El orgullo de ser farmacéuticos


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /var/www/vhosts/elfarmaceutico.es/httpdocs/templates/elfarmaceutico/html/com_k2/homeEFJ/category.php on line 132
06 Septiembre 2012
Fórmula magistral

Nuestros compañeros titulares de oficina de farmacia no están pasando por buenos tiempos que digamos. Muchos de ellos no cobran desde hace meses los medicamentos que han dispensado, tienen que explicar a sus pacientes el cambio de genérico que están obligados a dispensar en cada momento, aclararles por qué ahora tienen que pagar el medicamento que se les ha prescrito, incluso muchos de ellos están obligados a recaudar una cantidad por cada receta.

Homologación de las farmacias para la realización de prácticas tuteladas

25 Noviembre 2011
Fórmula magistral

Las prácticas tuteladas forman parte de uno de los módulos que componen el Grado en Farmacia, poseen carácter troncal y una carga de trabajo del alumno de 30 créditos ECTS (incluyendo el trabajo de fin de grado), lo que equivale a una estancia de 6 meses en uno de los centros receptores para su realización (oficina de farmacia o servicio de farmacia hospitalaria).

¿Y a usted qué le motiva?

29 Junio 2011
Fórmula magistral

Miro a mi profesión farmacéutica y me pregunto ¿Por qué nos falta motivación?Como cada persona, no hay dos boticarios iguales, cada uno tendrá su fuente de motivación.
Como adjunto, entiendo que motiva el tener un trabajo estable, acceder a una formación práctica para desarrollarse:
- Con criterios profesionales ayudando a los pacientes.
- Para justificar su función a los titulares.
- Para obtener créditos oficiales.
Crecer en la empresa llamada Oficina de Farmacia resulta complejo, en general se llega rápidamente al techo profesional. Además, no siempre tenemos referentes profesionales a los que seguir.
A los auxiliares y muchos adjuntos supongo que les motiva un sueldo digno acorde a su esfuerzo y un horario que permita una vida familiar.
Me pongo en los zapatos de un farmacéutico titular y supongo que le motiva:
- Dejar de perder ingresos por margen y tener una visión más estable del futuro de la farmacia, ya que las garantías o avales son sus bienes.
- A algunos, tener acceso a una formación más práctica en Atención Farmacéutica, en cómo gestionar mejor su farmacia.
A las autoridades que nos representan a nivel profesional y que viven de nuestra cuota de colegiación les pediría más justicia en los baremos de méritos.
Un adjunto que trabaja 40h/semanales durante 10 años debe tener los mismos puntos del que "dice que" trabaja una hora a la semana.
Un farmacéutico con 65 años con el máximo de puntos en años trabajados debe poder presentarse al concurso de una farmacia.
¿Por qué muchas veces adjudican las farmacias a los compañeros de otros ámbitos (militar, hospital, docente) si no conocen la realidad asistencial de la oficina de farmacia?
Sobre los colegios profesionales, no sé qué decir... Veo algunos muy activos y otros parecen estar de paso.
El Consejo General lucha sin parar por nuestros intereses (Proyecto Consigue, Plan estratégico en AF, en la legislación se esfuerzan en que no perdamos más derechos). Intentan unificar "los reinos de taifas de las autonomías". Los avances son lentos, desde mi perspectiva, y seguramente serán sólidos.
Las asociaciones científicas (SEFAC, Pharmaceutical Care) desarrollan su labor con escasas posibilidades y enorme esfuerzo personal.
Un porcentaje muy alto de la profesión (no sabe / no contesta) no veo que participe en iniciativas educativas, congresos, publicaciones... Sería acertado preguntarse ¿por qué se desmotiva la mayoría?
Creo que el futuro de la farmacia vendrá por una retribución mixta, un pago por margen de medicamento y otro por servicios. Muchos compañeros no comienzan a desarrollar servicios por un razonamiento en parte lógico y en parte egoísta, "si no pagan no lo desarrollo", y como sabemos, si no existe masa crítica que desarrolle actividades asistenciales, la Administración nunca pagará por ello. Es la pescadilla que se muerde la cola.
No sé si llegaremos a una selección natural (como en las especies) donde sobrevive el que mejor de adapte y que se premie en dinero o en méritos al que desarrolla más actividades asistenciales.
Ante la adversidad actual, existen farmacéuticos que se quedan de brazos cruzados y se quejan a los demás. Sin embargo, otros compañeros (una minoría que admiro) se ponen a remar para salir a flote, sin que nadie se lo pida.
La farmacia tiene cierta monotonía y rutina, de nosotros depende buscar motivaciones. Yo, cada día, intento aprender algo nuevo y ¡qué suerte es tener miles de medicamentos en los que indagar su uso en cada paciente!
Hay un factor que sí cambia en la profesión, es el tiempo que se acaba...
La morbi-mortalidad producida por medicamentos está más que demostrada en trabajos de investigación del mundo entero. Esto justifica la realización de la atención farmacéutica en el seguimiento de la medicación, el problema es que como no espabilemos pronto, otros sectores (enfermería o farmacéuticos de primaria) tomarán el relevo. Está claro que este objetivo no se va a conseguir en línea recta y a corto plazo debemos ser flexibles y subir los peldaños poco a poco.
No sirve de nada quejarme por el inmovilismo de muchos compañeros. Acepto de no puedo cambiarlo, me adapto y actúo motivando a otros farmacéuticos en donde puedo: participo en congresos, grupos de sociedades científicas, profesor del master de Atención Farmacéutica, de prácticas tuteladas, en sesiones clínicas en el Centro de Salud, detectando y resolviendo con el médico cientos de Resultados Negativos de Medicamentos. Con los años, voy subiendo peldaños poco a poco.
Tenemos un largo recorrido profesional por recorrer y debemos ir más libres de prejuicios, lo digo porque he visto por desgracia muchas discrepancias entre personas en todos los ámbitos de mi corta vida laboral (departamentos de las universidades, colegios profesionales, compañeros de farmacia, sociedades científicas).
Reflexiono sobre todo esto desde el aprecio que os tengo, no soy quien para dar lecciones a nadie.
¡Ánimo!, que llegaremos a un modelo mixto donde se pague no solo el suministro del producto, sino también el extenso conocimiento del medicamento.
Toda crisis nos da una oportunidad de cambio. Yo sueño con cosas que nunca fueron, como el desarrollo en la mayoría de farmacias de una labor asistencial, y me pregunto ¿por qué no?,
En el reciente congreso de Farmacia SimpoDáder, en Santander, me dijo una compañera tras mi intervención que tengo un cromosoma farmacéutico que transmite motivación y confianza en los farmacéuticos/as.
Además de agradecérselo, le contesté que tengo una imaginación tan intensa que crea una nueva realidad y hace que las cosas ocurran.
Algunos compañeros se identifican con la creencia "no puedo". Las creencias son formas de percibir la realidad, pero ¡ojo!, no son la realidad.
Para terminar, os comentaré una cita que me enseñó William James: "El mayor descubrimiento de mi generación es que un ser humano puede cambiar su vida cambiando su actitud mental" ¡¡ PUES CAMBIEMOS !!

(De Pablo Marcos, D.¿Y a usted qué le motiva?. El Farmacéutico Joven nº 5, julio 2011, Ed. Mayo. Disponible en: www.elfarmacéuticojoven.es)

Una reflexión en torno a la formación universitaria de nuestra profesión

15 Abril 2011
Fórmula magistral

El Espacio Europeo de Educación Superior está pasando de ser un objetivo a materializarse en una realidad. En este proceso, el efecto más patente es una revolución de la metodología docente. El cambio se origina en una nueva perspectiva del papel de la universidad, que además de transmitir conocimientos, debe impulsar el desarrollo consecuente de su aplicación.

Por ello, la enseñanza tradicional ha de ir transformándose con el fin de de incrementar y facilitar el aprendizaje, lo que redundará en una mayor autonomía del estudiante y una mayor madurez. Por esta razón convertirse en un profesional dejará de tener como horizonte la acumulación de datos, ahora accesibles de forma casi instantánea y universal mediante Internet, para focalizarse en una formación sólida que garantice la localización de la información de calidad y su utilización ante los problemas del día a día laboral.

El reto indiscutible en este aspecto está en movilizar tanto a estudiantes como a profesores hacia ese nuevo escenario, que demanda un mayor esfuerzo por parte de todos los agentes implicados, y precisamente ahora, en que los recursos no pueden ampliarse y nuestras facultades siguen masificadas.

