Imprimir esta página

56º Congreso de la SEFH

Preparar y dispensar los medicamentos en dosis individualizadas, un reto para la farmacia hospitalaria

  • 21 Octubre 2011
La obligatoriedad de realizar estudios genéticos antes de la prescripción al paciente de determinados fármacos, aumentará significativamente en los próximos años. Así lo aseguró el Profesor Ángel Carracedo, catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Santiago, durante la conferencia inaugural del 56º Congreso SEFH (Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria). Según explicó Carracedo, «apenas una docena de fármacos establecen en su ficha técnica la obligatoriedad de realizar perfiles genéticos de los pacientes, aunque existen recomendaciones para hacerlo en varias docenas más». Esto significa que el farmacéutico de hospital «debe vigilar la aplicación de una terapia personalizada en los casos en los que sea necesaria, para lo cual es esencial una actualización permanente en este campo de desarrollo».

Para el profesor Ángel Carracedo, los biomarcadores desempeñan un papel esencial, y son las agencias reguladoras, como la EMA y la FDA, las encargadas de validar y decidir «cuáles tienen evidencias suficientes». El problema, indicó, es que «el proceso de validación de las agencias reguladoras es muy lento», de forma que los avances en el campo científico tardan en llegar a la práctica clínica. Además, una vez el biomarcador esté validado, el sistema sanitario «debe valorar si es rentable con estudios de coste-eficacia».

 

Farmacotecnia

En la sesión plenaria que se celebró sobre la preparación de medicamentos en el hospital se destacó el papel creciente que va a desarrollar el servicio de farmacia del hospital. El Dr. José Luis Poveda, presidente de la SEFH, señaló en su intervención la importancia creciente que tiene esta área dentro del hospital, que gestiona el 30% de los recursos humanos y materiales del servicio de farmacia. La preparación de formulaciones y personalización de dosis supone dos claras ventajas: por un lado la mejora de la eficiencia económica, al permitir un mejor aprovechamiento de las dosis de medicamentos, y, por otra parte, una mayor garantía de seguridad de los pacientes al evitar manipulaciones posteriores de las dosis.

En este sentido, el Dr. Poveda planteó la necesidad de una evaluación objetiva y detallada de las ventajas o inconvenientes que supone la externalización o no de determinados procesos de preparación y producción, ya que se trata de una decisión que, señaló, «tiene una difícil marcha atrás».

La alternativa a la externalización de procesos en el área de farmacotecnia sería la aplicación de segmentación por líneas de trabajo dentro de una misma comunidad autónoma para obtener rendimientos por economía de escala. Según señaló el Dr. Poveda, «este proceso supondría que cada hospital se especializaría en la producción de una determinada línea de medicamentos, citostáticos, antibióticos, etc., de forma que no sería necesario tener todas las tecnologías en todos los centros y se podría responder a las necesidades específicas de cada hospital».

El reto de la farmacia hospitalaria es, según la Dra. María Sanjurjo Sáez, jefe de Servicio de Farmacia del Hospital Gregorio Marañón (Madrid), «preparar y dispensar los medicamentos en dosis individualizadas y listas para la administración directa al paciente, con el consiguiente aumento en seguridad y eficiencia

Los farmacéuticos de hospital deben vigilar la aplicación de las terapias personalizadas que persiguen aumentar la seguridad y la eficiencia de los tratamientos y pueden llegar a conseguir ahorros respecto el precio oficial de un tratamiento incluso superiores a un 25%, por ejemplo por un mejor aprovechamiento en la utilización de los viales, según subrayó la Dra. Sanjurjo durante su intervención. Si se tiene en cuenta que más de un tercio de los recursos sanitarios se invierten en medicamentos, la capacidad de mejorar la eficiencia de los recursos de los servicios de farmacia hospitalaria es cada vez más importante.

La Dra. Sanjurjo añadió, además, que los farmacéuticos de hospital tendrán que ir incrementando su papel en el control de la distribución de las dosis de medicamentos dentro del centro sanitario. Sólo en su hospital, se preparan anualmente casi nueve millones de dosis. En este sentido, señaló que alrededor del 40% de los errores de medicamentos se producen cuando se distribuyen los medicamentos a los pacientes, lo que podría evitarse incrementando la trazabilidad mediante, por ejemplo, radiofrecuencia o código de barras.

La Dra. María Sanjurjo fue la encargada de impartir la conferencia «La preparación de medicamentos en los servicios de farmacia hospitalaria: nuevo reto o una oportunidad perdida» dentro de la Sesión Plenaria del Congreso de Farmacia Hospitalaria, que también contó con la intervención del Dr. José Luis Poveda y la presidenta del Comité Científico, la Dra. María Isabel Martín.

Valorar este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados