×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 81

Número 469- 1 abril 2012

El Farmacéutico

Artículos de la revista

Número 469- 1 abril 2012

Infarma 2012 ha sido un rotundo éxito de organización y de participación. La apuesta de los colegios de Madrid y Barcelona de constituir una sociedad para organizar un congreso de farmacia anual, alternando su ubicación en las respectivas capitales, ha demostrado ser un acierto pleno. La afluencia de empresas expositoras y la gran calidad de los stands instalados, en unos momentos duros para el sector, son el resultado de los esfuerzos de los dos colegios, que han sabido aprovechar sinergias y una marca de prestigio, apostar por la ubicación en IFEMA y confiar en la organización de Interalia. Toda una demostración de la potencia de fondo de un sector, el farmacéutico, con expectativas de crecimiento. Un sector con futuro.
Una de cada tres admisiones en urgencias de los servicios hospitalarios de España está relacionada con el uso de medicamentos; con una correcta información y una adecuada planificación podrían haberse evitado hasta el 60% de estos acontecimientos adversos. Este es solo uno de los muchos argumentos clínicos y sociosanitarios que justifican la necesidad de fomentar y optimizar la formación de los farmacéuticos y de otros profesionales sanitarios que, de una u otra forma, participan en el proceso de decisión, administración y seguimiento de las terapias farmacológicas. Para cubrir esta necesidad, surgió el «Curso on-line de Farmacología para Profesionales Sanitarios», que ahora alcanza su quinta edición y que coordina el farmacéutico Francisco Martínez-Granados, con el que conversamos.
Atravesar a trescientos kilómetros por hora el páramo que rodea la gran urbe mesetaria es como acercarse a un gran agujero negro que todo lo atrae. Una sensación de vértigo envuelve e impresiona a quien viene de una ciudad encajonada entre el Mediterráneo y la Serra de Collserola. Madrid es una ciudad sin límites.
25 Abril 2012

Francisco José Fernández PérezProfesiones complementarias

Francisco José Fernández Pérez

Farmacéutico comunitario en Leiro (Ourense). Senador del Partido Popular por Ourense

Hace casi 30 años –julio del año 1982–, con 23 años recién cumplidos, me licencié en Farmacia. Ese mismo año compré una oficina de farmacia en un pueblo del interior de Galicia, en la provincia de Ourense, en Leiro. Empecé a ejercer mi actividad profesional como farmacéutico rural, y me di cuenta de que aparte de farmacéutico era también un poco consejero en temas sanitarios, pues soy el único sanitario que vive en mi pueblo y soy más accesible. De esta forma, y poco a poco, me involucré en la vida cotidiana del «ya» mi pueblo.

Mi ejercicio profesional me estaba enseñando que una de mis misiones era mejorar la calidad de vida de mis vecinos/as, aunque había ciertas cosas que, por mucho que sanitariamente me esforzase en intervenir, eran misión imposible.

En el año 1990 se aproximan unas elecciones municipales. En esa época era amigo del entonces alcalde, y me ofreció incorporarme con él a las listas de PP, en mi municipio, Leiro. La verdad es que fui en la lista un poco a ciegas, sin saber bien lo que era la actividad política (tengo un buen amigo que me ayudó a adentrarme en este mundo).

Con el tiempo, me fui dando cuenta de que la política me estaba ayudando a cubrir una de mis inquietudes: mejorar las condiciones de vida de mis amigos/as y convecinos/as en todos los campos.

Unos años más tarde, dejé de ser concejal y fui alcalde, diputado provincial y, ya en el año 2011, senador, cargo que ostento actualmente. Durante estos 20 años de actividad política, me convencí de que la actividad sanitaria y la política son profesiones muy complementarias, pues las dos intentan mejorar la vida de las personas.

Por mi profesión, una de mis mayores preocupaciones fue que los vecinos/as de Leiro tuviesen dos servicios impecables, que consideraba y considero prioritarios: «saneamiento y abastecimiento de agua» y «un buen servicio de recogida de basuras». Tener este tipo de servicios en una ciudad es lo «normal», pero no podemos olvidar que estamos hablando de un Ayuntamiento de aproximadamente 2.000 habitantes, con una dispersión de población tremenda, en 42 núcleos de población, como no podía ser de otra manera en nuestra querida Galicia.

La profesión de farmacéutico y la política me ayudaron a conseguir lo que tanto deseaba:

– Con la farmacia, mejoras la calidad de vida de las personas de una forma más controlada; conoces un medicamento y sabes con una certeza elevada el efecto positivo que le va a producir al paciente.

– Con la política, tratas de conseguir proyectos a través de distintos medios hasta que, al final, los consigues o se quedan en nuevas aportaciones, pero también mejoras la vida de los que te rodean.

Es más exacta la ciencia sanitaria que la política. Me acuerdo de un gran momento político que tuve; fue estando con don Manuel Fraga, quien me dijo un día: «Mi querido amigo, no olvides que la política es la ciencia que trata de hacer posible lo imposible».

Ya quiero acabar con esta reflexión pidiendo disculpas porque no soy ningún erudito en la escritura, pero algo que sí tengo claro es que mi profesión de farmacéutico me marca en toda mi actividad política y, sin lugar a dudas, marcaría cualquier otra actividad que llevase a cabo.

Un abrazo para todos mis compañeros/as «boticarios/as», y me pongo a vuestra disposición para lo que podáis necesitar.

 

Albert Vilà BadiaProximidad y vocación

Albert Vilà Badia

Farmacéutico comunitario y alcalde de El Papiol

La historia de mi relación con la farmacia y la política están ligadas al pueblo en que nací, El Papiol, un municipio de 4.000 habitantes, a 15 minutos de Barcelona y en medio del Parque Natural de la Serra de Collserola.

Hace 12 años, aproximadamente, inauguramos la farmacia a la que tenía que dedicar «los mejores años de mi vida», los que conectan los treinta con los cincuenta. El día de la inauguración, faltaba poco más de un mes para que empezara la primera campaña electoral a la que me presenté. La nueva farmacia, que sustituía a la que había llevado mi padre durante tantos años en otra parte del pueblo, está a veinte pasos contados de la puerta del Ayuntamiento. Lejos me encontraba en ese momento de pensar que mi ocupación principal daría un vuelco como el que dio días más tarde.

El 13 de junio de 1999 el pueblo nos confió su futuro. El resultado de esa primera campaña electoral nos dio la mayoría absoluta, y eso me situó como alcalde de El Papiol. Desde entonces, con el mismo partido, Junts pel Papiol, una formación independiente y singular dentro del Área Metropolitana de Barcelona, hemos ganado cuatro elecciones y seguimos gobernando el municipio.

La farmacia, que ahora veo desde el otro lado de la acera, ha crecido, se ha ampliado y ha mejorado de forma exponencial los servicios que ofrece, gracias en parte a nuestra incorporación al equipo de Ecocèutics, un grupo de farmacéuticos que ponemos en común nuestros esfuerzos empresariales y nuestra voluntad emprendedora con el objetivo de sumar fuerzas y ayudarnos mutuamente. Un sello de garantía.

La crisis actual ha afectado tanto a las farmacias como a los municipios, ha afectado a la totalidad de nuestra sociedad. Debemos tener claro que, para superarla, tenemos que exprimir al máximo la imaginación y hacer más con menos. Seguir creyendo en los buenos equipos, en las personas que, con los mismos valores, creen que se puede trabajar y al mismo tiempo dejar una huella de bienestar a nuestro alrededor.

En el caso de la farmacia, lo hemos conseguido gracias a los valores de una familia de farmacéuticos que se transmiten de generación en generación; en el caso de la política, gracias a los integrantes de un proyecto que siempre han antepuesto el beneficio del pueblo a su beneficio propio.

La proximidad y la vocación de servicio son puntos en común en la vida de un farmacéutico y de un alcalde. Tanto la farmacia como el ayuntamiento se convierten en una de esas trincheras de la sociedad donde se producen continuamente la interacción, el diálogo, para mejorar la calidad de vida de las personas que acuden a nosotros. El resultado de todo ello solo se puede vivir con una auténtica vocación de servicio. La responsabilidad y rigor son herramientas clave. Los cargos de farmacéutico y de alcalde van unidos al material sensible que tratan: la salud de las personas y sus ilusiones por vivir mejor.

El patrimonio de una farmacia es la salud de la gente que atiendes, y el patrimonio de un alcalde es el grado de bienestar que puede ofrecer tu municipio. En los dos casos, la relación con el cliente, con el ciudadano, con la persona, es esencial, y lo mínimo que se puede exigir a quienes tienen la responsabilidad de tener ese trabajo es que honoren la confianza que en ellos se ha depositado.

Sin ser un medicamento, la cosmética de farmacia, impregnada de prestigio y avalada por un laboratorio en la mayoría de los casos, se ha convertido en objeto de culto para las más fervientes devotas de los cosméticos de última generación.

Breve revisión histórica

El abordaje del dolor del parto siempre ha estado rodeado de un aura de incomprensión y profundo desconocimiento. Las referencias históricas son abundantes, pero relativamente recientes. No será hasta la publicación de El parto sin dolor, de Nikolaiev (1953), y la difusión de los Métodos psicoprofilácticos, de Lamaze (1950), cuando se populariza el tratamiento del dolor en el parto. En nuestro país, este fenómeno se daría más tarde, al publicarse Principios y Práctica de la Analgesia y la Anestesia en Obstetricia, de Bonica (1975). Se inicia así la introducción en España de la analgesia epidural en obstetricia.

Desde entonces hasta la actualidad, los avances tecnológicos (nuevas agujas, catéteres, filtros, equipos desechables, monitorización) y farmacológicos (nuevos anestésicos locales), junto al interés creciente de las nuevas generaciones de anestesiólogos por las técnicas regionales, auspician un nuevo interés por la analgesia obstétrica.

Leer más..
disco 1Adriana Lecouvreur

Compositor: Francesco Cilea (1866-1950). Intérpretes: Dessì, Larin, Guelfi, Borodina, Giuseppini, Bolognese. Orchestra del Teatro alla Scala. Director musical: Roberto Rizzi. Director de escena: Lamberto Puggelli. Decorado: Paolo Bregni. Vestuario: Luisa Spinatelli. Medici Arts 2050098 1 DVD

Un decorado austero pero efectivo, un vestuario magnífico, un equipo vocal de buen nivel, una batuta experta y, sobre todo, la bellísima música de Cilea, son los elementos que componen esta velada de enero del 2000 recomendable para todos los aficionados al género. Daniela Dessí, en el cenit de su carrera, es una Adriana excepcional que transmite su pasión ya desde su aria Io son l'umille ancella, acentúa la vertiente dramática en la mordacidad con que recita el monólogo del segundo acto y arrebata en su última aria Poveri fiori en la que transmite al espectador el dolor de su muerte inevitable; es un papel a su medida que le permite exhibir las claves de su arte vocal y dramático. La voz de tenor spinto de Sergei Larin es de incuestionable calidad y encaja en el personaje de Maurizio, pero su interpretación, impecable en lo vocal, resulta poco convincente por su falta de expresividad y la escasa sinceridad con la que transmite los sentimientos. Olga Borodina es todo un lujo para el papel de la condesa en el que exprime al máximo las posibilidades de su personaje y fascina en el acto segundo. El correcto Michonnet de Carlo Guelfi completa el reparto en una función que vale la pena presenciar.

 

Disco 2Maria di Rohan

Compositor: Gaetano Donizetti (1797-1848) Intérpretes: Stoyanova, Bros, Purves, Shkosa, Félix, Sherratt. Orchestra of the Age of Enlightenment. Director: Sir Mark Elder. 2 CD Opera Rara, ORC 44

El belcanto y las agilidades vocales, apenas se muestran a lo largo de toda la ópera, penúltima del extenso catálogo de Donizetti, que opta por un lenguaje con mucha fuerza dramática, intenso ritmo teatral y abundancia de pasajes puente y ariosos entre arias y dúos, recitativos intensos y una orquestación de un colorido y riqueza instrumental inusual, con una obertura de extensión inhabitual. Con estas premisas, la calidad impecable del sello inglés y un elenco de categoría, este revival es una auténtica referencia de una ópera clave de Donizetti, grabada en su versión original estrenada en Viena y con un extenso apéndice que recoge las modificaciones escritas para su estreno parisino. Una auténtica joya –una más de Opera Rara– en la que brillan las voces de Krassimira Stoyanova, espléndida María, José Bros brillante y ardiente Chalais y el barítono Chritopher Purves, un valor en alza de voz bien timbrada, que se luce en el controvertido personaje de Enrico. Un lujo la presencia en el apéndice de Enkeleida Shkosa, que borda el personaje de Gondí con una balada y una cavatina antológicas. La información exhaustiva y rigurosa y la lujosa presentación complementan la excelencia de este álbum.

 

libros469_1El mapa del cielo

Félix J. Palma

Ed. Random House Mondadori

Barcelona, 2012

En el caluroso verano de 1835, un hombre hizo soñar al mundo revelándole que la Luna estaba habitada por unicornios, hombres murciélago y otros seres fantásticos. Y aunque no tardó en demostrarse que aquello era una gran mentira, muchos prefirieron seguir creyendo que allí se almacenaban los sueños que podían hacer sus vidas más hermosas. Más de sesenta años después, su biznieta Emma Harlow, solicitada por lo más granado de la alta sociedad de Nueva York, sabe que solo podrá enamorarse de alguien capaz de hacer soñar al mundo como lo hizo su bisabuelo. Por eso exige a Montgomery Gilmore, su más infatigable pretendiente, que reproduzca la invasión marciana descrita en La guerra de los mundos, la novela de H.G. Wells. Pero para el millonario no hay nada imposible: los marcianos invadirán la Tierra, aunque esta vez sea por amor. ¿Qué ocurre cuando los sueños se convierten en pesadillas? ¿Tenemos que dejar de soñar?

Sumérjanse en las páginas de esta historia y descubran qué es más fácil: sobrevivir a una invasión marciana o conquistar el corazón de una dama que no cree en el amor.

Félix J. Palma ha sido reconocido por la crítica como uno de los escritores más brillantes y originales de la actualidad, siendo uno de sus rasgos más destacados su habilidad para insertar lo fantástico en lo cotidiano.

 

libros469_2«Haz lo que temas»

José Ángel Ascunce y Alberto Rodríguez (eds.)

Publicaciones de la Universidad de Deusto

Bilbao, 2011

Raúl Guerra es un escritor comprometido con la vida y con la escritura. En sus obras se hallan presentes la ética y la estética, la responsabilidad social y el compromiso narrativo. Estos son los principios que se reiteran en los quince estudios reunidos en esta obra y realizados por otros tantos profesores universitarios sobre sus principales novelas. Cacereño, Lectura insólita de El Capital, Copenhague no existe, La costumbre de morir, Escrito sobre un dólar, El año del wólfram y La mar es mala mujer son algunas de las obras analizadas en estas páginas, donde hallamos presentes la ética, la estética, la responsabilidad social y el compromiso narrativo del autor, Premio Nacional de las Letras Españolas 2006 y colaborador de El Farmacéutico desde sus inicios.

En estos artículos domina un perspectivismo crítico plural a partir de una libertad plena de análisis. La única imposición que los editores acordaron fue el título de la obra y el resultado es este volumen, que quiere ser un acto de reconocimiento a la persona y al escritor.

 

libros469_3La mujer de sombra

Luisgé Martín

Editorial Anagrama

Barcelona, 2012

Pocos días antes de morir en un accidente, Guillermo le confiesa a su amigo Eusebio que mantiene relaciones sexuales sadomasoquistas con una misteriosa mujer. Al cabo del tiempo, y por azar, Eusebio decide buscar a esa mujer para contarle que Guillermo ha muerto y que por lo tanto nunca volverá a llamarla. Y cuando la encuentra se queda hechizado por ella. No se atreve a decirle nada para no tener que desvelar los secretos que conoce, para no ahuyentarla. Poco a poco se van enamorando. Eusebio espera que ella le pegue, le humille y le maltrate sexualmente como hacía con Guillermo, pero Julia solo le da caricias y ternura. Ese es el principio de la terrible duda que se abre paso en los pensamientos de Eusebio: ¿una y otra son la misma mujer? ¿La que azotaba con un látigo a Guillermo y la que se abraza a él sosegadamente son la misma persona?

La mujer de sombra es la historia de una obsesión y de un camino hacia el infierno. Es una novela sobre el secreto, sobre la culpa y sobre la identidad.

 

libros469_4La torre prohibida

Ángel Gutiérrez y David Zurdo

Editorial Planeta

Barcelona, 2012

Tras sufrir un accidente que casi acaba con su vida y que le ha provocado una pérdida total de la memoria, Jack Winger ingresa en una clínica de reposo para recuperarse de las graves secuelas. Allí le explicarán que era periodista de sucesos, que nadie le ha visitado en el hospital y que todos los internos padecen amnesia. Lo que nadie le contará es que todos los enfermos sufren pesadillas recurrentes, sueños terribles que se repiten cada noche. Ni que a veces el enfermero jefe se lleva a un interno al bosque pero vuelve solo, ni que existe una torre cuya puerta permanece oculta y a la que no les está permitido entrar...

Con la ayuda de Julia, una joven paciente cuya pesadilla es, si cabe, más terrible que la suya, Jack descubrirá que hay lugares en los que es mejor no internarse, y que algunos secretos deberían permanecer ocultos para siempre.

La obra, ganadora del premio Minotauro 2012, es un thriller de terror con una atmósfera asfixiante y una resolución tan sorprendente que permanecerá durante mucho tiempo en la memoria del lector.

 

libros469_5Libertad

Jonathan Franzen

Ediciones Salamandra

Barcelona, 2011

Ahondando en la vida íntima de personajes tan cercanos como identificables, la novela de Jonathan Franzen es una incisiva radiografía de nuestro tiempo que ha suscitado la admiración de la crítica y los lectores de todos los países donde se ha publicado hasta la fecha.

Patty y Walter Berglund son miembros de una nueva y floreciente clase urbana, pioneros en la recuperación de un barrio degradado. Sin embargo, la llegada del nuevo milenio pone la vida de los Berglund patas arriba.

Con una efectiva combinación de humor y tragedia, Franzen desgrana las tentaciones y las obligaciones que conlleva la libertad. En los aciertos y errores de un grupo de personas que tratan de adaptarse a un mundo confuso y cambiante, Franzen ha pintado un cautivador retablo de nuestra época.

Recientemente me invitaron a impartir una conferencia para una asociación de farmacéuticos de una región española castigada por la crisis farmacéutica de manera especial, con muchas farmacias con estanterías vacías y los farmacéuticos a las puertas de los bancos para pedir un crédito, pignorando sus títulos por culpa de un estado que no paga sus compromisos.
Rafael Borrás 26 Abril 2012 Deja el primer comentario!
Cuando me aproximo a un ordenador desconocido, procuro mantenerme a una pudorosa distancia; una que no implique, al menos en principio, el contacto físico. Después, si se demuestran buenas intenciones por ambas partes, es posible que surja una relación más o menos cortés, aunque es poco probable que acabe derivando en un enamoramiento apasionado. Se trata, por lo que a mí respecta, de algo maquinal, somático. Me puede la cautela.
Creo que la infantilización producida por los cachivaches de la tecnología aplicada es la única defensa contra el aluvión de malas noticias diarias. Mientras juegas con tu tableta electrónica parece que el mundo funciona, son solo averías técnicas. La corrupción es la mentira y sin mentiras ¿quién podría vivir? La verdad es una mentira que aún resiste. Dime que me quieres, miénteme, por favor. Lee en mis labios y oirás lo que quieres sentir. ¿A quién vas a creer, a tus ojos o a lo que yo te diga? Todos esos discursos de los próceres políticos, todos esos desfalcos que se producen por generación espontánea, tanta inconsecuencia en las predicciones meteorológicas y financieras. Ese disparate (utilicemos un refrán americano para no ofender) de creer en: «Lo que es bueno para la General Motors es bueno para Estados Unidos». Con trampas viejas se cazan zorros jóvenes, de ahí que traiga de nuevo, con alguna variante, mi viejo Decálogo de la función pública. Algo explica sobre la mentira con la que encantados nos complacemos por creer que hacemos:

– Sensata determinación de objetivos.

– Optimismo ante la bondad del proyecto.

– Desorientación en la puesta en marcha.

– Desconcierto en el modus operandi.

– Cachondeo por los primeros resultados fallidos.

– Búsqueda metódica de culpables.

– Sálvese quien pueda.

– Castigo ejemplar de inocentes.

– Recuperación del optimismo.

– Culminación tardía y defectuosa.

– Merecido ascenso a los no participantes.

El decálogo es parte de esas razones erróneas de por qué las cosas salen mal o cómo se entrelazan mentira, ineficacia y corrupción. Por otra parte, es un divertimento, pues es el único decálogo del mundo con nueve mandamientos. A veces la mala noticia también es divertida por más que sea índice de hasta qué punto vivimos inmersos en la falacia, la acabo de leer en El País: «El currículo de un investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales, organismo público dependiente del CSIC, está plagado de estudios inexistentes. Son publicaciones con nombres del tipo ´Distorcia y cesárea paradorsal en un caimán de anteojos´, pero cuando uno acude al número de la revista Journal of wildlife and zoo medicine en el que debería aparecer lo que se encuentra es ´Infección por Mycobacterium asiaticum en un titi de manos doradas´, realizado por investigadores de la Universidad de Florida». El que hasta nuestra bibliografía científica sea falsa es intelectualmente demoledor y demuestra que la demolición moral es ya un juego de niños de la que nos defendemos navegando por Internet. La de malabarismos que hay que hacer para no hablar de los políticos. La bibliografía científica era hasta hoy un baluarte de la verdad (con cierto narcisismo, con sus cosas, pero baluarte) y por contraste daba pie a la fastuosa bibliografía literaria, falsa pero verosímil y divertida, con que jugábamos los escritores tratando de imitar al genial Borges, iniciador del recurso. Por eso, amigo tertuliano, te agradecería que contases los mandamientos del decálogo, no estoy seguro de si son nueve o diez.

Lo más leído este mes

¿Acertarán las encuestas?


Diario de un Erasmus

Ya les conté en nuestra última cita que estamos de aniversario; 30 añazos ni más ni menos. Como en…
Visto 3345 veces

¿Qué esconden las subastas?


Con firma

¿Qué esconden las subastas? ¿Tienen realmente como objetivo el ahorro, mejorar la adherencia a los tratamientos y buscar a…
Visto 3069 veces

La marca farmacia, la marca farmacéutico


La fórmula del éxito

Valor de la marca= Activo de la marca – Pasivo de la marca ¿En qué se parecen un bombero…
Visto 3033 veces

La fórmula de Victor Küppers


La fórmula del éxito

Fórmula del éxito: (C + H) × A La fórmula para ser un vendedor de éxito, según Victor Küppers,…
Visto 2993 veces

Productos para personas con problemas articulares


Cursos

Hasta hace poco tiempo, el tratamiento de la patología osteomuscular se reducía a aliviar el dolor, pero en la…
Visto 2232 veces

La formación de los empleados: ¿gasto o inversión?


Gestión para novatos

Antes de empezar a leer este artículo te sugiero reflexionar sobre la siguiente pregunta: ¿Por qué los clientes van…
Visto 2173 veces

¿Por qué tocamos los productos antes de comprarlos?


CANAL EF

Si ver es creer, tocar es confirmar y decidir. Nuestras manos son el enlace que conecta el mundo con…
Visto 2112 veces

El dolor y la salud articular


Profesión

El papel del farmacéutico en la farmacia comunitaria ha evolucionado con rapidez en los últimos años, y ha pasado…
Visto 1958 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.