticos de atención primaria estén enseñando a profesionales de enfermería el seguimiento farmacoterapéutico y la detección de resultados negativos de la medicación (RNM). El seguimiento farmacoterapéutico deben hacerlo los farmacéuticos comunitarios, en la farmacia; y los de atención primaria y de hospital dentro de sus instituciones y colaborando todos entre ellos. En las residencias de ancianos debería ser obligatorio tener un farmacéutico para realizar el seguimiento farmacoterapéutico a todos los residentes2.

Ese debería ser su principal cometido, y no la dispensación. Se ha demostrado que si son los farmacéuticos quienes revisan la medicación de los ancianos de las residencias, el beneficio para los propios residentes y para toda la sociedad en general es mucho más alto.

El cambio de la retribución es fundamental. Se dice que no es el momento de hacerlo; en realidad, nunca es el momento, según algunos. Pero está claro que sí es el momento de valorar, de estudiar alternativas, de ver qué se hace en otros países, de discutir entre nosotros otras formas, para que cuando llegue el momento sepamos al menos dar alternativas que nos favorezcan profesionalmente, de modo que no nos impongan, como siempre, un sistema que seguro no nos favorecerá. Actualmente, la retribución de los farmacéuticos comunitarios se basa en un margen comercial sobre las ventas de medicamentos y productos sanitarios3, un margen que puede llegar a ser diabólico y traer numerosos conflictos de interés.

EF482_PROFESION_2En muchos países europeos, se están dando cambios en la remuneración a estos profesionales, pasando a un sistema mixto, diferenciando claramente el pago por los servicios logísticos y el de los servicios farmacéuticos profesionales. Está claro que cualquier sistema que se adopte no puede representar un coste para la administración superior al actual. Analizando las figuras del artículo de Stubbings4 (figura 1), podemos ver que el día de mañana la retribución del farmacéutico tendría que ser mixta, separando el pago de los servicios profesionales de los de la mera dispensación. En el futuro, y es mi opinión, el farmacéutico debería abandonar la dispensación y dedicarse totalmente a los servicios profesionales, y por supuesto cobrar por estos exclusivamente. Esta puede ser la única vía para evitar los posibles conflictos de intereses que podrían producirse entre ambas.

Siguiendo a este mismo autor, se contemplan seis elementos fundamentales para que pueda darse esta transformación para pagar los servicios profesionales farmacéuticos.

1. El farmacéutico debe aceptar la responsabilidad y su papel en el manejo de la farmacoterapia.

2. Separación del pago por servicios, de la dispensación. Debería facturarse por separado. De esta forma, no habría dudas ni conflicto de intereses.

3. Unir el pago por los servicios farmacéuticos a la acreditación de estos servicios.

4. Documentar los procedimientos, resultados, etc., de los servicios farmacéuticos profesionales.

5. Establecer estándares de calidad. Conviene que los servicios farmacéuticos profesionales muestren un valor a través de medidas de calidad bien definidas, incluyendo indicadores clínicos, de servicios y económicos. Los servicios deberían estar estandarizados para que pudieran medirse bien.

6. Adoptar un pago diferente para los servicios farmacéuticos profesionales. Existen diversos modelos de pago a los farmacéuticos. Tendríamos que estudiar los diferentes modelos que existen en Europa y adoptar el modelo que mejor se adapte a nuestra idiosincrasia, pero diferenciando totalmente el pago por dispensación de los servicios, y procurando que el conjunto no provoque un aumento del gasto total para la administración, tal como aparece reflejado gráficamente en la figura 1 del estudio citado.

Cuanto antes nos pongamos a la tarea, mejor (afortunadamente, la SEFAC ha propuesto un nuevo modelo), porque ya queda muy poco tiempo. Y no es que quiera ser un mal agorero, pero tal como van las cosas, y no me importa el partido político que gobierne, a la administración no les saldrán las cuentas, ni aunque nuestro margen fuera cero. Yo soy titular de una farmacia, pero ya estoy buscando una alternativa profesional. Así pintan las cosas, compañeros. j

Bibliografía

1. Gascón M.ª P. En busca de la eficiencia de las intervenciones farmacéuticas (Editorial). Pharm Care Esp. 2011; 13(2): 47.

2. Lane CJ, Bronskill SE, Sykora K, Dhalla IA, Anderson GM, Mamdani MM, et al. Potentially Inappropriate Prescribing in Ontario Community-Dwelling Older Adults and Nursing Home Residents. J Am Geriatr Soc. 2004; 52: 861-866. (DOI: 10.1111/j.1532- 5415.2004.52250.x)

3. García Cebrián F, García Tenés B. La atención farmacéutica está inexorablemente unida al desarrollo y la aplicación de un sistema mixto de remuneración en España. Pharm Care Esp. 2012; 14(2): 80-83.

4. Stubbings J, Nutescu E, Durley SF, Bauman JL. Payment for Clinical Pharmacy Services Revisited (Editorial). Pharmacotherapy. 2011; 31(1): 1-8.

 

Del País Vasco a Cataluña y más

Los que vamos ya siendo los mayores del lugar recordamos que en octubre de 1999 nos reuníamos en el recién inaugurado Kursaal de Donostia cientos de farmacéuticos en un congreso. Corrían tiempos en que los farmacéuticos comunitarios buscábamos nuestra identidad, perdida desde que la industria farmacéutica comenzó a comercializar medicamentos y, por tanto, el papel de elaboradores empezó a hacernos prescindibles.

Habíamos leído que en los Estados Unidos se habían detectado necesidades en la población en materia de medicamentos y planteado que los farmacéuticos podríamos cubrirlas con nuevas funciones, e incluso unos cuantos privilegiados tuvimos la oportunidad de comprobarlo in situ. El caso es que Miguel Ángel Gastelurrutia consiguió traer a dicho congreso a los padres de la idea y, ademas, para nuestro deleite, los juntó en una mesa redonda moderada por nuestro inolvidable Joaquim Bonal.

Nunca habíamos visto un éxito tan grande. Los pasillos estaban vacíos y las salas de ponencias llenas, cientos y cientos de farmacéuticos absortos, en un silencio que cortaba el aire: era el que me he atrevido a definir en el blog de SEFAC como «El espíritu de San Sebastián». Hasta se habían expuesto 51 comunicaciones de farmacéuticos comunitarios de un total de 77, lo que por entonces era inaudito, exceptuando algún que otro póster de formulación magistral en algún congreso, perdido entre galénicas, históricas y farmacognósticas investigaciones.

La verdad es que desde entonces, y han sido muchos los congresos a los que uno ha tenido la ocasión de asistir, no se había apreciado este fenómeno. Es como si los ángeles y los duendes que pululaban por el Kursaal esos días se hubiesen ocultado entre los grupos de 25 recetas, los cupones precinto y la desaparición del PVP de las cajas de los medicamentos. Hasta hace unos días en Barcelona, en que los elfos y los gnomos se unieron a los ángeles y las hadas, ante la admiración de cientos y cientos de compañeros que volvieron a dejar vacíos los pasillos y volvieron a participar activamente en todas y cada una de las salas, llenas a rebosar, en que se debatían las ponencias científicas y se concluían actuaciones profesionales que van a colmar de contenido a esta profesión, no le quepa duda a nadie, durante la próxima década.

Para que todo cuadrara, se presentó un proyecto, ahora ya maduro, de retribución profesional para el farmacéutico comunitario que va a hacer que todas esas actuaciones afinadas científicamente, puestas a punto en cada mesa y validadas para ayudar a optimizar la salud de nuestros pacientes, puedan llevarse a cabo en el futuro con la dignidad que los farmacéuticos merecen. Porque la forma de retribución actual no se entiende ni se comparte por parte del resto de agentes sanitarios (incluido el principal de ellos, el paciente), y yo me atrevería a decir, además, que constituye un obstáculo para que el farmaceutico se integre totalmente en el equipo de salud con el que es necesario trabajar alrededor del paciente, la única razón de ser de todos los sanitarios.

Y ya para completar y por si fuera poco, de postre hemos tenido nada menos que 417 autores que han presentado 181 comunicaciones, la mayor parte consistentes en investigaciones de medicamentos en pacientes y cuyo único objetivo era el de encontrar caminos para mejorar su salud.

