Imprimir esta página

Infarma Barcelona 2017

Servicios profesionales consolidados en el ámbito internacional

  • 22 Marzo 2017

¿Qué servicios se están prestando en el ámbito internacional? A esta pregunta dio respuesta el aula en la que se presentaron las iniciativas de farmacéuticos de Nebraska (Estados Unidos), que han concretado una serie de tests de cribado que se realizan en las farmacias para determinar la atención médica posterior que necesita el paciente; o el caso de Irlanda, donde los farmacéuticos hace años que administran distintas vacunas a la población o se encargan de la gestión de tratamientos de especialidad y alta tecnología (speciality) en lugar de los hospitales. Como explicó Guillermo Bagaria, vicetesorero y responsable de Atención Farmacéutica del Col·legi de Farmacèutics de Barcelona, estas experiencias aportan “una visión interesante para comprender cuál es la situación de cada país y completarlo con la visión de la farmacia española”.

Irlanda
Darragh O'Loughlin, secretario general de la Unión Profesional de Farmacias de Dublín (Irlanda), explicó que la dispensación de medicinas especializadas o altamente tecnológicas se hace a través de las oficinas de farmacia desde 1996, aunque antes se hacía sólo en hospitales. “Los pacientes tenían que hacer el viaje para recibir estos medicamentos que, además, son de muy alto coste. Cuando el especialista diagnostica y hace la receta para el paciente, éste tiene que elegir una farmacia a la que se enviará directamente la medicación; el coste lo paga el sistema sanitario. Los farmacéuticos se encargan de darle toda la información al paciente, los consejos necesarios, les informan sobre cómo utilizar los dispositivos y cómo manejar su tratamiento”, explicó.

Otro de los servicios que los farmacéuticos irlandeses llevan ofreciendo desde 2011 con el visto bueno del sistema nacional de salud es la administración en oficinas de farmacia de la vacuna contra la gripe. En estos momentos, según afirmó O'Loughlin, está cerca de conseguir la tasa de vacunación del 75% de los pacientes de riesgo (mayores de 65 años, enfermos de asma, diabetes, trabajadores sanitarios, embarazadas, etc.): “Antes de que se vacunara en las farmacias había un porcentaje del 60 por ciento de tasa de vacunación y ahora está en el 70”. Por otro lado, los farmacéuticos establecimos unos requisitos muy estrictos para poder administrar las vacunas: formación acreditada, preparación en profilaxis, en actuación ante reacciones adversas, reanimación, etc.”, explicó O'Loughlin.

Estado Unidos
Otro caso en el que la farmacia comunitaria ha ido ganando protagonismo es el de Nebraska, donde se han puesto en marcha los puntos de testado (Point of care testing in America). Como explicó Alison Dehring, de la Universidad de Nebraska, se trata de un modelo de cribado por el que las oficinas de farmacia permiten determinar si un paciente está o no infectado y si precisa de una atención sanitaria mayor o urgente. Por ahora, las oficinas de farmacia realizan tests para la gripe, para el estreptococo, de detección de VIH y de hepatitis C, aunque en algunos otros estados se estudia incluir pruebas de hemoglobina A1c, INR para anticoagulación de pacientes o de control de opiáceos, entre otros.

“Hay que tener –explicó Dehring– en cuenta que en Estados Unidos la provisión de asistencia sanitaria es más compleja, aunque al final del día los farmacéuticos tenemos el mismo reto que en otros países: demostrar que aportamos un beneficio al sistema y cuidamos de pacientes individuales”. “Nosotros –añadió–sabemos determinar si está enfermo, qué tipo de cuidados puede necesitar, si puede esperar unas horas o días”.

A esto se suma que el 30% de los adultos a los que se hizo el test de la gripe no tenía proveedor de cuidados primarios. La realización de la prueba permitió detectar a varios que tenían neumonía y que las farmacias derivaron a los servicios médicos.

Valorar este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados