Planeando

El cangrejo

Uno de los fenómenos mágicos que suceden en mi rincón escondido de l'Alt Empordà es lo que yo he bautizado con el nombre de la hipertransparencia.

(Escribo estas palabras unos días después de que las llamas enfurecidas por una tramontana insensible y juguetona arrasaran pinos, encinas y viñedos sin compasión. Recuerdo el día concreto, el día en el que el viento se cansó de jugar. Ese día, un martes de julio, yo estaba en el balcón delante de la bahía de Port de la Selva y el mar estaba calmado; tenía una belleza fría que le daba una serenidad próxima a la altivez que desprenden los que miran por encima del hombro. Me inquietaba su indiferencia por el miedo y la rabia que aún estaban sufriendo los vecinos de Port Bou, La Jonquera Cantallops, Agullana, La Vajol, Darnius, Capmany, Sant Climent de Sescebes, Boadella i les Escaules, Sant Climent de la Muga, Biure, Terrades, Cistella, Pont de Molins, Llers y Figueres. Ese martes de julio fue uno de esos días en los que se puede dar el fenómeno al que me refiero.)

El resultado de mis observaciones indica que el fenómeno puede presentarse después de un intenso episodio de tramontana veraniega que limpia a fondo la atmósfera, durante la calma repleta de luz brillante que invade el ambiente, el mar se mece imperceptiblemente, deja casi de moverse y permite que afloren, con una brillantez aún mayor que la que inunda la atmósfera de la bahía, todos los secretos que guarda bajo su manto acuoso. En esos días, durante las horas que transcurren antes del ocaso, a media tarde, me gusta sentarme en una roca de la que reciben las caricias del mar y poner los pies en remojo. Disfruto de un tiempo que va perdiéndose sin sentir añoranza del tiempo perdido. Es entonces, cuando me quedo absorto mirándolos posados encima de las piedras del fondo. Puedo recrearme observando todos los detalles de ese limitado paisaje, que por el efecto de la hipertransparencia se muestran con toda minuciosidad, y los minutos pasan mientras yo voy tranquilizándome a causa de la agradable sensación de poder ver la realidad con una claridad que evita la mentira o el engaño, esa nebulosa que a menudo invade nuestra percepción de las cosas, el frondoso bosque de sombras en el que nos perdemos tan a menudo.

En una de esas peculiares tardes pude observar detenidamente un pequeño cangrejo. Estaba escondido entre las piedras que brillaban como esferas enceradas, con sus cantos pulidos por el roce constante de unas con las otras. Tenían el brillo parecido al de unas bolas de billar, pero no el color cremoso del marfil sino el del estampado caótico en el que se mezclan los grises, blancos y negros de las rocas provenientes de las montañas que van a morir a estas aguas. El pequeño crustáceo estaba inmóvil, escondido en un recoveco. Sólo la hipertransparencia me permitía distinguir sus pequeñas pinzas que enfilaban hacia mí. No creo que fuera muy consciente de mi presencia, porque no conozco el efecto de la hipertransparencia a la inversa, pero las circunstancias meteorológicas especiales evitaban que pudiera continuar pasando inadvertido para mi vista.

La confluencia de diferentes circunstancias meteorológicas son las que provocan la hipertransparencia, del mismo modo que la alineación total de los planetas del sistema solar provoca –según las supersticiosas predicciones de los agoreros de turno– grandes catástrofes, incluso alguno de estos charlatanes de la pseudociencia pronostica que esta casualidad astronómica es el inicio del fin de nuestro mundo.

Aunque cualquier informe con un mínimo de seriedad sobre el pico de la crisis financiera, económica y política que estamos sufriendo en nuestras carnes y en nuestros bolsillos no tiene en cuenta este fenómeno astral como una de las causas que la originan, lo cierto es que la catástrofe en la que estamos inmersos coincide en el tiempo con la alineación planetaria que sucederá este año. Espero sinceramente que se trate de una coincidencia sin más.

Por ahora he evitado caer en la tentación de creer los pronósticos del ejército de chamanes, brujos, estudiosos del calendario maya y otros charlatanes, pero tampoco puedo evitar comparar esta coincidencia de proporciones planetarias con las coincidencias más locales que provocan la hipertransparencia y voy a caer de pleno, de hecho ya lo he hecho, en la tentación de escribir sobre las coincidencias que existen entre las consecuencias del fenómeno sobre la pérdida de invisibilidad de mi pequeño cangrejo y las consecuencias que tiene la de la conjunción de planetas sobre la pérdida de invisibilidad de la farmacia.