Quiero felicitar públicamente primero al personal de tierra, después a los comités científico y organizativo y, por último, al capitán del barco; y me voy a atrever a personalizarlo, para que lo trasmitan a todos los miembros de sus respectivos equipos, en las personas que han encabezado cada uno de ellos: Pedro, Mercè, Paqui, Jesús. Gracias. Gracias por haber recuperado «El espíritu de San Sebastián».

Francisco Martínez Romero

Director científico de El Farmacéutico


 

 

Valorar este artículo
(1 Votar)

Antonio Barbero González

Farmacéutico comunitario

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

No hace tantos años que grupúsculos farmacéuticos –los inmovilistas de siempre– acusaban a los responsables corporativos de cobrar comisiones del lobby de la cinta a ...

Vivimos momentos de profunda transformación en el sector. La irrupción de las nuevas tecnologías y las nuevas tendencias en los modelos de consumo y en los canales de compra, no ...

Mercè Martí. Presidenta de la Fundación Pharmaceutical Care España

...

Al finalizar el verano, los españoles se creen a salvo de los recurrentes y molestos problemas oculares. Pero septiembre es el mes en el que la mayoría vuelven a las actividades diaria ...

Mamen Parra ya jugaba con sus muñecas en la rebotica de la farmacia de su madre. «Siempre me ha gustado la profesión.» Ninguno de sus tres hermanos mayores quiso estudiar F ...

Nos encontramos en un momento en el que la farmacia debe estar en constante búsqueda de nuevas herramientas o estrategias que aporten valor a sus clientes y optimicen su gestión. Y en ...

La farmacia comunitaria recibe un gran número de consultas relacionadas con los problemas capilares, entre ellos la caída del cabello. Por tanto, el papel del farmacéutico es cl ...

Definición y prevalencia
La osteoartritis o artrosis es la más común de las patologías articulares crón ...

Hace más de un siglo que los probióticos son objeto de interés científico y constituyen un activo campo de investigación. Actualmente, se conocen numerosos benefic ...

La titularidad y la propiedad de una oficina de farmacia han de corresponder necesariamente a una persona física, lo que excluye cualquier entid ...

Objetivos de aprendizaje

  • Conocer las principales características (concepto, epidemi ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Pedro Ximénez es un riquísimo vino de postre muy dulce y oscuro, con sabores a pasas y melaza, fortificado y envejecido en solera. Algunos lo llaman «el vino de sol» debido ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Debatir sobre el futuro de una profesión siempre es sano, enriquecedor. Escuchar puntos de vista diferentes, teorías o propuestas que uno no había llegado a formularse, permite ...

Acabo de celebrar mis bodas de oro como farmacéutica. Durante la celebración del 50 aniversario de mi promoción, a la que asistimos 160 personas, se comentó el proceso de ...

 

Lo más leído este mes

Módulo 3. Dolor neuropático y fibromialgia


Cursos

Objetivos de aprendizaje Conocer el concepto de dolor neuropático. Reconocer los síntomas que provocan dolor por lesión neurológica. Familiarizarse…

Fatiga y cansancio


Profesión

Debido al estilo de vida que llevamos, en muchas ocasiones nos sentimos tan cansados que incluso dejamos de realizar…

«La farmacia comunitaria tiene que estar muy integrada en el área básica de salud. Ése es el gran reto que tenemos»


CANAL EF

Jesús C. Gómez. Presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC)

Manejo y tratamiento del estreñimiento


Protocolos en la farmacia

Definición y prevalenciaDe forma simple, el estreñimiento puede definirse como una defecación infrecuente o con esfuerzo, generalmente de heces…

Numeralia


Editorial

Hablar de números provoca un cierto respeto, supongo que su precisión es lo que nos incomoda. Si las cifras…

La Guía sobre Bulos en Alimentación desmonta las principales falsas creencias sobre alimentos


Crónicas

El Instituto #SaludsinBulos (www.saludsinbulos.com) ha editado la Guía de los Bulos en Alimentación con el objetivo de desmontar los…

El cáncer en cifras


Oncología para farmacéuticos

Aunque aún no disponemos de los conocimientos suficientes para establecer las causas de todas las enfermedades cancerosas (más de…

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia hace público un informe de 2012 sobre la eficacia de la homeopatía


Crónicas

La Comisión Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia (NHMRC) ha decidido finalmente publicar el borrador del primer…

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.