×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 64495

Farmacia: un trabajo en equipo

  • 02 Noviembre 2016

«Entrena a tus empleados lo suficientemente bien como para que se puedan ir, y trátales lo suficientemente bien como para que se quieran quedar».
Con tan inspiradoras palabras, atribuidas al magnate de los negocios inglés Richard Branson, comenzamos este artículo sobre la gestión del equipo humano en la farmacia.

Cuando desde el punto de vista profesional se habla de los recursos humanos (RRHH) y de su gestión por parte de las empresas, casi siempre se piensa en ellos encuadrándolos en grandes multinacionales con presupuestos de miles de euros para su manejo y extensos planes de desarrollo pensados a largo plazo, olvidándonos a menudo de que en una PyME su meticulosa gestión es igual o más importante que en aquellas grandes moles.

En las líneas que siguen a esta presentación vamos a tratar de dar unas sencillas pinceladas sobre cómo gestionar a nuestro equipo humano en una PyME, enfocándolo específicamente y por razones obvias en una PyME farmacia.

Lo primero que debe tenerse en cuenta –y cualquier dueño o gestor de una farmacia que se precie coincidirá con esta afirmación– es que lo mejor y lo peor que tienen una botica y su personal es el trato tan cercanísimo que se tiene entre empleados, que trabajan literalmente «codo con codo» durante una media de 8 horas diarias.

Si esta estrecha convivencia se gestiona como es debido, supone un éxito casi garantizado para el gestor de la farmacia, pues conlleva un buen feeling entre compañeros que el cliente/paciente que entra por la puerta percibe nada más llegar. Quiera o no, lo nota y lo somatiza –incluso de forma inconsciente–, igual que se capta el aroma de un buen café que nos evoca situaciones placenteras vividas anteriormente, y esto nos pone de buen humor y nos dibuja «sin querer» una cariñosa sonrisa en la cara. ¿A quién no le ha pasado?

Sin embargo, una mala gestión del equipo hará que caiga como un castillo de naipes –uno detrás de otro–, y con ello también caerán las ventas, la rentabilidad y los resultados de nuestra pequeña empresa, de nuestra farmacia.

Prestigiosas universidades de todo el mundo han invertido tiempo y dinero en costosos estudios que revelan algunas de las claves para lograr el ansiado «buen ambiente» entre los empleados, ya que la «felicidad» con la que se trabaja repercute directamente en la rentabilidad que se produce. Nosotros también lo creemos así, pero pensamos que a veces bastan unos sencillos consejos para lograr ese aire limpio y sin malos humos:

  • Poner buena cara todos los días no significa estar guapo, sino sonreír y demostrar una actitud positiva todos los días. Debe transmitirse empatía y mostrarla en las expresiones de la cara. ¡Es reconfortante ver cómo los demás te la devuelven!
  • Hay que charlar más allá de lo que los medicamentos exigen… No es necesario ser «amigo» de todos los compañeros/empleados, pero conocerles algo más de lo que se muestra bajo esa bata blanca invita a socializar mejor: una caña, un paseo al salir del turno… Cosas de la vida mundana que hacen más humana la jornada laboral.
  • Hacerse favores entre compañeros ayuda mucho más en la gestión diaria de lo que se cree. El desenfadado «hoy por ti, mañana por mí» tiene mucho más poder de lo que la gente imagina, y evita que pequeños problemas con fácil solución se conviertan en quebraderos de cabeza tanto para jefes como para empleados. A veces la llamada «mano izquierda» y el sentido común son más útiles que la rigidez de la norma.

Salario emocional
Ahora bien, mientras estos tres pequeños consejos son algo que pueden (y deben) aplicar tanto los empleados como los jefes, es importante saber que es responsabilidad última del superior jerárquico saber gestionar a su equipo más allá de las medidas en las que ellos puedan aportar algo. Es parte de su trabajo «hacerse con el equipo» y lograr su fidelidad mediante el llamado «salario emocional».

Un trabajo es algo más que un puesto de trabajo, y por ello soy una firme defensora de hacer de él algo más que una bata blanca, un mostrador y una caja de «paracetamoles».

Para lograr un máximo rendimiento de nuestro personal, es necesaria una máxima implicación de la persona, refiriéndonos al conjunto de la persona, y no sólo al perfil profesional de ésta.

¿Cómo se consigue esa máxima implicación de la persona? El empleador debe dar algo más que una buena remuneración económica, ya que mientras que ésta es un beneficio a corto plazo (necesario, pero a corto plazo), el llamado salario emocional no deja de ser sino una fidelización de nuestro empleado, una garantía de que va a querer venir a trabajar con nosotros cada día y que, además, va a querer hacerlo bien. Y hay una gran diferencia entre hacer algo porque «se quiere» o hacerlo porque «se tiene que hacer».

Sin perder, por supuesto, el norte sobre lo fundamental, que es la suma económica que todos recibimos por nuestro trabajo. Sea como sea, deben tenerse muy en cuenta las «ganas» que logramos de nuestros trabajadores cuando les pagamos, además, con valores intangibles como un buen ambiente, un horario adaptado a sus circunstancias personales (o la flexibilidad que le permita adaptarlo), un buen trato personal, un interés real en su persona, una valoración de su desempeño y esfuerzo…

A los empleados hay que comunicarles las cosas, contarles las diferentes situaciones que van surgiendo en la farmacia, hacerles partícipes (hasta donde la jerarquía lo permita, obviamente) de las distintas posibilidades que se dibujen, preguntarles, escucharles…

En definitiva, si se quiere lograr un máximo desempeño de nuestros empleados, y por ende un máximo beneficio nuestro, hay que darles algo más que la mera retribución económica, pues de ese modo lograremos también nosotros algo más que el mero desempeño de su trabajo.

¿Alguien se ha parado a pensar lo que supone para un empleado de una farmacia –pongamos una farmacia media, de unos 4, 6 u 8 empleados– el hecho de que su jefe entre por la puerta cada mañana y no le salude por su nombre porque ni siquiera se lo sabe? Con esto, y no es necesario explicar por qué, lo único que se consigue es enojar al personal, enranciarlo, y que no tenga ganas de «entregarse» a la empresa. Nuestro personal sentirá que no se le respeta, se desmotivará y, por supuesto, se sentirá infravalorado.

farmaciaequipoEl mejor sitio para trabajar
Nuestra farmacia debe luchar por ser lo que, modernamente, el mundo del business denomina un «best place to work», es decir, «el mejor sitio para trabajar». Las tornas han cambiado y ya no son nuestros empleados –sólo– quienes deben seducirnos a nosotros como empresarios, sino que nosotros también debemos asegurarnos de seducir al mejor de los empleados: la competencia es feroz en ambos sentidos y, si queremos tener a los mejores trabajadores, debemos ser el mejor sitio para que quieran venir a trabajar. Así de simple y de complicado a la vez.

Si bien es fácil asumir esto, la segunda parte es más complicada: ¿cómo logramos ser esa farmacia elegida por los mejores trabajadores?

En un mundo como el de la farmacia, en el que un alto porcentaje de los empleados cobra según convenio (y en contadas ocasiones, aunque cada vez más, algo en función de ventas), lo que diferencia a menudo nuestra farmacia como un lugar mejor para trabajar que la del vecino son rasgos subjetivos distintos en cada persona: que a Paco le pille cerca de la guardería de su hija para ir a recogerla, que a María le cuadre el horario porque al salir le gusta ir a pilates, o que a Juan no le suponga más el gasto en gasolina que lo que cobra, porque tiene una buena comunicación en transporte público.

Desde luego hay rasgos de nuestra farmacia que podemos gestionar (como la adaptación de un horario) y otros que no (como la comunicación con el centro de la ciudad), pero lo que puede ser manejado por nosotros debe ser abordado a conciencia y en consonancia con el equipo que queramos crear.

Por último, y aunque esta advertencia, por obvia, no debiera ser necesaria, el trato que debe dispensar un jefe a un empleado ha de ser siempre ejemplarizante y humanizado (debe serlo siempre, pero con más motivo en espacios tan pequeños como los de una botica).

Puede parecer una tontería sin importancia, pero hay que recordar la necesidad de tener detalles como el de preguntar por los avances en el inglés de un empleado que nos pidió una hora de flexibilidad para acudir a la academia de la esquina, o interesarse por la fiebre del hijo de otro empleado que tuvo que salir de urgencia cuando le llamaron del colegio.

Trabajo en equipo
Aunque éste no es el lugar para explicar con datos técnicos aspectos relativos a los incentivos meramente económicos (un mundo complicado y cada vez más estudiado por las farmacias pioneras de toda España), sí parece conveniente transmitir la idea genérica de que estos incentivos deben ser abordados desde esta máxima: «los objetivos comunes, los incentivos individuales». La farmacia tiene que navegar como lo hace un barco en alta mar, y para ello hay gente en la sala de máquinas, en la cocina, en el puente de mando…, pero la realidad, y esto no debe perderse de vista, es que el barco llega a puerto gracias a todos.

Del mismo modo, el servicio que se ha ofrecido a la señora que sale por la puerta con el antiinflamatorio que le recetó el médico y el protector estomacal que le hemos recomendado en la farmacia a través de la venta cruzada es una labor conjunta del compañero que colocó los productos en su sitio, del que aconsejó a nuestra clienta y del que explicó, con sus conocimientos técnicos, por qué debe tomar ambas cosas a la vez.

En definitiva, podemos concluir que, si todo esto que hemos comentado se cuida y se logra pagar el denominado «salario emocional», el farmacéutico no debe tener ninguna duda de que, cuando un día surja un problema inesperado y necesite que acudan en su ayuda Paco, Carmen o Luisa…, acudirán encantados.

Y, por cierto, esto de la felicidad en el trabajo no es un concepto moderno, pues ya lo adelantaba el griego Aristóteles hace 24 siglos al afirmar que «el placer en la tarea aporta perfección al trabajo».

Valorar este artículo
(10 votos)
  • Modificado por última vez el Martes, 08 Noviembre 2016 14:39
  • 3 comentarios

3 comentarios

  • Enlace comentario L Miércoles, 09 Noviembre 2016 21:57 publicado por L

    Por favor, no es "entrenar" sino "formar"... Traducciones literales: no gracias.

    Me ha parecido un artículo bastante pobre y copiado de un original en linkedin.

  • Enlace comentario Rosa Gómez Córdoba Martes, 08 Noviembre 2016 09:24 publicado por Rosa Gómez Córdoba

    Excelente artículo Paloma, al que suscribo 100 por 100, sólo añadiría una cosa más, firmeza a la hora de liderar equipos. Muchas veces se confunde el buen ambiente y la flexibilidad horaria con debilidad o buenismo por parte del titular. De manera que junto al buen ambiente y la humanización en la gestión de equipos añadiría normas claras y consecuencias derivadas del mal uso de la confianza que se deposita a veces en los empleados.

  • Enlace comentario lola Martes, 08 Noviembre 2016 09:03 publicado por lola

    Buen artículo, totalmente de acuerdo contigo sobre la importancia del "salario emocional"

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El curso se ha vivido con intensidad y ha servido para estabilizar las cuentas. Se ha mejorado notablemente la situación en el pago y en la fact ...

Somos datos. Las 24 horas del día consumimos y generamos datos de origen muy diverso, sobre lo que nos gusta, lo que consumimos, a dónde ...

¿Debe el farmacéutico comunitario formar parte de los equipos multidisciplinares de los centros sociosanitarios? Sobre este tema opinan Miguel Ángel Calleja y Jaime Giner.

...

Dedicado a mi amigo, por el que estoy aquí, Josep María

La ciudad quema, pero no parece que eso afecte a la multitud de ...

El embarazo no es una enfermedad. No obstante, la mujer sufrirá en su organismo modificaciones anatómicas y funcionales para permitir que ...

Las infecciones del tracto urinario (ITU), y más concretamente las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis), constituy ...

La definición estricta de estreñimiento se refiere a eliminar una cantidad de materia fecal inferior a 50 g/día; sin embargo, dire ...

Con la serie que se inicia en este artículo, se alude a una lista no cerrada de circunstancias que pueden afectar a la transmisión de una ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

Llegan el verano, las vacaciones, los mediodías al sol con un tinto de verano y los comentarios del tipo «mejor un vino blanco fresquito cuando hace tanto calor» o «los tint ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Las sociedades cerradas permanecían impermeables a los cambios. Las gobernaba la gerontocracia, amparada en las costumbres y las tradiciones, a veces fruto de la revelación de los dios ...

El prólogo es un epílogo que se coloca al principio para ejecutar al autor, algo así dijo el cínico de Pitigrille, pero en esta ocasión es en casi sentido estricto ...

 

Lo más leído este mes

Cistitis recurrentes: una consulta frecuente en la farmacia


Profesión

Las infecciones del tracto urinario (ITU), y más concretamente las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis), constituyen,…
Visto 7098 veces

Neuromarketing: ¿cómo se puede aplicar en la farmacia?


Gestión para novatos

Según Google Trends el término «neuromarketing» ha ido registrando un incremento en el número de búsquedas en Internet a…
Visto 3800 veces

Maria Rubies, farmacéutica «JASP»


Salidas Profesionales

Maria Rubies Royo encarna a la perfección a los farmacéuticos JASP. Si no fuiste a EGB quizá desconozcas qué…
Visto 3447 veces

Cuidados en el embarazo


Ventas Cruzadas

El embarazo no es una enfermedad. No obstante, la mujer sufrirá en su organismo modificaciones anatómicas y funcionales para…
Visto 3427 veces

Retribución del equipo en la farmacia


Gestión para novatos

Tan importante es preocuparse por la gestión de la farmacia a nivel producto, stock y superficie de venta, como…
Visto 2894 veces

A grandes males, grandes remedios


Diario de un Erasmus

Ya saben que estamos de aniversario. No me he cansado de repetírselo, porque como ya pasé los 30, sé…
Visto 2854 veces

Estreñimiento, un problema cotidiano


Profesión

La definición estricta de estreñimiento se refiere a eliminar una cantidad de materia fecal inferior a 50 g/día; sin…
Visto 2502 veces

Prestación farmacéutica a centros sociosanitarios


El color de mi cristal

¿Debe el farmacéutico comunitario formar parte de los equipos multidisciplinares de los centros sociosanitarios? Sobre este tema opinan Miguel…
Visto 2465 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.