Imprimir esta página

Tiempo bisagra

  • 04 Marzo 2014

Nuestra invitada especial en este número 500, la neuróloga catalana Mercè Boada, se sorprendió gratamente al conocer que la entrevista se iba a publicar en un número tan simbólico. Su talante combativo y su actitud positiva ante enfermedades neurodegenerativas para las que solamente contamos con tratamientos paliativos la han curtido en la adversidad. Su actividad asistencial se combina con proyectos de investigación básica y ensayos clínicos, sin olvidar la docencia. Todas estas actividades científicas no restan importancia a su labor social que, en el caso de la enfermedad de Alzheimer, ha contribuido de forma notable a mejorar la comprensión de esta enfermedad por parte de la sociedad. Su intervención ha conseguido influir tanto en el planteamiento de los problemas existentes como en la búsqueda de las soluciones.

Un buen ejemplo que los farmacéuticos deberíamos seguir en estos momentos presentes que se presumen decisivos para el sector de la farmacia comunitaria. Por ello hemos querido dedicar este número a una revisión crítica de la situación actual. No para caer en el victimismo, sino para identificar estrategias que permitan consolidar mayores niveles de responsabilidad. Hemos concedido la palabra a profesionales de diferentes ámbitos. De todos ellos se desprende la importancia del presente y la necesidad de actuar para modificar la situación actual. Tampoco faltan propuestas para empezar a cambiar. El modelo actual basado en el margen comercial sobre el medicamento parece estar quedando obsoleto. Existe, por tanto, la necesidad de crear servicios de valor profesional. El paso del modelo meramente comercial a un modelo basado exclusivamente en los servicios, de producirse, requerirá un tiempo en el que ambas actividades se hallen integradas como en una bisagra.
La crisis financiera aún no ha finalizado. Las medidas presupuestarias restrictivas van a continuar en paralelo con nuevas medidas liberalizadoras que potencien la iniciativa privada en sectores de gran interés público. La creciente privatización de todo lo existente está llevando a la mercantilización de los derechos. Sectores como la seguridad y el acceso a la salud o a la educación son las nuevas dianas neoliberales. De consolidarse esta tendencia, los ciudadanos podrán ejercer sus derechos en función de su propia disponibilidad de recursos financieros. ¿Quién cree que no sucederá lo mismo en las farmacias?

Valorar este artículo
(0 votos)

Joan R. Lladós

Lo último de Javier March