Detrás del espejo

Detrás del espejo

Artículos de opinión a cargo de Juan Esteva de Sagrera, decano de la Facultad de Farmacia de Barcelona

Hace años, cuando empezó en España la especulación y con ella la de las farmacias, un amigo de mi padre, farmacéutico como él, recibía cada vez con más frecuencia la visita de un intermediario en compra y venta de farmacias.
El pesimismo ejerce una misteriosa fascinación sobre los españoles, tanto como puede incomodar a otros pueblos. Los americanos, por ejemplo, hacen alarde de un optimismo que por estos lares siempre ha parecido infantil y cándido, pero que a ellos les proporciona excelentes réditos, mientras que el pesimismo a nada conduce, salvo a regodearse en la incapacidad de solucionar los problemas. La ventaja de los optimistas es que, con su optimismo, son capaces de construir un futuro mejor que el presente, mientras que el pesimismo es anestesiante y suele dejar las cosas como están. ¿Para qué hacer nada, si nada puede solucionarse, si la gente es incapaz de afrontar sus problemas, si todo está mal y seguirá estándolo no importa lo que se haga?
Durante más de medio siglo la farmacia española ha conocido muchas crisis, de hecho ha vivido en una crisis permanente, pero ha mantenido unos puntos de referencia que le concedían estabilidad y cohesión: facturación y beneficios crecientes, aumento del valor de la cifra de traspaso, unión de la propiedad con la titularidad, titulación universitaria, aceptación de que las farmacias son establecimientos sanitarios, limitación en función del número de habitantes y de las distancias, fortaleza colegial, exclusividad en la dispensación de todos los medicamentos. Ese ha sido el marco en el que se ha insertado la farmacia española hasta identificar ese modelo con el modelo natural, poco menos que el mejor y el único posible. Ha habido muchos ataques y controversias, pero en 2011 el modelo sigue intacto, salvo en un aspecto crucial: la rentabilidad de las farmacias. Los retrasos en el pago de la factura farmacéutica por parte de unas administraciones autonómicas en grave situación financiera, los recortes en el precio de los medicamentos y sus márgenes, la dispensación por principio activo y de la especialidad más barata, el aumento de los costes de explotación combinado con una disminución de los ingresos están conduciendo al modelo a una progresiva implosión de efectos imprevisibles.
Mateu Josep Bonaventura Orfila (Maó 1787, París 1853) es una figura bastante bien conocida y estudiada desde el punto de vista de la medicina y la toxicología. Mucho menos divulgada es su condición de cantante, su afición a la música, y que quienes le oían cantar le consideraban una de las mejores voces de su tiempo. Comenzó a cantar en la capilla de música de la iglesia parroquial de Maó con 12 años, y el motivo de que se dedicase al canto fue la paliza que le propinó su padre, una persona muy colérica, que le dio doce latigazos para castigarle por su mal comportamiento. El castigo le ocasionó un trauma, dejó de hablar y empezó a tartamudear, sin que las cosas mejorasen en dos meses. El médico de la familia aconsejó que Orfila participase en los cánticos que se celebraban en las ceremonias religiosas y sus padres le obligaron a seguir los consejos del médico. A los ocho meses estaba completamente curado de su tartamudez y se aficionó tanto a la música que incluso compuso una misa a tres voces, que se cantó sin demasiado éxito en la iglesia. En 1803 asistió a las clases de música del austriaco Cook y más tarde viajó a Barcelona, donde se aficionó a la ópera. Tras escuchar La Molinara, de Pasiello, se impuso ser capaz de cantarla y un día faltó al hospital, subió a Montjuich cantando hasta desgañitarse jurándose a sí mismo que no bajaría a la ciudad hasta que la cantase correctamente, y así lo hizo. Aprendió a tocar el violín, la flauta y el piano y el propio Orfila reconoce que sus estudios de medicina se resintieron por culpa del tiempo que dedicaba a la música.
La crisis económica está teniendo efectos demoledores sobre la farmacia española y por primera vez en muchos años hay farmacias que han dejado de ser rentables y otras están asfixiadas por el impago de las administraciones. Los controles en el gasto farmacéutico, los recortes presupuestarios y las dificultades de tesorería de las administraciones públicas, están configurando un cóctel explosivo que está poniendo a muchas farmacias contra las cuerdas. Los excesos cometidos por los últimos gobiernos están perjudicando a casi todos, pero básicamente a los empleados públicos, a los sectores que como la farmacia tienen en la Administración a su principal cliente y a todo el sector ligado a la construcción y la especulación inmobiliaria. No es cierto que la farmacia española esté en crisis global, pero muchas farmacias sí lo están, hasta el punto de haber presentado concurso de acreedores. En cuanto a la distribución, que ha servido de colchón los últimos años para amortiguar la progresiva pérdida de rentabilidad de las farmacias, también está pasando por apuros como consecuencia de la bajada de márgenes y se ha tenido que recurrir, en algunos casos, a un ERE.
Existe una densa bibliografía sobre la identidad española, sobre lo que nos pasa, que incluye textos de autores tan importantes como Américo Castro (La realidad histórica de España), Sánchez Albornoz (España, un enigma histórico), Ortega (España invertebrada) y Laín Entralgo (España como problema). Es improbable que otro país haya producido tal cantidad de textos, opiniones y controversias sobre su identidad nacional, sin llegar a un acuerdo sobre aquello que, al parecer, nos pasa. Y lo que ahora está pasando es que España se ha convertido en la piedra de toque de la construcción europea y el debate sobre qué pasa en España se ha trasladado a una dimensión superior, lo que esté pasando en Europa, que es mucho más grave que el debate identitario.
El martes 4 de agosto de 1846, Gustave Flaubert escribió su primera carta de amor a Louise Colet. Se despide con cálidas efusiones amorosas, besándola reiteradamente «en ese sitio que me gusta de tu piel, tan suave, en tu pecho, donde apoyo mi corazón». Incluso los osos se ponen tiernos cuando están recién enamorados. Era su primera carta después de que hicieran el amor. La correspondencia duró casi nueve años, y pasó por todas las fases del amor y del desamor, de la pasión, del egoísmo y del interés. La última carta es del 6 de marzo de 1855. Sumamente lacónica, dice así: «Señora: Me he enterado de que se había tomado la molestia de venir tres veces, ayer por la tarde, a mi casa. No estaba. Y, temiendo las afrentas que semejante persistencia por su parte podía atraerle por la mía, la cortesía me induce a advertirle que nunca estaré. Le saludo atentamente.» Desenamorado, saciado y harto, el oso muestra ahora sus garras y su carácter huraño. No hay, obviamente, ningún beso que tenga por destino los pechos de Louise.
Oscar Wilde no se recuperó jamás del desastre que le supuso la condena a trabajos forzados por conducta inmoral. No recuperó la alegría de vivir, el ingenio que lo caracterizaba ni la mordacidad. Incluso la frivolidad le abandonó y pasó a ser una persona triste, vencida, un tanto patética, que contrastaba con el Oscar Wilde desafiante y arrogante de su época de éxito.
A veces me preguntan sobre el futuro del modelo español de ordenación farmacéutica, en concreto sobre las posibilidades de que se mantenga la limitación en función de la población y las distancias, o sobre el hecho de que sólo los farmacéuticos puedan ser propietarios de las oficinas y que lo sean de sólo una, un modelo que en estos momentos de liberalización global es excepcional y que está siendo modificado en algunos de los países donde estaba implantado. Me es difícil responder a estas preguntas, porque el mundo está cambiando tanto que ya es suficientemente difícil interpretar el pasado y el presente como para sentirse con fuerzas para vaticinar el futuro. Es obvio que las tendencias imperantes no van precisamente en el mismo sentido que el sistema español, y para ello basta con dar un vistazo a lo que sucede en el exterior, incluidos los países europeos más cercanos y similares a España. Eso no quiere decir que el modelo no pueda continuar vigente durante un periodo que es imposible e inútil predecir, pues aunque sea un sistema singular y excepcional está sólidamente implantado en España, y con el beneplácito de los farmacéuticos, usuarios, los colegios de farmacéuticos y la Administración, por lo cual no se vislumbra ninguna urgencia, salvo que ésta proceda del exterior.

¿Puede durar el actual sistema español de ordenación farmacéutica? En mi opinión sí, siempre que sea eficiente, y lo es a pesar de sus disfunciones, que las tiene, y sobre todo siempre que sea rentable para la Administración y para los farmacéuticos. No cabe duda de que para la Administración lo es: como principal cliente de las farmacias y con el Boletín Oficial del Estado en la mano, la Administración fija los límites y establece los beneficios de las farmacias que le resulten convenientes según los presupuestos de que dispone y en función de la situación económica del país. Dispone de un servicio de calidad las 24 horas del día en todas las poblaciones, y desempeñado por titulados altamente cualificados sin que deba hacer inversión alguna; además, tiene la llave para establecer las condiciones de la relación contractual que mantiene con los farmacéuticos. Nada indica, en consecuencia, que sea la Administración la que vaya a romper un modelo del que sólo saca beneficios.

Paradójicamente, podrían ser los propios farmacéuticos los que dijesen basta y exigiesen la liberalización del sector. Me explicaré. El actual sistema supone importantes ventajas para los farmacéuticos establecidos que convierten en un buen negocio tanto la apertura como la adquisición de una farmacia. Sin embargo, la cuenta de resultados de las farmacias se está deteriorando, y en el corto plazo lo hará todavía más. Nada cambiará, en mi opinión, mientras las farmacias sean rentables. Pero si un día muchas de ellas dejan de serlo y si la salida para la mayoría de pequeñas farmacias es formar parte de una cadena y traspasar la farmacia a la cadena en el momento de la jubilación, entonces y sólo entonces se producirá el cambio. Es decir, se producirá cuando un buen número de pequeñas y medianas farmacias entren en pérdidas y, en consecuencia, disminuyan hasta prácticamente desaparecer los expedientes de apertura y traspaso que tramitan los colegios de farmacéuticos. Bien harán las partes interesadas, Administración, usuarios, colegios y farmacéuticos particulares, en arbitrar las medidas que permitan que las farmacias sigan prestando un servicio de calidad a los usuarios, que sea rentable para la Administración pero también para los farmacéuticos.

Con su obra más reciente, La última noche, James Salter (1925, Nueva York) ha roto un silencio que se prolongaba desde 1988, año en que publicó Anochecer. Son diez relatos breves y desalentadores, sobre todo el último, que da título al libro que lo contiene.
Página 6 de 7

En el último número de la revista...

xxxxxx

Todo era mucho más sencillo cuando era el brujo de la tribu quien acumulaba en exclusiva el conocimiento de lo que sucedía en los cuerpos ...

El próximo 9 de febrero entrará en vigor en toda la Unión Europea el Sistema Europeo de Verificación de Medicamentos (EMVO, ...

La farmacia rural está en boca de todos. De demasiados, seguramente. En este artículo intentaremos ponerla en el sitio justo. En las ...

El ojo seco posiblemente sea una de las consultas más habituales en la oficina de farmacia, donde podría decirse que hacemos una atenci&o ...

La tos es uno de los síntomas que más consultas genera en la farmacia, y aunque se trata de un mecanismo de defensa del organismo para li ...

Sección coordinada por:
Jaime Acosta. Miembro del Comité Ejecutivo de la Sección de Farmacia Comunitaria de la FIP (Internati ...

En una situación como la actual, en la que el futuro fiscal a medio plazo podría tener algunas novedades derivadas del reciente borrador ...

Hipertensión en personas mayores

Irene Cordero Sánchez, M.ª José Díaz Gutiérrez, Yolanda Gardeazabal Ayala, Estíbaliz Martínez de Luco García, María Martínez de Luco García,
Cursos

La hipertensión arterial es una alteración crónica que constituye uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Consis ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

El suelo donde crecen y fructifican las vides es el origen del vino y le imprime su alma. El suelo óptimo para el cultivo de la vid debe ser pob ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

El concepto de obra maestra, que hoy se aplica sobre todo a las obras de arte, tiene su origen en los gremios artesanales de las ciudades y en el exame ...

No hay una diferencia clara entre las polillas y las mariposas, ni existe base científica para separarlas. Aun así, su desigual prestigio ...

 

Lo más leído este mes

Médicos, farmacéuticos y veterinarios homeópatas se unen en un sindicato


Crónicas

Médicos, farmacéuticos y veterinarios españoles que prescriben o aconsejan homeopatía han decidido unir sus fuerzas para luchar contra el…
Visto 1236 veces

Una farmacia de barrio y «amigable»


Un día en la farmacia de...

Rosa María Arbonés es titular, desde hace 23 años, de la farmacia emplazada en la calle Pallars n.º 231,…
Visto 1161 veces

Las dificultades de una farmacia del Pirineo navarro


Un día en la farmacia de...

La farmacia rural está en boca de todos. De demasiados, seguramente. En este artículo intentaremos ponerla en el sitio justo.…
Visto 1116 veces

Llega la Navidad a la farmacia. Las 10 claves para aprovecharla


Gestión para novatos

Actualmente, la Navidad cada vez llega antes, desde los primeros días de noviembre ya podemos ver escaparates engalanados para…
Visto 1081 veces

Atención farmacéutica domiciliaria


El color de mi cristal

Vicente J. Baixauli (SEFAC), Ángel Mataix (SEFAP) y Miguel Ángel Calleja (SEFH) explican su postura y la de las…
Visto 1069 veces

Hacer un plan de marketing sin morir en el intento


Gestión de la farmacia

Un plan de marketing es un documento que ayuda al titular de una oficina de farmacia a conseguir sus…
Visto 906 veces

La Comisión Europea mantiene la actual legislación de los medicamentos homeopáticos y rechaza la petición del Gobierno español


Crónicas

La Comisión Europea rechaza la petición del Gobierno de España y asegura que no tiene previsto evaluar ni modificar…
Visto 887 veces

Iraltone® AGA Plus, ciencia en cada cápsula contra la caída capilar crónica severa


Notifarma

Cantabria Labs ha lanzado, durante la XX Reunión del Grupo de Tricología de la EADV celebrada en Alicante, Iraltone®…
Visto 883 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.