El cangrejo vivía tranquilo en su agujero de Les Clisques sin que yo supiera que estaba allí. En cambio ahora nada de lo que haga pasará desapercibido e incluso puede llegar a ser el protagonista del paisaje que voy a estar observando mientras mantengo los pies en remojo. La farmacia vivía también tranquila en su oasis. Protegida por un velo que la hacía inmune a las miradas indiscretas de otros sectores. Durante décadas, había logrado construir un refugio confortable de estabilidad económica, aunque lo cierto es que estaba inmersa en un mar en el que la ferocidad de la ley de la supervivencia es la norma, pero la crisis económica y sus consecuencias sobre las arcas públicas la han situado en el centro del foco.

Mientras ese martes de julio estaba intentando buscar comparaciones entre el cangrejo y la farmacia, un cosquilleo ligero recorrió el dedo gordo de mi pie izquierdo. Recuerdo que mi pequeño amigo había decidido abandonar su refugio y andaba decidido hacia algún sitio desconocido. La aventura que iniciaba mi pequeño amigo también me sirve para poder acabar este artículo.

La farmacia se equivocará si cree que el velo protector va a caer sobre ella otra vez, no volverá a ser invisible nunca más. Deberá tomar la decisión de emprender un viaje y arriesgarse a convivir con todos los peligros del mar abierto. No hay más remedio, y además quien nos tiene enfocados es mucho mayor que nosotros y no está de vacaciones como yo lo estaba ese martes mágico, y además siempre corremos el riego de que tenga hambre y le apetezca un arroz de cangrejo.

Valorar este artículo
(1 Votar)
Francesc Pla Santamans

Farmacéutico comunitario. Director de El Farmacéutico

Más en esta categoría: « El sueño Crisis »

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

Existen muchos enigmas que no se resuelven si antes no se puede determinar el orden de aparición del huevo y de la gallina. La lentitud en la im ...

Aina Surroca, vocal del COF de Barcelona, y Juan del Arco, director técnico del COF de Bizkaia, expresan con diferentes argumentos la importanci ...

Antonio Bernal lleva algo más de dos años al frente de la Alianza General de Pacientes, desde la que batalla para dar más visibili ...

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International ...

La llegada del invierno trae consigo bajadas de temperatura que producen un aumento en la frecuencia de patologías relacionadas con el tracto re ...

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) son un grupo de fármacos que están comercializados desde los inicios de los años 80. ...

El envejecimiento «es la consecuencia de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo ...

What Why How
¿Qué sentido tiene hacer lo que haces, si no lo transmites a tu ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el ...

La historia de la uva y el vino en América no puede entenderse sin hablar de las uvas criollas, un grupo de variedades descendientes de pariente ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Hoy les he explicado a mis alumnos la lección sobre la Ilustración y sus repercusiones sanitarias y farmacéuticas. Será la ...

Me dijo «Te doy mi palabra», y a continuación me soltó un discurso interminable ante el que apenas fui capaz de resistir. Y e ...

 

Lo más leído este mes

Consecuencias del abuso de los inhibidores de la bomba de protones


Farmacología

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) son un grupo de fármacos que están comercializados desde los inicios…
Visto 2144 veces

Maquetar la experiencia en la farmacia


Marketing experiencial

El siglo XXI es el siglo de la Economía de las Experiencias. El motor de las transacciones económicas ya…
Visto 1806 veces

Problemas digestivos más frecuentes en adultos


Profesión

Los problemas digestivos son motivo de consulta frecuente tanto en la farmacia como en atención primaria o en atención…
Visto 1774 veces

Momentos decisivos en el futuro de la profesión


Con firma

Todos aquellos que me conocen saben que siempre me ha apasionado el mundo de los trenes. Viajar en tren…
Visto 1429 veces

Características generales del envejecimiento y las personas mayores


Cursos

El envejecimiento «es la consecuencia de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo…
Visto 1312 veces

Nueva Zelanda: farmacéuticos, reclasificación de fármacos y competencias


La farmacia en el mundo

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International…
Visto 1168 veces

El despido: ¿qué debe saber el farmacéutico?


Gestión para novatos

Despedir a un trabajador de la farmacia es una de las decisiones más complicadas en la gestión de los…
Visto 1094 veces

Reino Unido: breve historia de los primeros 21 meses del volante para la farmacia


La farmacia en el mundo

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International…
Visto 1056 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.