Publicidad

banner-lilly-creatividad-investigacion

Suministro de medicamentos a residencias

Dos farmacéuticos de hospital y un farmacéutico comunitario exponen sus puntos de vista sobre un tema sensible, el suministro de medicamentos a residencias.

José Luis PovedaPerspectiva desde la farmacia hospitalaria
José Luis Poveda
Presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Juan F. Peris
Autor del informe «Prestación farmacéutica especializada en centros sociosanitarios. Análisis de situación y propuesta» CRONOS-SEFH
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Juan F. PerisLa atención al paciente crónico es, debido a la evolución demográfica y la cronicidad de las enfermedades, el principal problema de los sistemas de salud en los países desarrollados. Este cambio de modelo exige un enfoque asistencial basado en la evaluación integral de la persona por parte de un equipo interdisciplinario en el que debe quedar integrado el farmacéutico. Ahí está el reto para la farmacia.
En este contexto se encuentran los recursos sociosanitarios, y en concreto las residencias para personas dependientes. Estos centros han sufrido una evolución y, en la actualidad, atienden a una población heterogénea de personas con problemas de salud cada vez más complejos y con necesidad de cuidados múltiples que se sitúan a medio camino entre el hospital y el domicilio.
Hay dos puntos básicos que deben marcar el nivel de atención farmacéutica requerido: las necesidades de los pacientes y la propia institucionalización.
El primero nos obliga a prestar una atención farmacéutica organizada y continua. El paciente institucionalizado muestra un mayor riesgo de episodios adversos relacionados con la farmacoterapia. Esta situación está influida por múltiples factores, como la multimorbilidad o la complejidad del tratamiento, pero también por factores relacionados con el sistema sanitario y social, como la deficiente coordinación entre los distintos niveles asistenciales que conlleva, por ejemplo, duplicidades médicas y/o farmacéuticas.
El segundo, la institucionalización, condiciona de forma determinante el nivel de prestación y atención farmacéutica. El paciente en régimen de internamiento se encuentra dentro de una organización (equipo interdisciplinario, procedimientos de trabajo, etc.) que le procura unos cuidados sociales y sanitarios con un objetivo adaptado a la situación individual de cada persona.
Por tanto, la principal recomendación para el cuidado de estos pacientes es tratar en la propia residencia siempre que sea posible, para minimizar los riesgos inherentes a la transición entre niveles asistenciales y de la propia hospitalización.
En este tipo de centros la necesidad cada vez mayor de medicamentos de uso hospitalario es una realidad (por ejemplo para el tratamiento de la neumonía adquirida en un centro sanitario), y también lo es la complejidad del cuidado del paciente, como el que presenta morbilidades asociadas a la enfermedad de Alzheimer, o la creciente demanda asistencial, como la cada vez más necesaria implantación de programas de cuidados paliativos en estos centros.
La integración de la farmacia hospitalaria en este ámbito asistencial, en las distintas experiencias que tenemos en España, ha demostrado que puede cubrir de forma sostenible todas las necesidades del paciente.
Entendemos que éste es el espíritu de la legislación actual (Real Decreto 16/2012), y desde luego es el de la propuesta que desde la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), de la mano del grupo de trabajo CRONOS, se hace para el desarrollo de la atención farmacéutica en el ámbito de los centros sociosanitarios para pacientes institucionalizados (disponible en: http://gruposdetrabajo.sefh.es/cronos/images/documentos/20130805_cronos.pdf).
El problema, por tanto, no debe ser el suministro de los medicamentos a las residencias, sino su dispensación, con todo lo que ésta implica. Tampoco basta con establecer un mero suministro desde los servicios hospitalarios. El desarrollo de un sistema de guía farmacoterapéutica y la integración del farmacéutico en el equipo interdisciplinario deben ser las dos vías principales para proveer una atención farmacéutica de calidad en este ámbito asistencial.

José Luis CallePersonas, no enfermos hospitalizados
José Luis Calle
Farmacéutico comunitario de Toledo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Qué diferencia hay entre un ciudadano que vive en su domicilio y uno que vive en una residencia? ¿Qué papel deben desempeñar los farmacéuticos comunitarios y los de hospital en las residencias de ancianos? ¿Qué aporta cada uno de ellos a los ciudadanos que deciden vivir en una residencia?
Estas tres preguntas se las hago a todos aquellos que desconocen el mundo de las residencias de personas mayores, incluyendo a muchos consejeros de salud. La mayoría de ciudadanos que viven en residencias no tienen ninguna patología ni toman medicamentos diferentes de los que toman quienes viven en sus domicilios.
Lo que sí los diferencia es no desenvolverse con normalidad cuando están solos. Por ello la residencia les ofrece un nivel de cuidados a la medida de sus necesidades y según su capacidad de realizar actividades básicas de la vida diaria (ABVD).
Sin embargo, muchos consejeros y profesionales se han lanzado a la tarea de tratar como enfermo hospitalizado a todo ser humano que viva en una residencia. Y todo ello con el objetivo de eliminar el número de recetas de ese porcentaje de la población. Todo lo recetable, como pañales, tiras reactivas y medicamentos, se intenta suministrar (no confundir con dispensar, que es cosa de la botica) desde un hospital. El consejero de turno ve cómo la factura farmacéutica baja.
Observamos cómo la factura farmacéutica de la botica es pública y está en continuo descenso, mientras que las facturas de los hospitales se esconden en los cajones y sólo sabemos que no paran de crecer. De un plumazo, los servicios de farmacia de los hospitales, empresas de transporte y otros miembros de la cadena se transforman en ONG que no cuestan nada a los ciudadanos.
Como contrapartida, el ciudadano que vive en una residencia podría decirle al consejero de turno que, a cambio de negarle su derecho a tener una botica como tienen todos los españoles, ponga a su disposición todos los medios propios (incluyendo médicos especialistas para cada una de sus patologías) de un hospital, sin tener que salir de la residencia montado en una ambulancia. Y que si uno está ingresado en un hospital, que sea con todos sus recursos, que no haya pacientes de segunda categoría.
Lejos de esto, la Administración decide, por ejemplo, a cuántos pañales de incontinencia tiene derecho esa persona y cuál ha de ser la calidad de los mismos. Lo de «calidad» es por decir algo.
Una vez dicho esto, ¿qué necesita una residencia de la farmacia de hospital? Necesita a sus excelentes farmacéuticos haciendo de farmacéuticos, colaborando con la farmacia comunitaria en la conciliación de la medicación cuando nuestros residentes reciben el alta hospitalaria. Esto brilla por su ausencia, desgraciadamente. Y aquí sí que necesitamos a los farmacéuticos de hospital, aquí sí que hay ahorro. Los residentes toman medicamentos no financiables y otros productos, como cualquier otro paciente no institucionalizado, y esto sólo lo puede conseguir de su farmacia.
Por último, da vergüenza leer opiniones como que el farmacéutico hospitalario revisa la medicación mejor que el comunitario, o bien que el suministro de medicamentos desde el hospital crea puestos de trabajo. Hay que estar muy desinformado para decir algo así.
La residencia es el domicilio de una persona. Tratar a ésta como a un enfermo hospitalizado es maltrato. Tienen derecho a que se les dispensen correctamente sus medicamentos desde la botica.

Valorar este artículo
(3 votos)

2 comentarios

  • Enlace comentario María García-Mina. Farmacéutica de hospital Jueves, 25 Septiembre 2014 16:23 publicado por María García-Mina. Farmacéutica de hospital

    Imagino que todos habláis de vuestra realidad y eso no se puede rebatir, pero existe una realidad importante que hay que solucionar. Efectivamente cualquier usuario de una residencia tiene derecho a una atención farmacéutica de su "botica" o de su Servicio de farmacia, y es eso lo que no llegamos a cumplir.
    Conozco farmacéuticos comunitarios que realizan una atención farmacéutica de calidad en residencias menores de 100 camas y también conozco algunos de los que solo dejan la bolsa de medicamentos en la puerta y no quieren saber nada cuando el Gerente les pide "que participe en el equipo". También he saludado en reuniones a Gerentes que cierran la puerta al farmacéutico que quiere hacer bien su trabajo y le dicen "que no hace falta nada". Por otro lado hay Servicios de farmacia que solo preparan el pedido de las residencias a las que atienden, eso es un fracaso nuestro (soy farmacéutica de hospital) y otros servicios de farmacia que atienden de maravilla integrados en los equipos. Para mí , la mejor opción es Servicio de farmacia propio o bien mancomunado atendiendo a varias residencias. Si se aplicara el RD 16/12, el 80% de las plazas residenciales debería ser atendido por oficinas de farmacia. Nosotros tampoco cumplimos, del 20% restante, solo cubrimos un 7%, menos mal que ahora la Farmacia Hospitalaria parece que se ha dado cuenta de la importancia, ojala seamos capaces de hacerlo bien y no solo preparando pedidos. Y digo esto porque ahorrar el margen de la receta no tiene ningún mérito, el verdadero ahorro, sobre todo porque tiene RESULTADOS EN SALUD, que es lo que vale, son las intervenciones encaminadas a mejorar los tratamientos.
    La oficina de farmacia lo tiene crudo, yo tengo compañeros que llevan 3 y 4 años sin vacaciones, a la situación de recortes general se suma nuestra Ley de ordenación (Navarra). Pero yo les sugeriría que se asociaran, que intentaran crear unas estructuras humanas entre varias farmacias para atender todas esas residencias. Efectivamente es una pena que una persona en su casa pueda acudir a su farmacéutico y si sus circunstancias vitales le llevan a vivir a una residencia, se quede sin esta posibilidad. En vuestra mano está, quizás cuando consigáis negociar una cartera de servicios..., no sé, pero hay que conseguirlo. En cuanto a nosotros, "los de hospital" ojala lo hagamos bien, son muchas menos plazas pero al ser de centros grandes, es verdad que suelen "atrapar", casos de cronicidad más frágil, aunque haya también un porcentaje de válidos. También habéis nombrado el gran problema: LA FALTA DE CONCILIACIÓN Y DE CONTINUIDAD ASISTENCIAL. ¿Por qué es tan difícil colaborar? Es una pena, pero mientras, nuestros mayores tienen unos tratamientos que no son admisibles con el nivel de conocimiento que tenemos los farmacéuticos, TODOS los farmacéuticos.

  • Enlace comentario Reboot Lunes, 14 Julio 2014 20:22 publicado por Reboot

    "Hoygan" ¿y por allí por donde tienen la farmacia, los gerentes de las residencias les obligan a pagarles en billetes del BCE un % del PVP facturado?

    Porque aquí en Cataluña son tan piratas que te piden darles hasta el 50% sobre el PVP. Sí, sí, han leído bien.

    Lo triste es que hay farmacias tan desesperadas que les entran en el ilegal juego.

    Y si alguien necesita, puedo dar nombres de residencias. Y nombres y apellidos de gerentes.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

Hablar de números provoca un cierto respeto, supongo que su precisión es lo que nos incomoda. Si las cifras a las que nos referimos en el relato son las de nuestras cuentas, el respeto ...

Jesús C. Gómez. Presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC)

...

Aunque aún no disponemos de los conocimientos suficientes para establecer las causas de todas las enfermedades cancerosas (más de 200), resulta de gran utilidad conocer cualitativa y c ...

Definición y prevalencia
De forma simple, el estreñimiento puede definirse como una defecación infrecuente o con esfuerzo, generalmente de heces escasas y ...

Debido al estilo de vida que llevamos, en muchas ocasiones nos sentimos tan cansados que incluso dejamos de realizar ciertas labores por falta de fuerza o energía.

...

En la actualidad contamos con una gama muy amplia de protectores solares que, además, han ido evolucionando con el paso de los años, consiguiendo cada vez un índice de protecci& ...

Objetivos de aprendizaje

  • Conocer el concepto de dolor neuropático.
  • Reconocer los síntomas que provocan d ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Algunas veces la historia y el mundo del vino se enlazan de forma muy curiosa. Éste es el caso de la relación que existe entre la localidad de Benicarló (Castellón) y pa& ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

A primera vista, no parece que haya mucha relación entre la pintura y la farmacia, y sin embargo están íntimamente relacionadas. En la Edad Media, y en muchos países tamb ...

La curiosidad conduce al hallazgo, y éste desemboca en seguimiento y en profundización. Entonces los campos del saber son ilimitados. En 1997, un miembro de la Sociedad Internacional d ...

 

Lo más leído este mes

«Retail», tecnología y consumidor omnicanal


Marketing farmacéutico

Nunca en la historia de la humanidad las cosas habían cambiado de una forma tan rápida. La imprenta, la…
Visto 2479 veces

Módulo 1. Introducción a la patología del sistema nervioso central. Papel de la farmacia comunitaria


Cursos

Las enfermedades que afectan al sistema nervioso central (SNC) pueden englobarse en dos tipos: enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Ambas…
Visto 1950 veces

Apuestas de «e-commerce» desde la farmacia


El color de mi cristal

La transformación digital está cambiando la forma de distribución de los medicamentos. En esta ocasión «El color de mi…
Visto 1617 veces

Complementos alimentarios en hiperlipidemia


Protocolos en la farmacia

Definición y prevalenciaLa hiperlipidemia y dislipidemia (o dislipemia) consiste en la presencia de altos niveles de lípidos (colesterol, triglicéridos…
Visto 1428 veces

Papel del farmacéutico en residencias de personas mayores


Cursos

La esperanza de vida en España es la más elevada de Europa y supera ya los 83 años1. El…
Visto 1300 veces

Tratamiento de heridas: cortes, rozaduras, ampollas y quemaduras


Profesión

El término «herida» hace referencia a múltiples lesiones que rompen la piel u otros tejidos corporales debido a una…
Visto 1280 veces

Carlos Alonso Garre, un farmacéutico implicado con la profesión


Un día en la farmacia de...

Aunque las raíces farmacéuticas de Carlos Alonso Garre estén ligadas a la tierra zamorana en Manganeses de la Lampreana,…
Visto 1280 veces

Módulo 2. Cefalea y migraña


Cursos

Objetivos de aprendizaje Definir las principales características (concepto, epidemiología, patogenia, sintomatología y diagnóstico) de la cefalea y la migraña.…
Visto 1221 veces

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.