Además, más allá de este compromiso, desde mi punto de vista, deberíamos afrontar un cierto cambio en las líneas directrices de nuestro currículum, con una visión estratégica de la sociedad global a la que prestaremos servicio. En este aspecto quizá sea el momento de diseñar cómo articular el equilibrio entre autonomía universitaria y armonización.

La autonomía universitaria es indispensable para alcanzar la máxima calidad docente en función de los recursos humanos y de la infraestructura de que se dispone; garantiza también una respuesta más ajustada a la sociedad próxima geográficamente. Este último parámetro, no obstante, está perdiendo su peso tradicional porque la sociedad es cada día más global. Nuestra profesión no ha sido ajena a este cambio, más bien al contrario: ha liderado muchos procesos de armonización por la importancia del interés público del medicamento. Por otra parte, la profesión atraviesa un intenso cambio hacia la ampliación de servicios al paciente, que es patente no sólo a escala nacional y europea, sino también mundial.

Sin embargo, los planes de estudio del grado en Farmacia no se han consensuado ni a escala nacional ni europea. Es más, son menos flexibles que los previos, por la segmentación en asignaturas semestrales y la reducción de optatividad, lo cual restringe la movilidad del estudiante, cuando una de las características más valoradas en los profesionales es precisamente su flexibilidad y adaptabilidad a entornos cambiantes.

Afortunadamente, la universidad española es una universidad de calidad, con una sólida trayectoria y cuyos mecanismos de renovación están diseñados de antemano para permitir una retroalimentación. Es importante que nos impliquemos todos para que se potencien los caracteres positivos de los nuevos planes y se modifiquen los susceptibles de mejora en pos de la excelencia profesional.

Nuevos medios

21 Febrero 2011
Fórmula magistral

Quiero aprovechar esta oportunidad que me brinda El Farmacéutico Joven para, en primer lugar, felicitar a Ediciones Mayo y al director científico de la nueva revista, Francisco Martínez Romero, por la excelente idea de crear esta nueva publicación, a la que le auguro una excelente acogida.

Licenciaturas de segundo ciclo y acceso a doctorados sin máster: ¿es eso lo que queremos?

23 Mayo 2011
Fórmula magistral

Desde la Declaración de Bolonia, en junio de 1999, parece que los estudios de Farmacia están inmersos en una huida hacia delante que no sabemos ni dónde ni cuándo va a acabar. Ésta parecía una ocasión idónea para haber aprovechado esa declaración, y toda la legislación emanante de ella, y haber formulado un nuevo plan de estudios siguiendo las recomendaciones de la Federación Internacional de Farmacia, y con un ojo en la experiencia del PharmD norteamericano, que nacía simultáneamente.
Lejos de ello, nos quisimos aferrar a una directiva «propia» que, todo hay que decirlo, es del año 1985. Nos reunimos en Coímbra (28/02/2004) para firmar una declaración de una página con cinco propuestas para la Asociación Europea de Facultades de Farmacia. La primera es un canto al sol. La tercera, cuarta y quinta aún no se han materializado. Pero parece que la importante era la segunda propuesta, que apoyándose en esa directiva de 1985 establecía que la duración de los estudios de Farmacia tenía que ser como mínimo de cinco años. No es mi intención discutir aquí si los cuatro años de los primeros ciclos de Bolonia son suficientes para formar a un farmacéutico o si son necesarios cinco. Me parece más importante analizar las estrategias que estamos siguiendo para blindar esos cinco años, y las consecuencias que éstas pueden tener.
La Ley Orgánica 4/2007 establece una secuencia de tres ciclos bastante fáciles de entender, aclarando aquella relación complicada descrita en la Ley Orgánica 6/2001.
Las enseñanzas universitarias se estructuran en tres ciclos: grado, máster y doctorado (art. 37, Ley 6/2001, según la redacción modificada por la Ley 4/2007).
Y, sorprendentemente para legisladores a los que les suele gustar complicar las cosas, el Real Decreto 1393/2007 explica con suma claridad la finalidad de cada uno de estos tres ciclos:
• Las enseñanzas de grado tienen como finalidad la obtención por parte del estudiante de una formación general, en una o varias disciplinas, orientada a la preparación para el ejercicio de actividades de carácter profesional (art. 9.1).
• Las enseñanzas de máster tienen como finalidad la adquisición por el estudiante de una formación avanzada, de carácter especializado o multidisciplinar, orientada a la especialización académica o profesional, o bien a promover la iniciación en tareas investigadoras (art. 10.1).
• Las enseñanzas de doctorado tienen como finalidad la formación avanzada del estudiante en las técnicas de investigación (art. 11.1).
Esta redacción no es nada innovadora. No tenía que serlo, ya que se basa en la antigua filosofía subyacente ante esos tres niveles educativos, se llamen como se llamen en los diversos países:
• Un licenciado es la persona habilitada (licenciada) para ejercer una profesión.
• Un máster es la persona capacitada para investigar en un área de conocimiento.
• Un doctor es la persona capacitada para dirigir investigación (de ahí que sólo un doctor pueda dirigir tesis de Máster o Doctorales).
• Y un título que existe en algunos países, el agregado, es la persona capacitada para dirigir equipos de investigación, y por ello es requisito para acceder a la posición de profesor catedrático.
Parece simple. Pero las noticias que tenemos no van por ahí en la educación de Farmacia. Se está hablando de que un alumno, tras cinco años de formación en una facultad de Farmacia española, egrese con un título de máster en Farmacia, entendemos que de segundo ciclo. Esto ya ocurre en Portugal. Y también se está hablando de que este título va a dar acceso directo a la formación de tercer ciclo (doctorado), cosa que no ocurre en Portugal. A priori, todos contentos: más titulación con el mismo esfuerzo. Pero, ¿de verdad habrán pensado en las consecuencias de esta medida?
Para cumplir la legislación vigente, si a los cinco años se egresa con un título de máster, a los tres o a los cuatro años habrá que obtener un título de grado. ¿O, es que pretendemos obtener un título de segundo ciclo sin haber obtenido uno previo de primer ciclo? Eso iría contra el Art. 16.1 del RD 1393/2007 (en su nueva redacción en el RD861/2010): para acceder a una enseñanza de máster, hay que estar en posesión de un título universitario oficial español o de otra institución superior del Espacio Europeo. Algunos pretenden resolver este requisito con la entrega de un título de primer ciclo al finalizar el tercer año de formación.
Y de nuevo la misma pregunta: ¿se habrán parado a pensar en las consecuencias de esta idea? Si se entrega un título de grado (o como queramos llamar a un título de primer ciclo) al finalizar el tercer año de formación, la pregunta es obvia: ¿para qué va a habilitar este título de primer ciclo? Recordemos que los títulos de primer ciclo son los que preparan "para el ejercicio de actividades de carácter profesional" (Art. 9.1, RD1393/2007). Es decir, el alumno que obtenga ese titulo de primer ciclo en Farmacia podrá ejercer en actividades profesionales de... (no sé acabar la frase).
Las consecuencias no acaban aquí. Si un alumno egresa tras los cinco años de facultad con un título de máster en Farmacia (de segundo ciclo), y a tenor del Art. 19.2 del RD 1393/2007 podrá acceder directamente al periodo de investigación de la formación doctoral (de tercer ciclo). La verdad es que esto ya era posible con la excepción contemplada en el punto b) de este mismo artículo. La formación doctoral merece un análisis específico, y no solo en España. Recientemente la revista Nature publicaba un editorial (Nature 2011;472:259-60) y un comentario (Nature 2011;472:261) sobre la baja calidad de esta formación en los Estados Unidos. El titulo era bastante revelador: "Reformar el sistema de doctorados o cerrarlo"
En el mundo de la economía, el proceso por el que se reduce la calidad de un bien o servicio para conseguir la popularización y la distribución masiva se conoce como Macdonalización. Permitidme preguntar: ¿estaremos Macdonalizando la formación en Farmacia? ¿Titulados de primer ciclo sin habilitaciones profesionales; titulados de segundo ciclo sin especialización o iniciación investigadora; y titulados de tercer ciclo sin formación avanzada previa?
¿Es esto lo que nos depara la renovación de la formación farmacéutica de la que se está hablando?

Desde la Facultad de Farmacia de la UMH…

24 Marzo 2011
Fórmula magistral

«Don't stop me now» fue el lema del VI Congreso Nacional de Estudiantes de Farmacia que acogió nuestra Facultad en el mes de octubre. Su significado es consistente con el elegido por la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria en su IV Congreso Nacional de Farmacéuticos (Valencia, noviembre de 2010; desde aquí mis felicitaciones por el éxito de asistencia, organización y contenidos): «Por una farmacia mejor: ¿nos movemos?»... Movimiento también sugería el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos en su XVII Congreso Nacional Farmacéutico intentando «poner la farmacia al servicio del paciente»...

