Imprimir esta página

Con motivo del cincuentenario de su novela Cacereño

La Diputación de Guipúzcoa homenajeó a Raúl Guerra Garrido

  • 01 Abril 2019

Con motivo del cincuentenario de la novela Cacereño, Raúl Guerra Garrido fue objeto de un homenaje en el palacio de Diputación de Guipúzcoa en el transcurso del cual la ministra de Educación, Isabel Celaá, le entregó la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio.

Era el primer reconocimiento que una institución pública le rendía en Euskadi a Raúl Guerra y que había sido impulsado por el diputado de Cultura, el socialista Denis Itxaso. Políticos como la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, el también socialista Odón Elorza, y el popular Borja Sémper acudieron al acto, al igual que el viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, los escritores Felipe Juaristi y Ángel García Ronda o el filósofo Fernándo Savater.

Junto a ellos se encontraba el escritor Fernando Aramburu, autor de Patria, a quien le correspondió glosar la figura de Raúl Guerra, del que destacó su «integridad moral» en una sociedad vasca «encogida por el miedo». «Te implicaste en la acción cívica –dijo Aramburu–, fuiste miembro fundador del Foro Ermua y no es un secreto que pagaste un alto precio por ello».

Isabel Celaá recalcó que el reconocimiento tenía una dimensión literaria innegable, pero también una dimensión ética, al poner en valor el coraje cívico y la claridad de ideas de Raúl Guerra.

Valorar este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados