Imprimir esta página

Editorial

Adhesión y permanencia

Las sociedades del primer mundo, como la nuestra, han cambiado profundamente durante el último siglo. Una de las características más relevantes de estos cambios es el incremento de su edad. El porcentaje de personas de más de 75 años aumenta de forma relevante y el análisis de este fenómeno es imprescindible para diseñar políticas en muchos ámbitos. Uno de estos ámbitos es el diseño de los sistemas sanitarios, y especialmente el de su sostenibilidad.

Un análisis más detallado de las posibles causas del incremento del gasto necesario para mantener la prestaciones de los sistemas sanitarios públicos nos hace concluir que los motivos van más allá del simple envejecimiento de la sociedad, y nos damos cuenta de que los verdaderos motivos del incremento de esas necesidades dependen de la calidad de vida de nuestros mayores, de la influencia de los hábitos nocivos sobre su salud y de las condiciones socioeconómicas, que son factores que configuran su grado de fragilidad. De alguna manera es inexacto afirmar que las necesidades de recursos de los sistemas sanitarios dependen del envejecimiento; dependen de la comorbilidad creciente y de las estrategias aplicadas para disminuirla.

Es fácil deducir que la complejidad de la situación y la diversidad de factores que influyen en ella hacen imposible que exista una solución única. Mágica. Encontrar el camino correcto dependerá de multitud de acciones alineadas con el objetivo de hacer sostenible un sistema útil para los ciudadanos y que, sin duda, deberán realizarse de forma coordinada por los diferentes actores que inciden en el sistema.

Los tratamientos farmacológicos han demostrado con holgura que son un instrumento alineado en esa dirección, pero es necesario aumentar la adhesión y la permanencia a ellos para que aflore toda su efectividad. La colaboración y coordinación de todos los profesionales sanitarios implicados es crucial y las iniciativas que promuevan esta transversalidad deben ser analizadas con calma, evitando caer en un modelo basado exclusivamente en la defensa de parcelas de exclusividad de cada profesión. La colaboración y las herramientas que ayuden a la coordinación van a ser la mejor estrategia para definir y consolidar el papel de cada uno en un mundo en el que las parcelas de exclusividad van a reservarse para los cotos de caza, y aún.

Valorar este artículo
(5 votos)
Francesc Pla Santamans

Farmacéutico comunitario. Director de El Farmacéutico

Lo último de Francesc Pla Santamans

Artículos relacionados