 

¿Significa esto que facultades, sociedades científicas y Administración vamos en la misma línea? Quiero pensar que sí. Y es un punto de partida importante; una simbiosis necesaria para avanzar.

Las facultades nos hemos enfrentado a un reto con la adaptación de nuestros planes de estudios al Espacio Europeo de Educación Superior: se nos pedía una orientación profesional y al mismo tiempo generalista del grado en Farmacia. Sobre el papel, que es muy sufrido y lo soporta todo, quedaba bien. Faltaba por ver cómo cada centro incorporaba esas directrices a sus respectivos grados.

Las competencias de la Orden CIN/2137/2008, de 3 de julio, que establece los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habilitan para el ejercicio de la profesión de farmacéutico han servido de base para la confección de los títulos. Entre las quince competencias transversales que recoge esta norma, doce de ellas hacen referencia al papel asistencial del farmacéutico e incluyen la adquisición de habilidades, aptitudes y actitudes relacionadas con la promoción del uso racional del medicamento, evaluación de la farmacoterapia, desarrollo de habilidades de comunicación, colaboración en equipos multidisciplinares, conocimientos básicos de gestión clínica o manejo de fuentes de información, y elaboración de protocolos.

Parece que todo esto responde a una visión: la de formar profesionales sanitarios que doten de sentido a una farmacia cada vez más asistencial, que intenta dejar a un lado el medicamento para centrarse en el paciente y en el abordaje integral e individualizado de su farmacoterapia. En este contexto, la misión de las universidades consistiría en aportar una sólida base de conceptos integrados, las primeras herramientas, la filosofía, el germen y la motivación para el cambio... y procurar que en el tránsito hacia la vida laboral no existan diferencias «estadísticamente significativas».

Estamos de acuerdo en que, tradicionalmente, ha faltado formación clínica y no se ha logrado alcanzar la integración de los vastos conocimientos en fisiología, farmacología o patología del futuro farmacéutico. Pienso que, en general, cada facultad ha solucionado estas carencias formativas en los nuevos grados, que además contemplan en su mayoría los procedimientos de atención farmacéutica. Sin embargo, para que la formación sea completa, los estudiantes deben ser capaces de poner esos conocimientos y aptitudes al servicio del paciente individual, «ese que rara vez aparece por las aulas de las facultades de Farmacia...» Creo que esa es nuestra principal limitación, subsanable si contamos con la colaboración del profesional, imprescindible si hablamos de una farmacia centrada en el paciente.

Las prácticas tuteladas tienen en este sentido una importancia fundamental en el grado de Farmacia: suponen ese primer contacto del futuro farmacéutico con el entorno asistencial y facilitan la incorporación de los estudiantes a la vida real. Deberían servir como hilo conductor para integrar el día a día profesional con cinco años (que se dice pronto) en las aulas. Seis meses bien programados son un tiempo precioso para consolidar conocimientos y adquirir esas habilidades, aptitudes y actitudes difícilmente trasmisibles desde un marco estrictamente teórico.

Las prácticas tuteladas no pueden ni deben por tanto ser un mero trámite para obtener un título. Ni su desarrollo debe priorizar las actividades de gestión sobre las asistenciales; ni estas últimas deben estar basadas en necesidades coyunturales. No tiene sentido que las universidades intentemos adaptarnos al cambio si cuando nuestros estudiantes abandonan las aulas se encuentran con una realidad profesional que no acaba de consolidar el modelo de farmacéutico por el que estamos apostando.

Por eso, deberíamos plantearnos elaborar un documento marco sobre prácticas tuteladas que demuestre que efectivamente estamos todos en el mismo barco, que consensúe objetivos y defina tareas, que sirva de guía y referencia para cada tutor y que, además, reconozca el trabajo de tantos farmacéuticos que ofrecen sus «casas» para acoger a nuestros estudiantes y ayudan a conseguir esa orientación clínica demandada para los estudios de Farmacia. Tendremos que eliminar esa barrera invisible que separa la facultad de la realidad de cada día: farmacéuticos y docentes debemos interactuar, dialogar, conocer y hablar el mismo idioma. Sólo de esta forma existirá concordancia en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Sirva este artículo de autocrítica. En realidad lo considero más un examen de conciencia, que puede (y debe) hacerse ahora que estamos en pleno proceso de transformación. Desde esta revista que da sus primeros pasos y aparece como un soplo de aire fresco y un foro para las nuevas generaciones de farmacéuticos, el futuro de la profesión, animo a todos aquellos interesados en el «movimiento» a poner vuestro granito de arena... y a empezar a construir sobre una base de cimientos sólidos.

Haciéndome eco del lema de nuestro congreso de estudiantes, os pido que no nos paremos ahora que estamos en marcha. «Don't stop US now».

Hasta pronto.

En el último número de la revista...

Seguramente es tan difícil diagnosticar con objetividad el estado real del sector de las oficinas de farmacia en España como determinar s ...

Una generación activa, pudiente y con ganas de vivir
Los «baby boomers» ...

En el año 2016, el segmento sénior representaba el 21% de la población española. Dadas las tendencias de envejecimiento en ...

Cuando hablamos de tipología de clientes en el sector farmacia, puede observarse que las mayoría de las oficinas de farmacia tienen muy p ...

Este artículo tiene como objetivo seguir concienciando al farmacéutico de la necesidad de trabajar la venta cruzada en la farmacia, y de ...

Herencia, biología, edad, sexo y estilo de vida son los determinantes más importantes de la vida y salud del ser humano. Los genes y la e ...

En los últimos cincuenta años la esperanza de vida ha aumentado considerablemente, lo que ha llevado a la población a tener cada d ...

Salud bucodental en adultos mayores de 50 años

Xavier Calvo Zuluaga*, Ernesto de la Puente Ruiz**,
Profesión

La cavidad bucal, al igual que el resto del cuerpo, sufre cambios anatómicos y fisiológicos con el paso de los años. Estos cambios ...

La edad madura a menudo se contempla como una época dorada de estabilidad y descanso que se alcanza tras concluir la crianza de los hijos y la e ...

Los pies y las manos son nuestra tarjeta de presentación, de manera que un buen cuidado dará una buena imagen de nosotros. Como profesion ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

En el mundo del vino la innovación es habitual, pero también hay una vuelta a la tradición, a la búsqueda de técnica ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

La creación en España de la especialidad en Farmacia Hospitalaria fue un enorme acierto estratégico. Su reconocimiento legal en 19 ...

Reina sobre el concreto, reina sobre los carros, reina sobre los árboles, reina sobre y contra la window en que me veo, pero de forma m ...

 

Lo más leído este mes

¿Qué son los medicamentos «switch»? Paso de una prescripción médica a un OTC


Profesión

En España, la legislación actual no permite la dispensación de medicamentos de prescripción médica sin receta1, aunque hay algunos…
Visto 4594 veces

El oído en la farmacia: sonido de fondo y sonidos de productos


CANAL EF

Si has leído los artículos anteriores –si no lo has hecho, te lo recomendamos–, es probable que ya hayas…
Visto 3867 veces

Canadá: papel del farmacéutico en la crisis de los opiáceos


La farmacia en el mundo

Sección coordinada por: Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (International…
Visto 3636 veces

La asociación FarmaCiencia promueve una campaña informativa sobre los riesgos de la homeopatía


Crónicas

El próximo día 25 de septiembre, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Farmacéutico, las farmacias de la…
Visto 2626 veces

Actualización sobre tratamientos de indicación farmacéutica ante una consulta por sensación de cansancio (falta de energía)


Profesión

Fatiga, cansancio, astenia, debilidad, son palabras que a menudo se utilizan como sinónimos cuando una persona se acerca a…
Visto 1997 veces

Servicio para un buen control del paciente diabético vía app desde la farmacia comunitaria: Memodaybetes


Trabajos científicos

1. IntroducciónLa diabetes mellitus es una enfermedad metabólica caracterizada por el aumento de los niveles de glucosa en la…
Visto 1957 veces

¿Cómo se gestionan el talento y el conocimiento farmacológico?


Manual del Superviviente

En mi opinión la diferencia entre conocimiento e información radica en que esta última está constituida por datos, bits,…
Visto 1834 veces

Madrid anuncia la devolución de tres medicamentos de DH a la farmacia


Crónicas

El director de Coordinación de la Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, César…
Visto 1794 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.