Imprimir esta página

Editorial

Tres

Hay números mágicos. Esos a los que te refieres cuando quieres ahorrar palabras, cuando quieres simplificar una idea. Tres es un número de esos.

Tres es un símbolo que utilizamos para describir lo más importante, lo más significativo. El pódium es de tres, los triunviratos son de tres, incluso la Santísima Trinidad es de tres. Por eso a menudo nos preguntamos por las tres cosas que nos llevaríamos a una isla desierta y también nos proponen una terna para ocupar un puesto importante; en definitiva, un trío nos sugiere que debemos asumir algún riesgo.
¿Cuáles son las tres cuestiones más significativas que influirán sobre el sector de las farmacias en los próximos meses? Ésa podría ser una pregunta en la que el número tres es un símbolo de lo esencial, de eso que va más allá de la epidermis. De una epidermis que, por muy erosionada que esté, por ejemplo por la crisis de los impagos, no debiera hacernos perder de vista las fuerzas que generan el mar de fondo en el que navegamos.
No podremos evitar el subjetivismo en la respuesta, puesto que la realidad se configura según el punto de vista desde el que se observa. Sin embargo, esta circunstancia no será óbice para que planteemos una terna que estamos convencidos de que puede ser compartida por una gran mayoría de los farmacéuticos:
• Las proyecciones y estimaciones de Farmaindustria que describen un futuro de estancamiento del mercado del medicamento.
• La apertura a la venta a través de Internet de medicamentos que no precisan de receta médica.
• La vuelta a la nevera del Consejo de Ministros del paquete de medidas liberalizador que afecta a los profesionales.

¿Por qué este trío? Porque es una muestra de las corrientes de las que no nos vamos a librar.
Contención del déficit de las cuentas públicas. Un escenario tan exigente como el que significa que nos vamos aproximando a una política presupuestaria que no va a permitir ningún desvío más allá del cero. Un objetivo fijado para el 2017.
Impulso de medidas que, paso a paso, van a tender a posicionar a los medicamentos, los que la prudencia política y la cultura sanitaria de la ciudadanía permitan, como un producto de consumo susceptible de ser comercializado por canales distintos de los actuales.
Mantenimiento de la espada de Damocles de una liberalización del sector impulsada desde los estamentos europeos y que sólo la táctica política local está retrasando.
De ninguna manera este trío tiene vocación de sentencia irrevocable, muy al contrario, se trata de una consulta del parte meteorológico antes de la travesía. Algo imprescindible para el que tiene clara la voluntad de intentar llevar el barco por el rumbo que más le conviene y que cualquier capitán responsable hace antes de zarpar.

Valorar este artículo
(2 votos)
Francesc Pla Santamans

Farmacéutico comunitario. Director de El Farmacéutico

Lo último de Francesc Pla Santamans

Artículos relacionados