Publicidad

banner-manasul
Banner_rinastel

Protocolos en la farmacia

Suplementos nutricionales en el embarazo y la lactancia

En la actualidad, nadie pone en duda la estrecha relación que existe entre el grado de salud de la mujer y el desarrollo y la salud del hijo que ella pueda concebir. La ciencia ha demostrado que la alimentación de la madre incide de un modo determinante en el desarrollo del embarazo y en la salud del hijo, y que pueden prevenirse muchos problemas cuidando de la salud y del estado nutricional de la mujer desde el periodo preconcepcional, durante el embarazo y también durante la lactancia.

Preconcepción
La mujer que desea quedarse embarazada debería acudir al médico y chequear su estado de salud antes de planificar su embarazo. Si existe un sobrepeso, debería tomar medidas para corregirlo en lo posible antes del embarazo, y así evitar una excesiva sobrecarga ponderal. Del mismo modo, si padece estreñimiento convendría corregirlo y también cuidar la salud bucodental, ya que durante el embarazo se acentúa el riesgo de estreñimiento y hay una mayor tendencia a desarrollar caries y gingivitis. Es conveniente que la mujer siga una dieta equilibrada y corrija o evite situaciones que puedan entrañar un riesgo nutricional. En la tabla 1 se relacionan algunas de estas situaciones y sus consecuencias.

08 EF580 PROTOCOLOS tabla 1

Nutrientes de especial interés en la etapa preconcepcional
Los ácidos grasos omega-3 de cadena larga, principalmente el ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA), forman parte de las membranas celulares de todo el organismo y tienen un importante papel en el mantenimiento de la salud en general, ya que intervienen en la correcta función del corazón, los vasos sanguíneos, los pulmones, el sistema inmunitario y el sistema endocrino, entre otros.

Las concentraciones de DHA son especialmente altas en el cerebro y la retina (donde constituye el 30-35% de los ácidos grasos totales), y también en los espermatozoides, por lo que este ácido graso es especialmente importante en la salud reproductiva y, por tanto, en la etapa preconcepcional. Por ello, para garantizar unas reservas adecuadas se recomienda que, ya en la etapa preconcepcional, la mujer ingiera este nutriente presente principalmente en el pescado azul y las algas, o en forma de suplemento.

El inositol también es un importante nutriente en esta etapa en mujeres con síndrome de ovario poliquístico, ya que favorece el desarrollo de los ovocitos4.

Vitaminas y minerales
Las vitaminas y los minerales son esenciales para la vida, pero el correcto aporte de algunas vitaminas y minerales es especialmente importante para la preparación del embarazo. Aunque una dieta variada y equilibrada debería cubrir las necesidades, las dietas restrictivas, una alimentación poco equilibrada o las situaciones que conllevan necesidades aumentadas (estrés, práctica deportiva, etc.) podrían requerir una suplementación de ciertas vitaminas y minerales que desempeñan un papel esencial en el momento de la concepción e implantación del óvulo fecundado. En la tabla 2 se relacionan las vitaminas y minerales cuyo correcto aporte debe asegurarse en la etapa preconcepcional.

08 EF580 PROTOCOLOS tabla 2

08 EF580 PROTOCOLOS tabla 3Embarazo
Como se ha mencionado, un buen estado nutricional de la madre es esencial para el buen desarrollo del feto. Sin embargo, la dieta no siempre asegura el aporte óptimo. Además existen situaciones especiales que pueden alertar sobre un riesgo nutricional, como son: mal resultado reproductivo anterior; embarazo adolescente; embarazo múltiple; dieta estricta previa al embarazo; dietas vegetarianas estrictas; ciertas enfermedades; consumo de fármacos que interfieren en el metabolismo de ciertas vitaminas; tabaquismo; consumo de alcohol, etc. En la tabla 3 se relacionan las situaciones que más frecuentemente se asocian a riesgo nutricional.

Numerosos estudios a escala global apuntan la conveniencia de suplementar de forma protocolizada la dieta de la embarazada con nutrientes como ácido fólico, vitamina B12, hierro, yodo y otros micronutrientes. Asimismo, se ha observado que una suplementación en omega-3 de cadena larga (especialmente DHA) y vitamina D puede ser beneficiosa para el desarrollo neurológico y visual del feto. En la tabla 4 se relacionan los principales nutrientes que se recomienda suplementar en el embarazo, los beneficios reportados por la literatura y las dosis diarias aconsejadas.

08 EF580 PROTOCOLOS tabla 4

Actualmente se comercializan suplementos formulados específicamente para las embarazadas, que incluyen, además de ácido fólico, vitamina B12, hierro, yodo y DHA, otros micronutrientes (vitaminas y minerales) que cubren las necesidades de la mayoría de las gestantes.

Lactancia
Durante la lactancia las necesidades nutricionales son considerablemente mayores que durante el embarazo. El cuerpo de la madre siempre prioriza las necesidades del bebé y, sea cual sea el estado nutricional de la madre, el bebé recibe la mayoría de los nutrientes esenciales para su desarrollo, a expensas de los depósitos maternos, a través de la leche. No obstante, las mujeres que no mantienen una alimentación suficiente y equilibrada pueden estar en riesgo de deficiencia de algunos minerales y vitaminas muy necesarios7.

A la madre que lacta se le debe aconsejar una dieta variada en la que se incluyan todos los alimentos (a excepción de los que puedan dar mal sabor a la leche, como las alcachofas, la cebolla, los espárragos o alimentos picantes), y recomendarle el consumo de frutos secos, huevos y aceites vegetales como el aceite de oliva. Se deben evitar dietas que aporten menos de 1.800 calorías al día7.

Algunos expertos indican que, durante la lactancia, determinados nutrientes son difíciles de alcanzar sólo a través de la dieta, y recomiendan suplementos de ácido fólico, hierro en dosis bajas, yodo y otros micronutrientes para garantizar que se alcanza el nivel adecuado de los mismos y asegurar una correcta recuperación posparto, así como el aporte de estos micronutrientes al recién nacido, especialmente en madres adolescentes y malnutridas.

Actualmente, se comercializan distintos complementos alimenticios para las madres que lactan, que aportan principalmente los siguientes nutrientes: ácido fólico, vitaminas A y D, hierro, yodo, calcio, y ácidos grasos omega-3 de cadena larga (DHA), además de otras vitaminas y minerales que varían cualitativa y/o cuantitativamente en los distintos productos.

En España, se aconseja que las madres lactantes reciban un suplemento diario de 200 µg de yodo durante toda la lactancia.

Protocolo de actuación
La farmacia, por su cercanía a la población y por ser un lugar de consulta profesional de confianza, suele ser el primer lugar en el que la mujer (desde que cree estar embarazada y solicita su test de embarazo hasta la lactancia) realiza consultas sobre las posibles dudas que la acompañan, y por tanto, el farmacéutico se convierte, junto al ginecólogo y la matrona, en su acompañante durante todo este proceso. Además, aunque en España la prevención preconcepcional es baja (4,5 frente al 45%, por ejemplo, en Inglaterra)6, cada vez más mujeres programan sus embarazos y expresan sus dudas y demandan consejo en la farmacia. Uno de los temas de consulta frecuente es el de la alimentación y los suplementos nutricionales.

Nuestro papel como educadores sanitarios es importante, y no sólo para hacer comprender a la mujer que planifica su embarazo que es conveniente que pase por la consulta del ginecólogo lo antes posible para una revisión completa, sino también para informarla en cada una de las tres etapas de la necesidad de una alimentación equilibrada y de instaurar pautas de estilo de vida saludable y corregir, si fuera necesario, los hábitos inadecuados.

Dicho esto, en lo que a suplementos se refiere, es preciso que estemos informados de las distintas opciones y características de los productos del mercado para cada etapa, de modo que podamos informar y dar un consejo y recomendaciones adecuadas a cada mujer.

Debemos tener en cuenta que, en cualquiera de estas etapas, cuando se observa una situación de riesgo nutricional (por mala alimentación, enfermedades o tratamientos farmacológicos) se debe derivar al ginecólogo (figura 1).

08 EF580 PROTOCOLOS figura 1

Consejos para una alimentación saludable8,9
Etapa preconcepcional
Debe llevar una dieta equilibrada con aporte de todos los nutrientes necesarios para un buen estado de salud y nutricional. En caso de sobrepeso, reducir el aporte calórico y primar una alimentación equilibrada, consumir alimentos de bajo índice glucémico y evitar en lo posible las grasas saturadas.

Embarazo
Durante el embarazo debe comer equilibradamente, sin saltarse comidas. Es importante desayunar todos los días. En caso de náuseas matutinas, comer tostadas de trigo o galletas integrales antes de levantarse de la cama. Un poco más tarde, completar el desayuno (fruta, avena, cereales, leche, yogur y otros alimentos).

En esta etapa se recomienda tomar alimentos con alto contenido de fibra. Consumir cereales de granos integrales, vegetales, frutas, legumbres, pan y arroz integral, tomar mucha agua y realizar actividad física diaria. Todo ello ayudará a evitar el estreñimiento.

En caso de sufrir acidez, es recomendable tomar raciones pequeñas más a menudo, comer despacio, evitar las comidas picantes o grasas, y beber líquidos entre las comidas en vez de con las comidas. No acostarse inmediatamente después de comer.

Evitar los pescados que puedan tener altos niveles de mercurio (pez espada, tiburón, atún rojo, lucio, etc.). Evitar también el pescado ahumado refrigerado o marinado, así como ostras, almejas o mejillones crudos.

Evitar los quesos frescos y la leche que no estén pasteurizados, el queso rallado y en lonchas. Quitar la corteza de todos los quesos.

Evitar la carne cruda y poco hecha. Si no está inmunizada contra toxoplasma, evitar el consumo de productos cárnicos crudos curados (chorizo, salchichón, salami, jamón curado...).

Evitar sándwiches envasados y otros alimentos preparados que contengan vegetales, huevo, carne, fiambres, pescado y derivados.

Disminuir el consumo de cafeína y evitar totalmente las bebidas alcohólicas.

Lactancia
Durante la lactancia debe comer equilibradamente, evitando tan sólo los alimentos que pueden dar mal sabor a la leche (alcachofas, espárragos, cebolla, etc.) y los alimentos picantes o especiados. Hidratarse adecuadamente.

 

Bibliografía
1. Herrera MJ, Muñoz AM, Parra SBE. Factores determinantes del estado nutricional del folato y el rol de la variante genética C677T de la enzima metilen-tetrahidrofolato-reductasa (MTHFR). Rev Chil Nutr. 2016; 43(4): 336-345. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182016000400001&lng=es
2. Moreno Otero R, Cortés JR. Nutrición y alcoholismo crónico. Nutr Hosp. 2008; 23(Suppl 2): 3-7. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112008000600002&lng=es
3. Informe del Comité Científico de la AECOSAN sobre el impacto del consumo de tabaco en la alimentación y la nutrición (última visita: agosto 2019). Disponible en: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/seguridad_alimentaria/evaluacion_riesgos/informes_comite/TABACO_IMPACTO_ALIMENTACION.pdf
4. Mendoza N, Díaz-Ropero MP, Aragón M, Maldonado V, Llaneza P, Lorente J, et al. Comparison of the effect of two combinations of myo-inositol and D-chiro-inositol in women with polycystic ovary syndrome undergoing ICSI: a randomized controlled trial. Gynecol Endocrinol. 2019; 35(8): 695-700.
5. Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. PLENUFAR IV (Plan de Educación Nutricional). Educación Nutricional en la etapa preconceptiva, embarazo y lactancia. Disponible en: https://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/categorias/Paginas/Alimentacion/planeducacionplenufar4.aspx
6. López Rodríguez MJ, Sánchez Mendez JL, Sánchez Martínez MC, Calderay Domínguez M. Suplementos en embarazadas: controversias, evidencias y recomendaciones. Inf Ter Sist Nac Salud. 2010; 34: 117-128.
7. Ares Segura S, Arena Ansótegui J, Marta Díaz-Gómez NM, en representación del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. La importancia de la nutrición materna durante la lactancia, ¿necesitan las madres lactantes suplementos nutricionales? An Pediatr (Barc). 2016; 84: 347.e1-347.e7.
8. NIH. Consejos para la futura mamá. Disponible en: https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/control-de-peso/consejos-futura-mama
9. AECOSAN, Alimentación segura durante el embarazo. Disponible en: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/publicaciones/seguridad_alimentaria/embarazadas.pdf

Valorar este artículo
(0 votos)
María José Alonso Osorio

Farmacéutica comunitaria y especialista en Farmacia Galénica e Industrial

Dejar un comentario

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.