Imprimir esta página

Editorial

Apuesta por el cambio

  • 05 Abril 2013

Infarma 2013 ha sido un éxito, una vez más. Así lo ha manifestado su directora Francisca Aranzana, en su intervención en el acto de clausura: «Han sido tres días muy intensos en los que 2.317 congresistas hemos debatido sobre nuestra profesión, con más de 60 conferencias, mesas redondas y aulas activas y más de un centenar de ponentes, y donde hemos reivindicado el papel del farmacéutico como agente de salud en coordinación con el resto de profesionales sanitarios».

Las 24.360 personas que la han visitado certifican el éxito del congreso-feria. En el Salón de Medicamentos y Parafarmacia, la cita imprescindible para las empresas del sector, han participado 310 empresas, con 186 expositores y 124 co-expositores, ocupando una superficie neta de 6.010 m2. Unas cifras que prueban que, a pesar de la contracción económica que está sufriendo el sector de las oficinas de farmacia, continúa siendo una apuesta atractiva para la industria y para los operadores económicos y financieros, que no deberían incurrir en el error de dejar de apostar decididamente por él.

Durante el transcurso de la edición de este año, debido a la excepcional situación de impagos que están soportando las farmacias catalanas, se celebró una reunión de titulares con la participación de más de 1.200 farmacéuticos de toda Cataluña, «una situación excepcional que requiere medidas excepcionales», que van a ir encaminadas «a defender nuestros intereses en base a la misma ley que establece nuestras obligaciones, buscando una solución bajo un prisma constructivo, actuando con seguridad y contundencia y con la profesionalidad como palanca de avance». Según palabras de Jordi de Dalmases.

Una situación grave que no ha impedido que el congreso recoja y analice la inquietud por el futuro de la profesión. Una nueva cartera de servicios basada en la atención al paciente y en un modelo retribuido y protocolizado es lo que debe garantizar la viabilidad de las farmacias. Esta es una de las principales conclusiones del Estudio «El futuro de la oficina de farmacia», que identifica los retos clave del sector y refleja el posicionamiento de los profesionales. Este análisis también destaca la cooperación estrecha entre profesionales, el uso de las nuevas tecnologías y la potenciación de la imagen de la farmacia como centro de salud como elementos clave de futuro, a parte de la necesidad de tener un marco de estabilidad y un pago al día por parte de la Administración.

«El modelo clásico de prestación farmacéutica de las últimas décadas necesita una revisión sin complejos, porque la situación ha cambiado por completo. La estabilidad ha desaparecido, la rentabilidad ha caído, la incertidumbre ha aparecido en el sector y la única apuesta ganadora está en el cambio. Y no se puede esperar más». Los retos vinculados a la creación de este nuevo modelo profesional asistencial son absolutamente prioritarios para los farmacéuticos que están dispuestos a construir su futuro.

Valorar este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados