Imprimir esta página

I Congreso Mundial de Farmacias, IPAP18

El científico Mariano García Blanco advierte sobre una futura pandemia de enfermedades infecciosas «muy peligrosa»

  • 27 Septiembre 2018

El experto en Biología Molecular y Bioquímico de la Universidad de Texas, Mariano García Blanco, aseguró ayer en Salamanca que es casi seguro que pueda surgir una pandemia de enfermedades infecciosas «muy peligrosas».

El científico participó en la Sesión Plenaria del I Congreso Mundial de Farmacias, IPAP18, que se celebra en la Universidad de Salamanca. Esta epidemia global ocurrirá, pero no se sabe cuándo, añadió el científico. Aunque se pensaba que ese problema se había solucionado, no es así. Antibióticos contra bacterias muy resistentes, el virus del ARN, como el SIDA, ébola, dengue, zika o fiebre amarilla son verdaderas preocupaciones para los científicos. García Blanco explicó que una de las iniciativas en las que está trabajando actualmente gira en torno a la defensa global rápida en contra de los patógenos, porque van a tener que trabajar sobre lo que ahora no saben. «No se puede predecir una epidemia si no la conoces», dijo García Blanco.

Aseguró, además, que la obesidad es actualmente el mayor problema de salud en el mundo. El experto puso como ejemplo a los españoles, que han adquirido el buen hábito de caminar, y lo compara con países como Australia y Estados Unidos en los que la obesidad «es un problema enorme».

El científico comparte la idea del Nobel Phillip Sharp, que participó el día anterior en el congreso, en torno al peligro del movimiento antivacunas. En su opinión, todo tiene su riesgo, igual que hay alérgicos a la penicilina, este bioquímico se pregunta por los millones de vidas que ha salvado, igual que las vacunas de la viruela, la polio o de la fiebre amarilla. «Es inconcebible –dijo– que alguien pueda negar el valor de las vacunas que ayudan desde hace más de 150 años». Una de las cuestiones que García Blanco trató en su conferencia giró en torno a cómo vacunar para algo que desconocemos, porque incluso para eso hay solución. «No hay datos científicamente válidos que hablen en contra de las vacunas, pero sí los que hablan a favor», aseveró.

Valorar este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados