Número 459 - 15 septiembre 2011

El Farmacéutico

Artículos de la revista

Número 459 - 15 septiembre 2011

El mercado del medicamento está sufriendo una transformación profunda. Seguramente nunca sabremos si por un impulso programado y sistemático de las políticas sanitarias o sencillamente como un efecto derivado de los recortes de precios reiterados utilizados como recurso de emergencia para cuadrar unas cuentas teñidas de rojo. Da lo mismo, el resultado es el mismo: el mercado del medicamento se está transformando en un mercado de commodities en el que lo único que importa es el precio. Pero mucho nos tememos que la respuesta a esta incógnita podría ser una demostración de la improvisación endémica de las políticas sanitarias que tantas veces hemos criticado. No nos corresponde a nosotros decantarnos por una o por otra respuesta. Ya lo harán nuestros lectores, que al fin y al cabo son los que tienen la capacidad de decidir el voto. Lo cierto es que el único hilo conductor que ha guiado las decisiones políticas tomadas estos últimos años que somos capaces de seguir ha sido la reiteración en el recorte de precios y de márgenes. ¿Dónde están la búsqueda de la eficienciaen la elección del tratamiento y los sistemas de incentivación para lograrlo, dónde un sistema de pago que prime a los profesionales sanitarios que participen con éxito en el logro de los objetivos, dónde está la financiación selectiva de medicamentos basada en su eficiencia, dónde está un sistema de financiación que module la demanda, dónde están las políticas de educación en el buen uso de los medicamentos, dónde están las políticas exigentes con la industria farmacéutica que sean capaces de primar y fortalecer a los que realmente aportan valor a la salud y a la economía del país? Ahora seguramente –una vez más– va a pesar más lo urgente que lo importante y lo urgente es poder pagar las facturas, aunque ni eso algunos pueden. Es cierto que en estos momentos difíciles es atrevido hablar de políticas coherentes y de estrategias a medio o largo plazo, pero nuestra función también es esa, la de denunciar lo que no se ha hecho y la de insistir en que en algún momento se ha de empezar a hacer. El sector de la salud es una parte fundamental de la economía de cualquier país desarrollado y sus sistemas sanitarios herramientas poderosas de cohesión social, tal como entendemos aquí una sociedad civilizada. Dos razones de peso para que, aceptando como normal y necesario el debate entre partidos políticos, se llegue a un pacto del que deberían surgir lo que debería ser las líneas fundamentales del modelo sanitario español de los próximos años. ¿No se lo merecen las próximas generaciones?
Sé que esperáis (o no) a Matías, pero lo de este agosto obliga a un comentario especial, aunque en el fondo voy a contar lo mismo de siempre. Matías ha accedido a esperar un par de semanas.
Ramon Bonet * 21 Septiembre 2011 Deja el primer comentario!
El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una patología que a pesar de que su detección e incidencia se ha disparado en las últimas décadas, no puede considerarse una enfermedad nueva. Existen referencias de la misma desde inicios del siglo pasado, sin embargo su inclusión por la Organización Mundial de la Salud en su Clasificación Internacional de Enfermedades no tuvo lugar hasta su décima edición (CIE-10) y se define como un trastorno del comportamiento y de las emociones, de comienzo habitual en la infancia y la adolescencia, incluido en el grupo de los trastornos hipercinéticos.
Carmen Orozco González * 21 Septiembre 2011 Deja el primer comentario!

¿Qué es la lumbalgia?

La lumbalgia o lumbago se define como el dolor vertebral o paravertebral localizado en la región lumbar, entre la última costilla y los glúteos. Su intensidad varía en función de las posturas y la actividad física, suele acompañarse de tensión muscular, limitación dolorosa del movimiento, y puede asociarse a dolor referido o irradiado.

Ángel Sanz Granda 21 Septiembre 2011 Deja el primer comentario!
En una de las reuniones habituales con los farmacéuticos de nuestra farmacia, se discutió la posibilidad de implementar algún tipo de intervención farmacéutica en los pacientes que han padecido un accidente cerebrovascular agudo (ACVA). Consideramos que son pacientes que deberían ser subsidiarios de un estrecho control, especialmente en los primeros meses posteriores al episodio vascular. Asimismo, se planteó que un problema relevante en este tipo de pacientes es la reducción de su calidad de vida, por lo que concluimos que un programa de seguimiento a esta población debería repercutir positivamente en dicha calidad de vida.
21 Septiembre 2011 Deja el primer comentario!

Aparentemente, la piel del bebé es suave y tersa y, al mismo tiempo, resistente y elástica. Sin embargo, en los primeros días de vida del recién nacido no se puede pensar que es perfecta. No es un signo de alarma, hay que dar tiempo al bebé para completar el desarrollo de su piel, y mostrará la esperada «piel de melocotón».

Leer más..
Cuando salgan a la luz estas líneas, un nuevo Congreso Nacional de Atención Farmacéutica estará próximo a comenzar. Siete ediciones ya, 12 años desde aquel multitudinario evento que organizó la Fundación Pharmaceutical Care España en el entonces recién estrenado Kursaal de San Sebastián. Un congreso prestigioso que ha trascendido las fronteras españolas.
Rosa Fabregat 21 Septiembre 2011 Deja el primer comentario!
Agradezco a José Vélez la propuesta de volver, en esta ocasión, a las páginas de El Farmacéutico. De buen principio le anuncié que me motivaba el deseo de recordar a Pedro Malo, como ahora me emociona el hecho de escribir su nombre al acercarse el aniversario de su muerte.
No sé si fue Xavier Regàs o Carlos Barral, a mí me la recita José M.ª Calleja, el autor de una frase memorable: «Hemos venido a este mundo a pasar el verano». Supongo que se referían a una forma sosegada, placentera y libre de estar en el mundo y no al dislate veraniego que hay que padecer todos los años en julio y agosto. Me repito, mi verano es un buen día laborable y ventoso de otoño sin que nadie te atosigue en calle, bar o carretera, a pesar de lo cual en verano siempre regreso a El Bierzo, el hombre muere por hábito o el asesino siempre vuelve al lugar del crimen, necesito recargar mis ánimo y ánima con un buen chapuzón en el río Cúa a su paso bajo el puente de Cacabelos, un río al que según avanza le llaman Cúa, Sil, Miño y Atlántico. Ahí está mi adolescencia y uno es el río en que se baña de adolescente. Un verano de crisis económica y de disparates lúdicos que han culminado con el envenenamiento de dos jóvenes con el bebedizo de «la bruja hedionda» o alcoholato de estramonio, en una fiesta «rave», neologismo que define a la fiesta clandestina celebrada entre ruinas de insondable vulgaridad. A los farmacéuticos el caso del estramonio nos refresca recuerdos juveniles y botánicos a pesar de impagos y demás extravagancias de la crisis. La datura stramonium, también higuera loca y manzana espinosa, es solanácea cuyo fruto es una cápsula oval y erizada que contiene daturina, alcaloide narcótico y antiespasmódico que produce intoxicación atropínica. Hoy los jóvenes siguen metiéndose cualquier cosa en el cuerpo y no nos hacen caso a los mayores que recomendamos alcohol y tabaco, quejarse de su conducta es estéril, ya lo hizo Sócrates y hasta aquí llegamos. Pero no todo es vulgaridad, en el centro cultural Naraya, del Campo de Naraya, se programan en cine al aire libre sesiones de dos películas antitéticas que divierten cada una de por si y emparejadas generan reflexión. Asistí, ahí es nada, a las impagables El Ángel Exterminador (1962), de Luis Buñuel, y a Amanece que no es poco (1988), de José Luis Cuerda. En la primera los burgueses encerrados en el salón de la señorial casa no pueden abandonarlo a pesar de que eso es lo que quieren y ningún obstáculo se lo impide; en la segunda los ocasionales visitantes del pueblo no quieren abandonar a los disparatados lugareños pues se encuentran como en el hogar que nunca disfrutaron. Dos obras surrealistas en las antípodas una de otra que no quiero destripar sino recomendar a quien tenga la suerte de aún no haberlas visto. Con dos catas. La de Buñuel: Dos hombres son presentados y se estrechan la mano diciendo cada uno lo de encantado de conocerle; un instante después vuelven a encontrarse y se presentan de nuevo como si no se conociesen; en una tercera vez se saludan calurosamente como viejos amigos. La de Cuerda: Le dice el alcalde a uno de los forasteros, «le dije a usted, cuando me pidió permiso para ejercer de escritor en el pueblo, que era mejor que hiciese lo que hacen otros sudamericanos, que unos días van en bici y otros huelen bien. Y ahora me dicen que ha escrito usted Luz de agosto, la novela de Faulkner. ¡De William Faulkner! ¿Es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?» La angustia y la carcajada en programa doble fue una experiencia única para quien está trabajando en la encrucijada íntima del desplazado que llamamos outsider, y engarzó con otra más personal imposible. La de ver a mi nieto Luis, de catorce años, lanzándose desde el puente al Cúa en un tirabuzón impecable. El fulgor de un cuerpo glorioso volando con sus propias alas, la nostalgia. De chavales, cuando nos bañábamos en las mismas aguas, son las mismas, seguro, con el salto de despedida gritábamos: ¡El amergullo de Cristo, cojo la ropa y me visto! Entre la chopera y el humeral ni una mata de estramonio.
Xavier Prat Borrell 21 Septiembre 2011 Deja el primer comentario!
Hace ya mucho tiempo que me hice esta misma pregunta, pero quizá consideraba que no era el momento propicio para reflejarlo por escrito y en un medio que llegara a toda la geografía española. Me limitaba a comentarlo con cierta preocupación. Las medidas no ya vigentes, sino las que puedan proponerse en un futuro, me han convencido de que debe plasmarse en tinta y alertar de que si se sigue recortando más el gasto farmacéutico puede conllevar a hipotecar algún código deontológico. Soy consciente de lo que ello puede significar, pero no retrocedo en tal afirmación. Sin embargo, como el principio de que la moral profesional debe suponerse y en general estoy seguro de que se profesa, es necesario comentar y matizar mi rotunda afirmación referente a la posible hipoteca de los principios éticos.

Lo más leído este mes

¿Cómo explora visualmente el cliente los lineales?


CANAL EF

El mundo entra en nosotros a través de los sentidos. Un sencillo experimento evidencia esta capacidad de los sentidos…
Visto 5171 veces

Atención al deportista (I)


Ventas Cruzadas

Según los resultados de la Encuesta de Hábitos Deportivos 2015 elaborada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte,…
Visto 3463 veces

Convalidación del título y experiencia en farmacia hospitalaria. Requisitos


Farmaciapuntonet

Hace pocos meses la Audiencia Nacional dictó Sentencia acerca del reconocimiento del título de «Farmacéutico Hospitalario» obtenido fuera de…
Visto 3431 veces

Estrategias de posicionamiento de la farmacia


Gestión para novatos

Según los datos recogidos por el informe «Estadísticas de Colegiados y Farmacias Comunitarias 2015», España cuenta con 21.937 farmacias…
Visto 3037 veces

«Big data» y salud: preparados, listos... ¿ya?


Profesión

No es extraño sentirse a la vez atraídos e intimidados por el fenómeno del big data: la utilización masiva…
Visto 2246 veces

Farmacia, Marca España


Con firma

«Somos Marca España, somos un referente para nuestra población, y ha llegado la hora de que se visualice.» Con…
Visto 1782 veces

El cliente digital


La fórmula del éxito

Multicanalidad = 1 + 1 + 1 > 3 La fórmula de esta columna no es un error matemático,…
Visto 1726 veces

Elaboración de un protocolo de actuación para la atención farmacéutica de los pacientes con DM2 en la farmacia


Atención farmacéutica

La diabetes mellitus tipo 2 (DM2) se caracteriza por su complejidad en la detección y la dificultad en su…
Visto 1669 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.