Publicidad

banner-bephantol

Publicidad

banner-ontex-mascarillas


Planeando

Azul

Cuando te diriges hacia el norte por la carretera N-260 dejando atrás la capital de l'Alt Empordà, aparece delante de tus ojos una larguísima línea de asfalto que parece dibujada por el tiralíneas de un arquitecto, que atraviesa el llano que linda por el este con una de las zonas húmedas con más riqueza botánica y ornitológica de Catalunya, els Aigüamolls de l'Empordà, y a lo lejos, hacia el noroeste, por las postrimerías marítimas de los Pirineos que dibujan una franja estampada de colores superpuestos que van del violeta hasta el gris verdoso.
La línea recortada de la frontera más cercana en la que aún se oyen los ecos remotos de los lamentos de los perdedores cruzándola por el Coll de Lli en La Vajol, el pueblo más pequeño de la comarca que durante unos días convulsos de nuestra historia fue la última sede en territorio español de la Presidencia de la República y del Gobierno y que acogió durante cuatro días a Manuel Azaña, antes de su partida hacia el exilio francés a la que siguió la del presidente de la Generalitat Lluís Companys y la del presidente del Gobierno Vasco José Antonio Aguirre.

La carretera se dirige como una lanza a la brecha existente entre la cara sur de la sierra de la Verdera coronada por el monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes y la sierra de l'Albera en la que está situada la abadía benedictina de Sant Quirze de Colera a la que se accede desde Rabós, un pueblecito escondido donde pude saborear, durante una verbena de San Juan de hace treinta años, la mejor sardinada de mi vida, en la que las sardinas subastadas en la lonja de Llançà fueron braseadas por el fuego de los sarmientos encendidos en el empedrado de la plaza.

Siempre que llego a ese tramo del viaje me siento transportado por una cinta mágica que une el museo Dalí de la rambla de Figueres con los huevos metafísicos de la casa del pintor surrealista en Port Lligat. Este paseo por el reino de la tramontana transcurre, paralelo a la vía del tren que acabará cruzando la frontera unos treinta kilómetros más al norte en la majestuosa estación de Port Bou, entre maizales, vides y olivos, hasta Vilajuïga, el pueblo que guarda en su subsuelo el manantial de las aguas mineralizadas y ligeramente gaseadas que aderezan con exótica alegría las comidas a los que nos agrada notar el sutil chispeo de las aguas con gas, y que finaliza cuando llegas a las ruinas del Castillo de Carmençó para atravesar el Coll de Canyelles

Una vez atravesada la meta, al final de la larga recta, y después de un corto repecho, y si la brisa sube de la costa y tengo los sentidos atentos, puedo oler el mar. Un mar que aparece después del leve descenso por la carretera que ahora se retuerce entre las laderas desnudas de las rocas que muy pronto llegarán hasta la costa. Después de una de esas curvas de derechas que me conducen a Llançà, el mar aparece como una mancha de azul homogéneo que linda con otra mancha azul celeste por la línea engañosamente recta del horizonte. Este momento es como un beso esperado, pero que no por serlo es igual al último beso guardado en la memoria. Es un paisaje que sé que voy a ver, pero que continúa removiendo algo cerca de la boca del estómago cada vez que aparece.

El mar azul y el cielo azul entre las rocas del macizo del Cap de Creus es una descripción rigurosa de ese paisaje, pero cuando la emoción de ese momento decae y voy acercándome al último tramo del viaje, el que transcurre por el camino de ronda entre Llançà y Port de la Selva voy entendiendo que las cosas no son tan sencillas como parecen. Esa mancha de azul homogéneo va mostrándose tal como es realmente, un crisol de verdes y azules que van mezclándose con trazos desordenados de blanco que aparecen al ritmo que marca el viento. No puedo decir que el mar no sea esa mancha maravillosa que me emociona, pero el mar no es sólo eso. El mar es diverso.

Esa manera de ver las cosas tiene un gran parecido con la que muy a menudo aplicamos cuando se describe la farmacia. Con demasiada frecuencia miramos el sector como un universo uniforme, monocolor, pero si nos acercamos a él con la actitud del que mira un cuadro nos encontramos un universo de contrastes.

Nuestro sector es la suma de diminutos universos aislados unidos por leves conexiones, pero cada uno de ellos tiene características muy distintas que pueden incluso hacerlos extraños entre ellos. Estas diferencias no son sólo económicas, que las hay, sino que también existen diferencias sociológicas y vocacionales. Por esta razón cualquier intento de explorar alternativas a la situación de incertidumbre en la que se encuentra el sector que no tenga en cuenta su extraordinaria diversidad no tiene ninguna posibilidad de tener éxito.

Aunque es imprescindible aumentar la fuerza de las actuales conexiones entre farmacias desarrollando una cartera de servicios susceptible de ser contratada por el sistema nacional de salud que aumente el valor sanitario del conjunto de las farmacias, no hay más remedio que contemplar que las alternativas válidas van a ser también necesariamente diversas si no queremos correr el riesgo de que algunos puedan sentirse excluidos de la solución propuesta.

Encontrar el equilibrio entre lo colectivo y lo individual va a ser una de las claves del éxito de las propuestas de futuro, siempre y cuando seamos verdaderamente conscientes de lo que significa estar trabajando para la farmacia. Ni el mar es ese azul que aparece detrás de la curva a derechas, ni el sector puede ser contemplado como un conjunto uniforme de establecimientos sanitarios cortados por el mismo patrón. Sería más fácil, pero no es así, ni el mar ni la farmacia.

Valorar este artículo
(0 votos)
Francesc Pla Santamans

Farmacéutico comunitario. Director de El Farmacéutico

Más en esta categoría: « Laura Pla »

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

¿Qué misterios esconden este par de series de cifras? Seguro que muchos de vosotros, queridos lectores, lo habréis adivinado. La primera es el precio medio de la receta financia ...

«Había ganas de votar y, sobre todo, ganas de que en el Colegio se produjera un relevo con la entrada de un nuevo equipo». Así explica Paula Payá la alta par ...

Jaime Acosta Gómez se licenció en Farmacia por la Universidad Complutense en 1998. Una de sus primeras decisiones al acabar la licenciatura ya fijó su carácter profesiona ...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el deterioro articular es una de las diez enfermedades más discapacitantes a escala mundial y el tercer problema de ...

Según describe el profesor José María Pajares en su magnífico artículo «La historia de la úlcera péptica: ¿hemos llegado al final?» ...

Desde tiempos inmemoriales, las uñas han sido un elemento ornamental clave en el embellecimiento personal. Tanto es así que cuentan que la mismísima Cleopatra tenía reser ...

Tras el parto comienza una nueva etapa en la que la mujer se recuperará de los cambios fisiológicos ocurridos durante el embarazo y, además, deberá adaptarse a la nueva v ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Bullas es una denominación de origen cuya zona de producción se encuentra situada en el noroeste de la provincia de Murcia. La componen terrenos ubicados en los municipios de Bullas, C ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

No, no es mi intención elucubrar acerca de las propiedades de las diferentes formas de inmunizarnos frente a la dichosa COVID-19. Cuando aparezca el artículo quizá ya estemos va ...

El hombre del saco es la representación del miedo en la infancia. «No te vayas con extraños, no hables con desconocidos, cuidado, cuidado...» Existe. Embaucadores de ni&nti ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.