Publicidad

banner-lainco


Editorial

El bendito electrón

Un electrón es difícil de conocer –al menos yo no he conocido aún a ninguno–, pero el electrón es el habitante menos exótico del átomo. Ya es un personaje cotidiano.

Es mucho menos extravagante que los protones y neutrones, y aún menos que los mágicos neutrinos y bosones, que son simplemente inimaginables para la inmensa mayoría de los mortales. Esa falsa cotidianeidad seguramente la provoca la integración en nuestras vidas de la electricidad o de la más sofisticada, aunque integrándose a marchas forzadas en nuestros gestos más comunes, electrónica.

Han pasado solo un par de décadas desde que algún veterano farmacéutico decidió acabar su carrera profesional porque cambió el sistema de facturación, que en aquellos años empezó a presentarse en un innovador soporte, un artilugio que ahora nos parece una antigualla, llamado disquete. Increíble, pero cierto. En esa época muy pocos imaginaban que, en solo quince años, la receta electrónica acabaría siendo una realidad consolidada. Solo algún visionario. Cuando se analizan las mejoras en la carga burocrática y en los costes asociados a los procesos administrativos ligados a la dispensación electrónica, el resultado de la apuesta es altamente positivo. Nuestro amigo el electrón nos ha echado un cable.

Como ese simple interruptor del salón de casa que accionamos sin pensar y nos ilumina la estancia, la receta aparece en la pantalla del ordenador de una forma habitual, casi rutinaria. Una infraestructura compleja lo soporta, pero lo deseable es que sea tan normal como nuestro gesto cotidiano al entrar en casa. De eso se ocupan nuestra partícula subatómica amiga y una cohorte de ingenieros.

Lo que no harán por los farmacéuticos, ni ella ni ellos, es dotar una infraestructura con tanto potencial profesional sanitario como la red electrónica de receta de los atributos necesarios para que las acciones profesionales de los farmacéuticos se registren y se integren en el sistema sanitario, ni tampoco establecerán por ellos los mecanismos de comunicación y coordinación con los distintos niveles sanitarios. Esa tarea depende, en un principio, de los farmacéuticos y nadie la hará por ellos. Ni siquiera el bosón de Higgs.

Valorar este artículo
(3 votos)
Francesc Pla Santamans

Farmacéutico comunitario. Director de El Farmacéutico

Más en esta categoría: « La fórmula Infarma »

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.