¿Es necesario acreditar farmacias?

MERCEDES_FRAGAUna exigencia y una responsabilidad

Mercedes Fraga

Tesorera de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC). Farmacéutica comunitaria en Ortigueira (A Coruña)

¿Es necesario acreditar farmacias? Es esta una pregunta interesante que resuena últimamente entre algunas voces del sector. Interesante, aunque probablemente incompleta, porque la pregunta no es si debemos acreditar farmacias (o, mejor aún, farmacias y farmacéuticos), sino para qué queremos hacerlo. ¿Es necesario acreditar farmacias? Depende. ¿Queremos acreditar farmacias para que se limiten a realizar tareas burocráticas y/o administrativas relacionadas con la gestión del medicamento sin tener un papel verdaderamente relevante en el ámbito asistencial? Es decir, ¿queremos farmacias acreditadas para seguir como hasta ahora? ¿O queremos acreditar farmacias porque creemos que es imprescindible para avanzar hacia la consolidación de los servicios profesionales farmacéuticos y dar sentido a nuestra profesión integrándola de pleno en el sistema sanitario?

Yo no tengo dudas. Los farmacéuticos debemos reforzar nuestra labor asistencial, apostar por un catálogo de servicios profesionales que amplifique nuestra labor como profesionales sanitarios, y prepararnos para dar respuestas efectivas y eficientes a las nuevas necesidades de la sociedad como consecuencia de la extensión del uso de los medicamentos: polimedicación, incumplimiento terapéutico, morbimortalidad asociada al uso de fármacos, colaboración activa en la promoción de la salud pública, etc. Y esto exige no ya una acreditación, homologación, etc. sino, sobre todo, una capacitación del profesional que los lleva a cabo. Y es que, ¿está el farmacéutico comunitario formado para toda su vida profesional y para todo lo que realiza en ella? Evidentemente no, los conocimientos avanzan y las tecnologías y las necesidades también, por eso las capacidades se adquieren para unos conocimientos concretos y es necesario revalidarlas periódicamente.

¿Pero quién y cómo deberían concederse esas capacitaciones? Formar farmacéuticos y capacitarlos para el desarrollo de determinados servicios (deshabituación tabáquica, atención a pacientes diabéticos, implantación de servicios de AMPA/MAPA, participación en cribados, etc.) es una de las labores principales en las que está trabajando la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC). Y lo hacemos desde el convencimiento de que este es el camino correcto para mejorar el desarrollo profesional de los farmacéuticos comunitarios, pues únicamente profesionales debidamente formados y con recursos y procedimientos adecuados pueden llevar a cabo determinados servicios. Pero es que, además, es función de las sociedades científicas asumir la responsabilidad de otorgar capacitaciones a todos aquellos farmacéuticos que deseen dicho reconocimiento y demuestren unas competencias. En este aspecto creemos que la colaboración con los colegios de farmacéuticos puede optimizar esta función.

Vivimos tiempos de cambio y los farmacéuticos debemos empezar a asumir que no todos ofrecemos los mismos servicios. Debemos actualizar conocimientos (teóricos y prácticos), estar dispuestos a someter a los servicios que realizamos a una supervisión externa y ser conscientes de que la capacitación es un elemento diferenciador que debe servir para asegurar unas competencias durante un tiempo determinado y estimular la excelencia y no para hacer tabla rasa. Esto implica una exigencia positiva y necesaria si queremos demostrar nuestro valor profesional, dentro del propio colectivo, pero también con otros sanitarios y con la Administración, de modo que se puedan reconocer nuestras intervenciones y obtener una retribución por ellas. Pero la capacitación implica una responsabilidad con nuestros pacientes, primer y último motivo de nuestra razón de ser y a los que debemos el mejor servicio farmacéutico posible.

 

PILAR_GASCONAutoexigencia y garantía de calidad

M. Pilar Gascón

Secretaria del Consell de Col·legis Farmacèutics de Catalunya. Profesora asociada Universidad de Barcelona

Las farmacias son establecimientos sanitarios que deben cumplir con los requisitos de regulación que establece la comunidad autónoma. El farmacéutico debe ejercer las actividades para las cuales es competente definidas por la legislación.

Ante estas premisas se postulan dos opciones. La primera es defender que las farmacias ya son establecimientos autorizados para la realización de todas aquellas actuaciones que desarrollen los farmacéuticos de acuerdo con sus capacidades. La segunda es plantear la necesidad de que las farmacias cuenten con acreditaciones específicas para que se puedan realizar actividades concretas que van más allá de las que están definidas en la Ley de Garantías.

La definición de una cartera de servicios comporta, en primer lugar, una detallada relación de aquellos servicios complementarios que por su carácter sanitario son susceptibles de ser desarrollados, aunque no en exclusiva, desde la farmacia.

Estos servicios deben definirse adecuadamente: ¿qué servicio se presta?, ¿a quién va dirigido?, ¿qué procedimiento normalizado de trabajo se seguirá?, ¿cómo se registran las actuaciones realizadas?, ¿cómo se evaluarán los resultados obtenidos de las intervenciones?, ¿qué indicadores de proceso y de resultados se utilizarán?, ¿qué requisitos de formación continuada o especializada se requieren?, ¿qué espacios y/o utillaje se necesitarán?, ¿pagará el servicio el propio paciente o estará concertado con la Administración?

La descripción de cada una de estas cuestiones es clave para garantizar que los servicios que se presten van más allá de meras iniciativas puntuales y con intereses en ocasiones puramente comerciales. Los servicios han de ser de interés sanitario para la ciudadanía y los farmacéuticos como colectivo, debemos comprometernos en que si se prestan desde la farmacia se debe hacer con la correspondiente garantía de calidad.

Esta «autoexigencia del colectivo profesional» debe comportar diferentes requerimientos:

– Los farmacéuticos que vayan a prestar los nuevos servicios han de tener la formación necesaria (actualizada y específica).

– Los farmacéuticos deben adquirir el compromiso de cumplir con los procedimientos normalizados de trabajo que se hayan definido para el servicio.

– Los farmacéuticos realizarán las actividades de acuerdo con las necesidades de espacios y herramientas.

– Los farmacéuticos han de registrar las actuaciones de los nuevos servicios para que se puedan evaluar los resultados.

Podríamos aceptar que la «autoexigencia/autorregulación» fuese suficiente en caso de servicios que decide prestar una farmacia de manera individual, pero obviamente si queremos defender actuaciones que hagan fuerte al colectivo, debemos pensar que aquellos profesionales que decidan apostar por la responsabilidad del ejercicio profesional deben poder diferenciarse basándose en la calidad que aplican en su trabajo.

¿Sirve la acreditación para este objetivo? Pienso que sí.

Si además se contempla que algunos de estos servicios puedan ser concertados por la Administración pública o por colectivos privados como por ejemplo mutuas, es evidente que estos pagadores de servicios exigirán la acreditación de aquellos centros que los presten.

En definitiva, la acreditación de la farmacia se debe otorgar apoyándose en farmacéuticos formados con el compromiso de trabajo protocolizado y criterios de acreditación compartidos por sociedades científicas, colegios profesionales y Administración sanitaria.

Valorar este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

José Mayoral

Josep M.ª Torres y Francesc Pla,
Editorial

Se nos ha ido demasiado deprisa, como era habitual en él. Aún estábamos con el café en los labios y él ya estaba de pie mirando el reloj y recriminándonos c ...

La dispensación en la farmacia puede abordarse desde muchos puntos de vista. Aquí recogemos dos aproximaciones distintas, la de un farmacéutico comunitario y la de la industria ...

«Nunca me he sentido discriminada por el hecho de ser mujer»

Texto: Javier March Fotografías: Lucía Moreno Diz,
CANAL EF

Iniciamos la serie de entrevistas a mujeres farmacéuticas con Flor Álvarez de Toledo, toda una institución en la profesión. Pocos farmacéuticos han contribuido tan ...

Pilar Cortada Manchado es hija de farmacéutica y, como tantos igual que ella, empezó de muy joven a hacer sus pinitos en la farmacia familiar. Cuando llegó el momento de escoger ...

El estreñimiento es un trastorno muy común en la población mundial, aunque no es fácil acotar su prevalencia. Existe una amplia variabilidad de valores en los datos publi ...

Las patologías de la garganta suelen presentar cuadros leves que afectan a la faringe y a la laringe, pero tienen una alta importancia en la salud por su relación con el uso inadecuado ...

Si consultamos a las personas de nuestro entorno y sondeamos y observamos su estado general, llegaremos a la conclusión de que no resulta tan fácil conseguir lo que todos ansiamos: sen ...

Es evidente que una de las fórmulas más utilizadas de adquisición onerosa de farmacia en el ámbito familiar es la compraventa aplazada. Este sistema proporciona tanto al ...

Entendemos por urgencias psiquiátricas aquellas situaciones en las que unos síntomas psicopatológicos o unos trastornos de la conducta son percibidos como perturbadores o amenaz ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Los aromas se generan por multitud de sustancias químicas que se desprenden del vino y penetran en nuestro organismo a través de la nariz o la boca.

...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

La crisis de la profesión farmacéutica se parece mucho a la medioambiental. En realidad, todas las crisis son parecidas, tienen una misma raíz. De hecho, no son más que d ...

El 25 de noviembre de 2020, la Casa-Museo Emilia Pardo Bazán en A Coruña celebró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, con una co ...

 

Lo más leído este mes

Afecciones de garganta


Profesión

Introducción y definiciónEntre las afecciones de garganta nos encontramos una serie de procesos que afectan a la mucosa y…

Veinte años no es nada


Ya viene el sol

El pasado mes de octubre tuvo lugar una nueva edición del Congreso de Atención Farmacéutica. Como una metáfora del…

Ommmmmm...


Editorial

Om es el mantra más conocido en la cultura occidental, pero, sin duda alguna, en el entorno del sector…

Módulo 8. Trastornos del neurodesarrollo. Trastorno del espectro autista y trastorno por déficit de atención e hiperactividad


Cursos

Objetivos de aprendizaje Conocer los principales trastornos del neurodesarrollo. Reconocer los síntomas que puede describir el familiar. Derivación al…

Trastornos del sueño


Protocolos en la farmacia

Definición y prevalenciaDefinición de sueñoEl sueño es una necesidad biológica que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales…

Nueve mujeres avanzadas a su tiempo


CANAL EF

Flor Álvarez de Toledo Saavedra, Beatriz de Pascual-Teresa Fernández, M.ª del Val Díez Rodrigálvarez, Pilar Gascón Lecha, Margarita López…

Módulo 7. Trastornos del estado de ánimo y trastorno bipolar


Cursos

Objetivos del módulo Conocer los principales fármacos usados en los trastornos del estado de ánimo y el trastorno bipolar.…

Intolerancia frente a alergia


Profesión

Con frecuencia escuchamos a parte de la población confundir la intolerancia a la lactosa con la «alergia a la…

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.