Imprimir esta página

Las ventas de medicamentos de marca retrocedieron un 1,4% en 2014, mientras las de genéricos crecieron un 9,5%

  • 15 Abril 2015

El mercado de medicamentos de prescripción (básicamente formado por fármacos de marca, con o sin patente en vigor) cayó en España en 2014 un 1,4% mientras que las ventas de productos genéricos en ese período experimentaron un crecimiento del 9,5%, según recoge el Boletín de Coyuntura del Mercado del Medicamento en España número 118 de los que elabora mensualmente Farmaindustria.

Estos datos muestran la dualidad en la que se encuentra inmerso el mercado farmacéutico español, tanto público como privado, con importantes crecimientos de las ventas de genéricos y fuertes caídas de ventas de los medicamentos bajo patente. Esta situación, que ha marcado la tendencia general el pasado año, no se espera muy diferente en 2015, tal como han pronosticado los principales analistas del sector.

Mercado a precio de genérico
En el Boletín se recoge también que el mercado a precio de genérico representa ya casi el 80% del mercado de medicamentos de prescripción en España (78,3%), y el 47,9% de dicho mercado en valores, habiendo experimentado un crecimiento muy importante en los últimos años. Sólo dos años atrás, en 2012, la cuota de mercado de los medicamentos a precio de genérico era del 67,1% en unidades y del 39,6% en valores, lo que implica un crecimiento de la cuota de mercado de estos medicamentos del 17% en unidades y del 21% en valores en tan solo dos años.
Por otro lado, el Boletín analiza el mercado farmacéutico autonómico en el pasado ejercicio, poniendo de manifiesto la dispersión del gasto farmacéutico público per cápita, que va desde los 268 euros por habitante de Extremadura a los 163 euros de Baleares, sin tener en cuenta a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Esta dispersión se ha reducido en España el año pasado, ya que el coeficiente de variación ha pasado del 13,2% en 2013 al 12,7% en 2014.
Según los datos disponibles, una de las variables más importantes que hacen que el gasto farmacéutico per cápita, como en el caso del consumo de recetas per cápita, difiera tanto entre las distintas comunidades autónomas es el distinto grado de envejecimiento de su población.

Valorar este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados