Clientes, «espórtulas», parásitos

En Roma no había corrupción en sentido estricto, pues ese concepto implica la degeneración de algo originalmente limpio y supone además una condena del acto cometido desde posturas éticas que eran del todo ajenas a nuestros antepasados. En Roma había la lucha despiadada por el poder, eso era todo, y no se veían obligados a condenarlo o a disimular como nosotros. Robaban a espuertas, y el que robaba más alcanzaba más poder y era más admirado.

Los romanos importantes estaban obligados a endeudarse para hacer carrera política, establecer relaciones de conveniencia, hacer contactos y prosperar en sociedad. Hacían regalos, se mostraban obsequiosos, compraban opiniones y votos... El resultado es que o se arruinaban, o conseguían participar en un golpe de Estado exitoso, lo que no era tarea fácil, o se hacían con el gobierno de una provincia. Entonces se resarcían, robaban a destajo, devolvían las deudas contraídas, se endeudaban de nuevo y tejían una red de amistades e influencias que les evitasen caer en desgracia. Cicerón lo resume con estas palabras, tan sinceras como brutales: «(...) el primer año en la provincia sirve para robar lo suficiente para pagar las deudas, el segundo año el gobernador se hace rico, y el tercero acumula el capital suficiente para sobornar a los jueces y a las autoridades, ante las que será inevitablemente denunciado». Una organización mafiosa de la sociedad, con sus patrones, familiares, clientes y sobornados.

Cuando leí por vez primera las relaciones existentes en Roma entre patrones y clientes, pensé que era una broma, pero es la verdad, y puede que explique muchas prácticas habituales a orillas del Mediterráneo, casi inexistentes en los países nórdicos, donde la influencia romana no ejerció sus efectos devastadores. Los romanos trabajaban poco: dos de cada tres días eran festivos. Los baños eran gratuitos, los ricos proporcionaban pan y circo a los pobres, que se buscaban la vida convirtiéndose en clientes de sus patronos. En Roma ser cliente no suponía comprar algo, sino estar bajo la tutela de un poderoso, al que se obedecía. Un hombre rico mostraba su poder beneficiando al mayor número posible de clientes, que se presentaban por la mañana en su casa para mostrarle que se ponían a su disposición, y para recibir a cambio la «espórtula», una pequeña cantidad de dinero. También podían darles comida, y de aquí procede la costumbre de que los patrones obsequien con una cesta de navidad a sus empleados y a las personas con las que desean estar a bien. Asimismo, recibían entradas para los espectáculos, ropa o el dinero necesario para casar a los hijos. ¿Qué daba a cambio el cliente a su patrón? Ante todo su adhesión, pues lo acompañaban al foro, le daban la razón en todo, terciaban para sostener sus opiniones, y se comportaban como una claca cuando hiciese falta. También lo acompañaban a los tribunales, testificaban a su favor, le apoyaban en los actos públicos. Los clientes menos escrupulosos prestaban sus servicios a varios patronos a la vez, y sólo los patronos con muchos recursos pagaban a sus clientes con generosidad suficiente para que estuviesen a su exclusivo y único servicio.

El clientelismo, la compra de votos y favores no estaba considerado un acto corrupto, sino una práctica habitual y, como hoy en día, el cacique manifestaba su poder mediante esos actos de vasallaje. El resultado es que muchas personas no trabajaban, se limitaban a ir de patrón en patrón, caían en la picaresca. Para ellos, la sociedad romana acuñó un término delicioso, el de «parásito». Éstos, del griego «comensales», eran los clientes considerados vagos, que vivían a costa de sus patronos y no desempeñaban trabajo alguno.

Clientes, espórtulas, parásitos. ¿Les suena de algo?

Valorar este artículo
(0 votos)
Juan Esteva de Sagrera

Decano de la Facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El curso se ha vivido con intensidad y ha servido para estabilizar las cuentas. Se ha mejorado notablemente la situación en el pago y en la fact ...

Somos datos. Las 24 horas del día consumimos y generamos datos de origen muy diverso, sobre lo que nos gusta, lo que consumimos, a dónde ...

¿Debe el farmacéutico comunitario formar parte de los equipos multidisciplinares de los centros sociosanitarios? Sobre este tema opinan Miguel Ángel Calleja y Jaime Giner.

...

Dedicado a mi amigo, por el que estoy aquí, Josep María

La ciudad quema, pero no parece que eso afecte a la multitud de ...

El embarazo no es una enfermedad. No obstante, la mujer sufrirá en su organismo modificaciones anatómicas y funcionales para permitir que ...

Las infecciones del tracto urinario (ITU), y más concretamente las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis), constituy ...

La definición estricta de estreñimiento se refiere a eliminar una cantidad de materia fecal inferior a 50 g/día; sin embargo, dire ...

Con la serie que se inicia en este artículo, se alude a una lista no cerrada de circunstancias que pueden afectar a la transmisión de una ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

Llegan el verano, las vacaciones, los mediodías al sol con un tinto de verano y los comentarios del tipo «mejor un vino blanco fresquito cuando hace tanto calor» o «los tint ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Las sociedades cerradas permanecían impermeables a los cambios. Las gobernaba la gerontocracia, amparada en las costumbres y las tradiciones, a veces fruto de la revelación de los dios ...

El prólogo es un epílogo que se coloca al principio para ejecutar al autor, algo así dijo el cínico de Pitigrille, pero en esta ocasión es en casi sentido estricto ...

 

Lo más leído este mes

Cistitis recurrentes: una consulta frecuente en la farmacia


Profesión

Las infecciones del tracto urinario (ITU), y más concretamente las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis), constituyen,…
Visto 5720 veces

Complementos para la salud mental


Cursos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como «un estado de bienestar en el cual…
Visto 3166 veces

Neuromarketing: ¿cómo se puede aplicar en la farmacia?


Gestión para novatos

Según Google Trends el término «neuromarketing» ha ido registrando un incremento en el número de búsquedas en Internet a…
Visto 2966 veces

Complementos alimenticios en el paciente oncológico


Cursos

IntroducciónLa desnutrición es un problema común entre las personas diagnosticadas de cáncer y ha sido reconocida como un componente…
Visto 2855 veces

Maria Rubies, farmacéutica «JASP»


Salidas Profesionales

Maria Rubies Royo encarna a la perfección a los farmacéuticos JASP. Si no fuiste a EGB quizá desconozcas qué…
Visto 2648 veces

La formación continuada y el desarrollo profesional


Con firma

Aunque siempre he estado vinculada a la formación farmacéutica, desde mis primeros años como profesional esta actividad ha estado…
Visto 2532 veces

Productos para personas con problemas digestivos


Cursos

Los problemas digestivos afectan a personas de todas las edades, y la mayor parte de ellos tienen una corta…
Visto 2224 veces

Cuidados del bebé


Profesión

La llegada de un bebé supone un cambio importante en la vida de la familia. Cada bebé es único…
Visto 2210 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.